Todo lo que necesita saber sobre la ansiedad

UN TRASTORNO PSICOL√ďGICO COM√öN EN LA ACTUALIDAD

La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo al estrés. Es una sensación de miedo o aprensión ante lo que está por venir. El primer día de clase, ir a una entrevista de trabajo o dar un discurso pueden hacer que la mayoría de las personas se sientan temerosas y nerviosas.

Pero si sus sentimientos de ansiedad son extremos, duran más de seis meses y están interfiriendo en su vida, puede tener un trastorno de ansiedad.

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

Es normal sentirse ansioso por mudarse a un nuevo lugar, empezar un nuevo trabajo o hacer un examen. Este tipo de ansiedad es desagradable, pero puede motivarle a esforzarse más y a hacer un mejor trabajo. La ansiedad ordinaria es un sentimiento que aparece y desaparece, pero que no interfiere en tu vida cotidiana.

En el caso de un trastorno de ansiedad, la sensación de miedo puede acompañarle todo el tiempo. Es intenso y a veces debilitante.

Este tipo de ansiedad puede hacer que deje de hacer cosas que le gustan. En casos extremos, puede impedirle entrar en un ascensor, cruzar la calle o incluso salir de casa. Si no se trata, la ansiedad seguirá empeorando.

Los trastornos de ansiedad son la forma más común de trastorno emocional y pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad. Según la Asociación Americana de Psiquiatría, las mujeres son más propensas que los hombres a ser diagnosticadas con un trastorno de ansiedad.

¿Cuáles son los tipos de trastornos de ansiedad?

La ansiedad es una parte fundamental de varios trastornos diferentes. Entre ellos se encuentran:

  • Trastorno de pánico: experimentar ataques de pánico recurrentes en momentos inesperados. Una persona con trastorno de pánico puede vivir con miedo al próximo ataque de pánico.
  • fobia: miedo excesivo a un objeto, situación o actividad específicos
  • trastorno de ansiedad social: miedo extremo a ser juzgado por los demás en situaciones sociales
  • trastorno obsesivo-compulsivo: pensamientos irracionales recurrentes que le llevan a realizar comportamientos específicos y repetidos
  • trastorno de ansiedad por separación: miedo a estar lejos de casa o de los seres queridos
  • trastorno de ansiedad por enfermedad: ansiedad por la salud (antes llamada hipocondría)
  • trastorno de estrés postraumático (TEPT): ansiedad tras un acontecimiento traumático

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

La ansiedad se siente de forma diferente según la persona que la experimenta. Los sentimientos pueden ir desde mariposas en el estómago hasta un corazón acelerado. Puedes sentirte fuera de control, como si hubiera una desconexión entre tu mente y tu cuerpo.

Otras formas de experimentar la ansiedad son las pesadillas, los ataques de pánico y los pensamientos o recuerdos dolorosos que no se pueden controlar. Puede tener una sensación general de miedo y preocupación, o puede temer un lugar o acontecimiento específico.

Los síntomas de la ansiedad general incluyen:

  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • respiración rápida
  • inquietud
  • problemas de concentración
  • dificultad para conciliar el sueño

Sus síntomas de ansiedad pueden ser totalmente diferentes a los de otra persona. Por eso es importante conocer todas las formas en que puede presentarse la ansiedad. Lea sobre los muchos tipos de síntomas de ansiedad que puede experimentar.

¿Qué es una crisis de ansiedad?

Un ataque de ansiedad es una sensación de aprensión, preocupación, angustia o miedo abrumadores. Para muchas personas, un ataque de ansiedad se produce lentamente. Puede empeorar a medida que se acerca un acontecimiento estresante.

Los ataques de ansiedad pueden ser muy variados y los síntomas pueden diferir entre las personas. Esto se debe a que los numerosos síntomas de la ansiedad no le ocurren a todo el mundo y pueden cambiar con el tiempo.

Los síntomas más comunes de un ataque de ansiedad son

  • sensación de desmayo o mareo
  • falta de aliento
  • sequedad de boca
  • sudoración
  • escalofríos o sofocos
  • aprensión y preocupación
  • inquietud
  • angustia
  • miedo
  • entumecimiento u hormigueo

Un ataque de pánico y un ataque de ansiedad comparten algunos síntomas comunes, pero no son lo mismo. Aprenda más sobre cada uno de ellos para poder decidir si sus síntomas son el resultado de alguno de ellos.

¿Qué causa la ansiedad?

Los investigadores no están seguros de la causa exacta de la ansiedad. Pero es probable que influya una combinación de factores. Entre ellos están los factores genéticos y ambientales, así como la química del cerebro.

Además, los investigadores creen que las áreas del cerebro responsables de controlar el miedo pueden verse afectadas.

La investigación actual de la ansiedad está profundizando en las partes del cerebro que están implicadas en la ansiedad. Conozca más sobre lo que los investigadores están descubriendo.

¿Existen pruebas para diagnosticar la ansiedad?

Una sola prueba no puede diagnosticar la ansiedad. En cambio, un diagnóstico de ansiedad requiere un largo proceso de exámenes físicos, evaluaciones de salud mental y cuestionarios psicológicos.

Algunos médicos pueden llevar a cabo un examen físico, incluyendo pruebas de sangre u orina para descartar condiciones médicas subyacentes que podrían contribuir a los síntomas que está experimentando.

También se utilizan varias pruebas y escalas de ansiedad para ayudar a su médico a evaluar el nivel de ansiedad que está experimentando. Llegue a conocer cada una de estas pruebas.

¿Cuáles son los tratamientos para la ansiedad?

Una vez que se le ha diagnosticado ansiedad, puede explorar las opciones de tratamiento con su médico. Para algunas personas, el tratamiento médico no es necesario. Los cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para hacer frente a los síntomas.

Sin embargo, en los casos moderados o graves, el tratamiento puede ayudarle a superar los síntomas y a llevar una vida cotidiana más llevadera.

El tratamiento de la ansiedad se divide en dos categorías: psicoterapia y medicación. Reunirse con un terapeuta o un psicólogo puede ayudarte a aprender herramientas y estrategias para afrontar la ansiedad cuando se produzca.

La herramienta Healthline FindCare puede ofrecerle opciones en su zona si necesita ayuda para encontrar un especialista en salud mental.

Los medicamentos que suelen utilizarse para tratar la ansiedad son los antidepresivos y los sedantes. Actúan para equilibrar la química del cerebro, prevenir los episodios de ansiedad y evitar los síntomas más graves del trastorno. Lea más sobre los medicamentos para la ansiedad y los beneficios y ventajas de cada tipo.

¿Qué remedios naturales se utilizan para la ansiedad?

Los cambios en el estilo de vida pueden ser una forma eficaz de aliviar parte del estrés y la ansiedad a los que puede enfrentarse cada día. La mayoría de los "remedios" naturales consisten en cuidar tu cuerpo, participar en actividades saludables y eliminar las que no lo son.

Entre ellas se encuentran:

  • dormir lo suficiente
  • meditar
  • mantenerse activo y hacer ejercicio
  • seguir una dieta saludable
  • mantenerse activo y hacer ejercicio
  • evitar el alcohol
  • evitar la cafeína
  • dejar de fumar cigarrillos

Si estos cambios en el estilo de vida le parecen una forma positiva de ayudarle a eliminar la ansiedad, lea cómo funciona cada uno de ellos y obtenga más ideas para tratar la ansiedad.

Ansiedad y depresión

Si tiene un trastorno de ansiedad, es posible que también esté deprimido. Aunque la ansiedad y la depresión pueden darse por separado, no es raro que estos dos trastornos mentales se den a la vez.

La ansiedad puede ser un síntoma de depresión clínica o mayor. Del mismo modo, el empeoramiento de los síntomas de la depresión puede ser desencadenado por un trastorno de ansiedad.

Los síntomas de ambas enfermedades pueden controlarse con muchos de los mismos tratamientos: psicoterapia (asesoramiento), medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Cómo ayudar a los niños con ansiedad

La ansiedad en los niños es natural y común. De hecho, uno de cada ocho niños sufrirá ansiedad. A medida que los niños crecen y aprenden de sus padres, amigos y cuidadores, suelen desarrollar las habilidades necesarias para calmarse y hacer frente a los sentimientos de ansiedad.

Pero la ansiedad en los niños también puede volverse crónica y persistente, y convertirse en un trastorno de ansiedad. La ansiedad incontrolada puede empezar a interferir en las actividades diarias, y los niños pueden evitar relacionarse con sus compañeros o familiares.

Los síntomas de un trastorno de ansiedad pueden incluir:

  • nerviosismo
  • irritabilidad
  • insomnio
  • sentimientos de miedo
  • vergüenza
  • sentimientos de aislamiento

El tratamiento de la ansiedad en los niños incluye terapia cognitivo-conductual (terapia de conversación) y medicamentos. Obtenga más información sobre los signos de un trastorno de ansiedad, así como sobre las técnicas para ayudar a calmar la ansiedad de su hijo.

Cómo ayudar a los adolescentes con ansiedad

Los adolescentes pueden tener muchos motivos para estar ansiosos. Los exámenes, las visitas a la universidad y las primeras citas aparecen en estos años tan importantes. Pero los adolescentes que se sienten ansiosos o experimentan síntomas de ansiedad con frecuencia pueden tener un trastorno de ansiedad.

Los síntomas de ansiedad en los adolescentes pueden incluir nerviosismo, timidez, comportamientos de aislamiento y evitación. Asimismo, la ansiedad en los adolescentes puede dar lugar a comportamientos inusuales. Pueden comportarse mal, rendir poco en la escuela, faltar a eventos sociales e incluso consumir sustancias o alcohol.

Para algunos adolescentes, la depresión puede acompañar a la ansiedad. Diagnosticar ambas condiciones es importante para que el tratamiento pueda abordar los problemas subyacentes y ayudar a aliviar los síntomas.

Los tratamientos más comunes para la ansiedad en los adolescentes son la terapia de conversación y la medicación. Estos tratamientos también ayudan a tratar los síntomas de la depresión.

Ansiedad y estrés

El estrés y la ansiedad son dos caras de la misma moneda. El estrés es el resultado de las exigencias del cerebro o del cuerpo. Puede ser el causado por un acontecimiento o actividad que le pone nervioso o le preocupa. La ansiedad es esa misma preocupación, miedo o malestar.

La ansiedad puede ser una reacción al estrés, pero también puede darse en personas que no tienen factores de estrés evidentes.

Tanto la ansiedad como el estrés provocan síntomas físicos y mentales. Estos incluyen:

  • dolor de cabeza
  • dolor de estómago
  • latidos rápidos del corazón
  • sudoración
  • mareos
  • nerviosismo
  • tensión muscular
  • respiración rápida
  • pánico
  • nerviosismo
  • dificultad para concentrarse
  • ira o irritabilidad irracional
  • inquietud
  • insomnio

Ni el estrés ni la ansiedad son siempre malos. De hecho, ambos pueden proporcionarle un pequeño impulso o incentivo para llevar a cabo la tarea o el reto que tiene ante sí. Sin embargo, si se vuelven persistentes, pueden empezar a interferir en tu vida diaria. En ese caso, es importante buscar tratamiento.

Las perspectivas a largo plazo de la depresión y la ansiedad no tratadas incluyen problemas de salud crónicos, como las enfermedades cardíacas. Aprenda por qué se producen la ansiedad y el estrés y cómo puede controlar estas afecciones.

La ansiedad y el alcohol

Si te sientes ansioso con frecuencia, puede que decidas que te apetece un trago para calmar los nervios. Después de todo, el alcohol es un sedante. Puede deprimir la actividad de su sistema nervioso central, lo que puede ayudarle a sentirse más relajado.

En un entorno social, puede parecer la respuesta que necesitas para bajar la guardia. En última instancia, puede que no sea la mejor solución.

Algunas personas con trastornos de ansiedad acaban abusando del alcohol o de otras drogas en un esfuerzo por sentirse mejor con regularidad. Esto puede crear una dependencia y una adicción.

Puede ser necesario tratar un problema de alcohol o drogas antes de abordar la ansiedad. El consumo crónico o a largo plazo también puede empeorar la condición. Lea más para comprender cómo el alcohol puede empeorar los síntomas de la ansiedad o de un trastorno de ansiedad.

¿Pueden los alimentos tratar la ansiedad?

La medicación y la terapia conversacional se utilizan habitualmente para tratar la ansiedad. Los cambios en el estilo de vida, como dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad, también pueden ayudar. Además, algunas investigaciones sugieren que los alimentos que se consumen pueden tener un impacto beneficioso en el cerebro si se experimenta ansiedad con frecuencia.

Estos alimentos incluyen:

  • salmón
  • manzanilla
  • cúrcuma
  • chocolate negro
  • yogur
  • té verde

Lea más sobre las muchas maneras en que estos alimentos pueden mejorar su salud cerebral y reducir su ansiedad.

Perspectiva

Los trastornos de ansiedad pueden tratarse con medicamentos, psicoterapia o una combinación de ambos. Algunas personas que padecen un trastorno de ansiedad leve, o un miedo a algo que pueden evitar fácilmente, deciden vivir con la condición y no buscar tratamiento.

Es importante entender que los trastornos de ansiedad pueden tratarse, incluso en los casos graves. Aunque la ansiedad no suele desaparecer, puedes aprender a controlarla y llevar una vida feliz y saludable.

Categorías:

Noticias relacionadas