Todo lo que debes saber sobre la cinta de correr

RUNNING INDOOR

El running está de moda, pero hay quien prefiere hacerlo en el gimnasio o en casa en lugar de salir a la calle. Para eso están las cintas de correr. Pero no debes subirte a ellas a la ligera: ya te hemos explicado las precauciones que debes tomar, y ahora te traemos todo lo que debes saber sobre la cinta de correr.

¿Es lo mismo correr en cinta que al aire libre? El movimiento es el mismo, sólo que no hay desplazamiento. Además, el impacto sobre tu cuerpo es menor porque la superficie de apoyo es siempre plana y no tienes que ir esquivando obstáculos.

¿Qué opciones tengo? Cuando te subes a la cinta, puedes optar por andar (despacio o rápido) y correr. Si quieres perder peso o entrenar fuerte, escoge la segunda opción. Pero si tu objetivo es tonificar los músculos, camina.

¿Para qué vale variar la pendiente? Sirve para mejorar tu resistencia muscular y mejorar tu capacidad cardiorrespiratoria. Lo mejor es alternar cuestas con tramos llanos cada tres o cuatro minutos. Si vas andando, pon la pendiente entre un 5 y un 8%. Si corres, mejor un 4%.

¿Cómo empezar a usar la cinta? Si hace mucho que no haces deporte, comienza andando dos veces a la semana. Cuando vayas acostumbrando al cuerpo al ejercicio podrás aumentar la velocidad, correr y usar la cinta tres días. Tampoco te olvides de calentar antes (anda unos cinco minutos a menos intensidad) y estirar después.

Esto es todo lo que debes saber sobre la cinta de correr. ¿Te animas a subirte a una? 

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

1 votos

Noticias relacionadas
load