Datos nutricionales y beneficios para la salud de las algas marinas

REDUCE EL RIESGO DE CÁNCER

El alga (Laminaria) es un tipo de alga marrón que suele crecer en grandes bosques submarinos. Mientras que las algas pueden crecer en casi cualquier tipo de agua salada o dulce, el alga kelp sólo se encuentra en agua salada, normalmente a lo largo de costas rocosas, frías y ricas en nutrientes. Hay unas 30 variedades diferentes de algas. Las algas proporcionan alimento a una amplia gama de vida marina. Las personas también consumen esta alga frondosa, por su alto valor nutritivo.

El alga -junto con otros tipos de algas comestibles- ha sido un alimento básico en la dieta japonesa durante cientos de años. Ahora este alimento se ha hecho común en otras partes del mundo, debido en parte a la popularidad de los fideos de algas.

Datos nutricionales de las algas

La siguiente información nutricional es proporcionada por el USDA para 1 taza (15g) de algas secas.

  • Calorías: 44.7
  • Grasa: 0.6g
  • Sodio86,2 mg
  • Carbohidratos: 7.9g
  • Fibra: 0.8g
  • Azúcares: 0.5g
  • Proteína: 4.8g

Carbohidratos

El contenido de carbohidratos del alga seca es bajo, con menos de 8 gramos en una taza completa. De ellos, menos de 1 gramo procede del azúcar y la fibra.

Grasas

El alga tiene muy poca grasa de forma natural, aunque puede añadirse durante la cocción.

Proteína

Las algas secas tienen casi 5 gramos de proteínas por taza.

Vitaminas y minerales

Las algas contienen muchas vitaminas y minerales importantes, como las vitaminas K, A, C y E, además de folato, vitamina B12 y vitamina B6. También aporta pequeñas cantidades de tiamina, riboflavina, niacina y ácido pantoténico.

El yodo es un mineral que está presente en altas cantidades en las algas. Otros minerales son el calcio, el magnesio, el hierro, el sodio y el fósforo.

Beneficios para la salud

Las algas tienen un alto valor nutricional porque son muy bajas en calorías pero están repletas de fibra, vitaminas y minerales, que ofrecen diversos beneficios para la salud:

  • Vitamina C: Un antioxidante que puede ayudar a prevenir enfermedades o dolencias
  • Calcio: Ayuda a la salud ósea
  • Hierro: Importante para la salud de la sangre y la resistencia a las enfermedades
  • Magnesio: Esencial para cientos de reacciones bioquímicas en el cuerpo
  • Yodo: Necesario para la producción de hormonas tiroideas y para mantener un metabolismo saludable

Promueve la pérdida de peso

Algunas investigaciones han sugerido que el tipo de fibra que se encuentra en las algas marinas, incluido el alga kelp, puede contribuir a la saciedad y a la sensación de plenitud, lo que puede ayudar a las personas a consumir menos calorías en general. Las algas en sí son bajas en calorías y grasas, y uno de los antioxidantes que se encuentran en el marisco, llamado fucoxantina, también puede ayudar a perder peso.

Reduce el riesgo de cáncer

Aunque se necesita más investigación, tres compuestos encontrados en las algas marinas han demostrado ser prometedores en la lucha contra el cáncer:

  • Fucoidan, un tipo de fibra que se encuentra en las algas marinas
  • Ácidos grasos poliinsaturados
  • Polifenoles (antioxidantes)

Reduce la presión arterial alta

Algunos de esos mismos compuestos, como el fucoidan y la fucoxantina, también pueden ayudar a las personas que tienen la tensión arterial alta. También se ha demostrado que el folato ayuda a mantener una presión arterial saludable, y las algas pueden ser una buena fuente de esta vitamina B.

Alergias

La alergia al alga o a otras algas es rara, pero posible. Si experimenta síntomas de alergia alimentaria después de comer algas (como hinchazón o sarpullido, especialmente alrededor de la boca), consulte a un médico.

Efectos adversos

Las algas son probablemente seguras cuando se consumen en las cantidades típicas de los alimentos. Sin embargo, la elevada cantidad de yodo y metales potencialmente pesados que contiene el alga puede ser perjudicial para la salud si se consume en exceso, especialmente en forma de suplementos.

La ingesta diaria recomendada de yodo depende de la edad y el sexo. La mayoría de los adultos necesitan 150 microgramos al día. El límite superior (lo máximo que debe consumirse en un día) es de 1.100 microgramos.

Dado que el contenido de yodo en el alga y los productos de alga varía, puede no estar claro la cantidad de yodo que se consume cuando se ingiere. Consumir demasiado yodo puede causar graves efectos negativos para la salud, como bocio, inflamación de la glándula tiroides y, en casos graves, cáncer de tiroides. La exposición a metales pesados también puede dañar la función tiroidea.

Por estas razones, los expertos en salud aconsejan que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y las personas con trastornos renales o tiroideos, como el hipertiroidismo, eviten el consumo de algas.

Variedades

Existen diferentes variedades de algas, una de las cuales es el kombu. Kombu es la palabra japonesa que designa a las algas, normalmente de la especie Saccharina japonica.

Las algas crudas y secas y los fideos de algas se encuentran en muchos mercados especializados. Los fideos de algas también se pueden encontrar en algunas tiendas de comestibles y supermercados en la sección de alimentos asiáticos. También puede comprar algas y fideos de algas en línea.

Tenga en cuenta que la nutrición de los fideos de algas varían según el producto que compre y la receta que utilice. Las marcas que solo contienen algas, agua y alginato de sodio (un agente de hidratación natural que se extrae de las algas marinas) son bajas en calorías, carbohidratos y grasas, pero ofrecen algunos de los beneficios nutricionales de las algas solas.

Almacenamiento y seguridad alimentaria

Las algas secas y los fideos de algas suelen estar envasados para que puedas conservarlos en tu armario durante unos seis meses, siempre que no estén abiertos. El alga fresca o rehidratada se puede conservar en el frigorífico durante unos días.

Cómo prepararse

Las algas crudas pueden utilizarse en platos salteados y sopas, añadirse a las ensaladas o incluirse en batidos. Las algas secas pueden añadirse a la olla cuando se cocinan alubias secas para potenciar su sabor y hacer que produzcan menos gases. También puede utilizarse para dar sabor a las sopas y caldos.

Los fideos de algas se pueden consumir fríos o calentados, pero hay que enjuagar los fideos antes de consumirlos. Prueba a añadirlos a las ensaladas verdes, a utilizarlos como alternativa a la pasta o a mezclarlos con verduras salteadas y una proteína.

Categor├şas:

Noticias relacionadas