Los vuelos espaciales y la natación de larga distancia encogen el corazón

Los vuelos espaciales y la natación de larga distancia encogen el corazón

¿Qué tienen en común la natación de larga distancia y los vuelos espaciales? Según un nuevo estudio, ambos pueden encoger el corazón.

Ambas actividades reducen la presión de la gravedad sobre el corazón, lo que hace que no tenga que trabajar tanto para bombear la sangre hacia arriba por el cuerpo. El corazón es un músculo, y al igual que cualquier otro músculo del cuerpo, si no se utiliza tanto como antes, se encoge.

Para entender qué efecto tiene la ingravidez en el corazón, un grupo de investigadores analizó los datos de salud del año que pasó el astronauta retirado Scott Kelly a bordo de la Estación Espacial Internacional entre 2015 y 2016, y los datos de salud del nadador de resistencia de élite Benoît Lecomte, que nadó 2.821 kilómetros a través del Océano Pacífico en 2018.

5 formas en que el cambio climático afectará a su salud

Lecomte nadó durante 159 días entre el 5 de junio y el 11 de noviembre de 2018, tomando descansos de 7 y 32 días debido a un clima desfavorable (que fue una limitación en la recolección de datos, pero fue por su propia seguridad), según el estudio. Nadó unas 5,8 horas al día, de media.

Kelly pasó 340 días en el espacio y se ejercitó un par de horas al día, 6 días a la semana, montando en bicicleta, utilizando la cinta de correr y haciendo ejercicios de resistencia. Los médicos analizaron los corazones de ambos hombres antes, durante y después de sus respectivos viajes.

Los investigadores descubrieron que durante su año en el espacio, Kelly perdió unos 0,74 gramos de masa cardíaca por semana en su ventrículo izquierdo, la principal cámara de bombeo del corazón. Lecomte, durante su travesía a nado por el Pacífico, perdió 0,72 gramos de masa cardíaca a la semana en su ventrículo izquierdo. Los investigadores también descubrieron que cuando Kelly y Lecomte comenzaron sus viajes, ambos hombres experimentaron un descenso inicial del diámetro de su ventrículo izquierdo. El corazón medio pesa entre 280 y 340 gramos en los hombres y entre 230 y 280 gramos en las mujeres, según Live Science.

En general, Kelly tuvo una pérdida de masa del ventrículo izquierdo de entre el 19% y el 27% a lo largo de su año en el espacio y Lecomte tuvo una pérdida de entre el 20% y el 25% en los cinco meses que estuvo nadando, dijo a la BBC el coautor, el Dr. James MacNamara, becario de cardiología en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas.

Contenido relacionado

- 7 formas de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas

- Más allá de las verduras y el ejercicio: 5 formas sorprendentes de ser saludable para el corazón

- 9 nuevas formas de mantener el corazón sano

En otras palabras, a pesar de hacer ejercicio en un entorno sin peso (el agua y el espacio), el corazón de ambos hombres se encogió durante sus viajes. Esto sorprendió a los científicos, ya que el entrenamiento de natación de alta intensidad, de 1 a 3 horas al día, se había relacionado con un aumento del tamaño y la masa del ventrículo izquierdo. Los autores escribieron que "preveíamos que un ejercicio de natación de larga duración habría sido un estímulo suficiente" para aumentar la masa del ventrículo izquierdo.

"El corazón es notablemente plástico y responde especialmente a la gravedad o a su ausencia", dijo en un comunicado el autor principal, el Dr. Benjamin Levine, profesor de medicina interna del Centro Médico Southwestern de la UT. "Tanto el impacto de la gravedad como la respuesta adaptativa al ejercicio desempeñan un papel, y nos sorprendió que incluso períodos extremadamente largos de ejercicio de baja intensidad no impidieran que el músculo cardíaco se encogiera".

Pero después de sus viajes, los corazones de ambos hombres volvieron a su tamaño normal una vez que volvieron a caminar por el suelo, según la BBC. Los investigadores aún tienen previsto analizar las imágenes de resonancia magnética (IRM) del corazón de Lecomte de antes y después de su natación para comprender mejor si los efectos a largo plazo de la ingravidez pueden revertirse por completo, según el comunicado.

Los resultados se publicaron el 29 de marzo en la revista Circulation.

Noticias relacionadas