Conoce cuáles son los mejores consejos para el cuidado de la piel de tu bebé

CUIDA LO QUE MÁS QUIERES

¿Hay algo más mágico que el amor por nuestros hijos? La respuesta claramente es que son lo más maravilloso del mundo y lo que más debemos cuidar. Con el paso del tiempo observamos cómo los niños crecen a una velocidad de vértigo y llega un momento en que pensamos cómo los años pasan rápidamente. A lo largo de todo este tiempo, es aconsejable cuidar a nuestros hijos a nivel educativo, alimenticio, pero también hacer lo propio con su piel. En este último aspecto, encontramos en este sitio web productos muy útiles para conseguir que la piel de nuestros bebés esté perfecta. Además de ello, es importante seguir una serie de consejos que desarrollaremos en este artículo.

Cuida la sensibilidad de la piel de tus bebés

Como bien sabrás, el bebé tiene una piel extremadamente sensible y para cuidarla hay que prestar atención a una serie de cuidados. No hablamos únicamente del uso de productos buenos para ello, sino de prestar a atención a nuestro bebé en el momento del baño, el cambio de pañal o la ropa que debemos usar.

En primer lugar, destacaremos los consejos a tener en cuenta en el momento del baño. La temperatura del agua debemos cuidarla, que no sea ni fría ni caliente, sino adecuada a la de su cuerpo. Para ello, lo mejor es hacer uso de un termómetro de bañera para saber cuál es la temperatura y así, comprobar previamente que es adecuada y no impresionará al bebé. Con 5 minutos será suficiente para que su piel no se reseque o se constipe.

Se puede utilizar un poco de jabón hipoalergénico especial para los bebés, limpiando bien los pliegues de la piel existentes en las piernas o los brazos. Además de ello, hay que limpiar bien las zonas cercanas a las heces y rines con una esponja suave indicada para ellos. Otro aspecto fundamental es el momento del secado, puesto que hay que hacerlo con una toalla suave y que no haya sido lavada con detergentes abrasivos.

En cuanto a los pañales, es mejor utilizar pañales desechables de fibras orgánicas o bien lavables de tela para evitar alergias e irritaciones. Sin embargo, lo mejor es que sean de su talla y no apretarlos en exceso. Para ello, observa si dejan marcas en la piel de los muslos y cámbialos en el momento en que han hecho sus necesidades.

Por otro lado, en cuanto a la ropa hay que elegirla de algodón natural orgánico, con colores claritos y que pueda ponerse y quitar sin problema. Otro punto a destacar es cortar bien la etiqueta que hay en la ropa para que no le provoque rozaduras. Además de ello, no hay que olvidar lavar bien la ropa una vez se ha comprado la ropa y hacerlo con jabones naturales.

Por otra parte, evita que el sol le pueda dar en los ojos y protege su piel del mismo para que no le provoque quemaduras. Por otro lado, en cuanto al invierno, hay que proteger a los bebés del frío y el viento para que no irriten su piel. Siguiendo estos consejos, podremos observar cómo siguen creciendo con gran velocidad, pero con una piel cuidada y sana.

Noticias relacionadas
load