5 efectos secundarios comunes de las piscinas con cloro

LOS PROBLEMAS EN LA PIEL SON LOS MÁS COMUNES

Chapotear en la piscina es un divertido pasatiempo de verano. Pero puede acarrear algunos efectos secundarios desagradables: ojos rojos, picores en la piel y sequedad del cabello, por nombrar algunos.

Puedes agradecérselo al cloro.

El cloro es un producto químico que se añade a las piscinas para eliminar las bacterias dañinas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los CDC recomiendan una concentración de cloro de al menos 1 parte por millón (ppm) en las piscinas y de 3 ppm en las bañeras de hidromasaje (que se pueden analizar con un kit DPD), pero la agencia no especifica qué concentración es demasiado alta. Según el Consejo de Calidad y Salud del Agua, cualquier cosa entre 1 ppm y 5 ppm entra dentro de un rango aceptable.

Aunque el cloro ayuda a protegerte de las infecciones, puede tener algunos efectos inesperados en tu cuerpo.

"A medida que aumenta la concentración de cloro, aumentan las probabilidades de que desarrolle una reacción como picor, ojos rojos o incluso que experimente un fuerte olor a cloro", afirma el doctor Vivek Cherian, médico de medicina interna de Chicago.

¿Debe preocuparse? Además, ¿cómo se pueden arreglar o evitar los efectos del cloro para poder disfrutar del tiempo en la piscina?

Siga leyendo para conocer las respuestas.

1. El cloro puede dejar la piel seca

Una vez que salgas de la piscina y te toques con la toalla, es posible que notes que tu piel está seca y te pica, sobre todo si nadas con frecuencia o durante periodos prolongados.

"El cloro es un irritante de la piel que la despoja de sus aceites naturales", dice el doctor Samer Jaber, dermatólogo certificado y fundador de Washington Square Dermatology en Nueva York. Al eliminar los aceites naturales, el cloro erosiona la barrera protectora natural de la piel, dice. Sin esta barrera, los poros se abren y la piel se vuelve más vulnerable a los efectos del agua y el cloro.

¿El resultado potencial? Piel seca, escamosa y con picores.

Qué hacer al respecto

Cuanto más tiempo permanezca el cloro en la piel, más irritante será, así que dúchate en cuanto termines de nadar. "Utiliza un lavado corporal suave y no te exfolies, ya que esto irritará tu piel", dice el Dr. Jaber. Aplícate una crema espesa e hidratante al salir de la ducha para ayudar a reconstruir la barrera cutánea; será más eficaz si la aplicas mientras la piel está todavía húmeda, señala la Academia Americana de Dermatología (AAD).2. El cloro puede aclarar y resecar el cabello

Además de matar las bacterias en las piscinas, el cloro se utiliza como blanqueador en la fabricación de papel y tela, según los CDC. Este efecto blanqueador puede causar estragos en tu cabello.

"El cloro elimina los aceites naturales del cabello, lo que puede provocar sequedad, cambios en el color del pelo e incluso picor e irritación del cuero cabelludo", afirma el Dr. Cherian.

Mucha gente culpa al cloro del fenómeno del pelo verde. Aunque los cabellos claros pueden parecer verdes después de estar en una piscina con cloro, el culpable no es el cloro, sino el cobre oxidado, según el Consejo de Calidad del Agua y Salud. A veces se añade sulfato de cobre a algunas piscinas para evitar el crecimiento de algas. Las personas con el cabello previamente dañado son las más propensas a ver estos efectos

Qué hacer al respecto

Aclara bien tu pelo con agua no clorada antes de meterte en la piscina, aconseja Cherian: "La idea es que tu pelo ya esté saturado de agua limpia, por lo que absorberá menos agua clorada".

Una vez que hayas terminado de nadar, dirígete a la ducha y lávate el pelo con un champú clarificante para eliminar los productos químicos, recomienda la Escuela Profesional del Cabello. Estos champús de limpieza profunda suelen contener un detergente fuerte como los lauril sulfatos como ingrediente principal, según la investigación. (Si tu pelo es propenso a un tinte verdoso, el Consejo de Calidad y Salud del Agua aconseja buscar un champú formulado específicamente para eliminar el cobre del cabello). Sigue con un acondicionador para añadir humedad a tu cabello y ayudar a restaurar la barrera de la piel en tu cuero cabelludo, dice Jaber.

Sin embargo, la forma más fácil de prevenir los daños causados por el cloro es no mojarse en primer lugar, dice el Colegio de Profesionales del Cabello. Así que compra un gorro de natación. Si nadas para hacer ejercicio, un gorro de natación mantendrá el pelo alejado de tu cara, para que puedas concentrarte en tu entrenamiento, y protegerá tus hebras del cloro. Si decides enjuagarte el pelo antes, el gorro de natación creará un sello entre tu pelo y el agua clorada.

3. El cloro puede dejar los ojos rojos e irritados

Los ojos rojos y sensibles son otra característica de las piscinas con cloro.

Cuando el cloro entra en los ojos, elimina la película lagrimal que recubre la superficie de los ojos y los mantiene húmedos, suaves y claros. Sin la película lagrimal, los ojos son más vulnerables a los efectos irritantes del cloro, explica la Academia Americana de Oftalmología (AAO).

"El cloro puede causar una irritación que puede dar lugar a lagrimeo, enrojecimiento y sensibilidad a la luz durante unas horas después de salir de la piscina", dice Cherian.

Además, tus ojos pueden ser más susceptibles a la infección si alguna bacteria de la piscina sobrevive al cloro, dice Cherian. La conjuntivitis es una infección a la que hay que prestar atención, según la AAO.

Qué hacer al respecto

En primer lugar, no uses lentes de contacto en una piscina con cloro, dice Cherian. Las bacterias pueden crecer en las lentes después de un solo chapuzón, y como las lentes de contacto permanecen en los ojos durante un período más largo, los ojos están continuamente expuestos a cualquier producto químico o bacteria en ellos, advierte la AAO.

El uso de gafas de natación puede mantener los productos químicos de la piscina fuera de los ojos, ayudando a que la película lagrimal se mantenga intacta. Como señala la AAO, es posible que incluso te prescriban gafas de natación: pregúntale a tu oftalmólogo.

Si prefieres nadar sin gafas, salpica tus ojos cerrados con agua fresca inmediatamente después de nadar para lavar el cloro de tus párpados y pestañas.

Por último, la AAO recomienda utilizar gotas lubricantes de venta libre antes y después de nadar para mantener la película lagrimal equilibrada.

4. Las cloraminas pueden provocar problemas respiratorios

Cuando el cloro se mezcla con el sudor, la suciedad y las células de la piel de los bañistas, crea unos irritantes químicos conocidos como cloraminas. Las cloraminas presentes en el agua se convierten en gas en el aire circundante, lo que puede provocar síntomas respiratorios como tos y sibilancias cuando se inhalan, según los CDC.

Las personas con asma son las que más sienten los efectos, ya que sus vías respiratorias son hipersensibles a los irritantes. La inhalación de cloraminas puede provocar espasmos en los pulmones, lo que lleva a una opresión en el pecho o a la tos, dice Cherian.

"Esto puede ser un problema en cualquier piscina, pero tiende a ser más problemático en las piscinas cubiertas que no están bien ventiladas", señala. "En las piscinas exteriores, [las cloraminas] tienden a disiparse rápidamente".

Qué hacer al respecto

Esto no quiere decir que las personas con asma no puedan -o no deban- nadar en piscinas con cloro. Pero es conveniente evitar o limitar la cantidad de tiempo que se pasa en una piscina con un fuerte olor a cloro. Según los CDC, ese olor sugiere que hay cloraminas en el aire. Si la natación es su forma principal o preferida de ejercicio, trabaje con su neumólogo para ajustar su medicación para el asma si es necesario. También es una buena idea tener el inhalador de alivio junto a la piscina, señala Swim England.5. El cloro puede empeorar las condiciones de la piel (a veces)

Como el cloro elimina los aceites naturales de la piel que actúan como barrera protectora, pasar tiempo en una piscina con cloro puede provocar un brote o un empeoramiento de la psoriasis y el eczema (a veces denominado dermatitis atópica, el principal tipo de eczema), afirma Jaber. Pero los efectos varían de una persona a otra.

De hecho, nadar en una piscina con cloro puede ser beneficioso para algunas personas con eczema. El cloro es un blanqueador, y los baños con cloro pueden disminuir los síntomas del eczema, ya que matan las bacterias de la piel, reduciendo el picor, el enrojecimiento y la descamación, según la Clínica Mayo. Muchas personas con eczema encuentran que nadar en una piscina con cloro tiene un efecto calmante similar, señala la Asociación Nacional de Eczema (NEA).

Sin embargo, algunas personas que padecen eczema consideran que las piscinas con cloro les irritan la piel, añade la NEA.

Del mismo modo, algunas personas con psoriasis pueden soportar el cloro sin problemas, mientras que otras son más sensibles a los efectos de la sequedad, según MyPsoriasisTeam.

Las personas con acné también pueden beneficiarse del cloro. "El cloro tiene propiedades antibacterianas, por lo que puede matar las bacterias que causan el acné", dice Jaber.

Sin embargo, si el cloro reseca la piel, puede empeorar el acné, añade. Como señala la AAD, la piel seca es una piel irritada, y siempre que se irrita la piel, el acné puede agravarse.

Qué hacer al respecto

Si usted se encuentra entre las personas con eczema que encuentran irritantes las piscinas con cloro, es mejor que se limite a nadar en agua dulce, dice la NEA. Lo mismo ocurre si tiene psoriasis. O puede que nadar en agua salada le ofrezca cierto alivio de los síntomas, sugiere la Fundación Nacional de Psoriasis, aunque debe tener cuidado de mantener la piel hidratada después del chapuzón.

Evita nadar si tu piel está infectada o tienes llagas o heridas abiertas, dice Swim England.

Si decides nadar en una piscina con cloro, enjuágate antes con agua tibia. A continuación, dúchate con un limpiador suave para la piel nada más salir de la piscina y aplícate una crema hidratante espesa, sugiere Jaber.

Si el acné empeora a causa del cloro, Jaber recomienda lavarse la piel con un limpiador suave después de nadar. Utiliza un limpiador no abrasivo que no contenga alcohol ni aceite, según la AAD. Asegúrate de restaurar la barrera de tu piel con una crema hidratante suave. Busca productos que lleven la etiqueta "sin aceite" y "no comedogénicos", como recomienda la AAD.

Sensibilidad al cloro: Qué es y qué hacer al respecto

Si su piel, ojos o pulmones reaccionan al cloro de las piscinas, puede preguntarse si es usted alérgico. Según el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI), no se puede ser alérgico al cloro, pero se puede ser sensible o tener una reacción no alérgica al mismo.

Por ejemplo, el cloro puede contribuir a las alergias al irritar las vías respiratorias (los órganos que intervienen en la respiración) o la piel sensible.

Según la ACAAI, los síntomas comunes de la sensibilidad al cloro incluyen:

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Goteo nasal
  • Nariz congestionada
  • Enrojecimiento, sensibilidad, inflamación o picor de la piel
  • Lesiones cutáneas o sarpullido
  • Escamas o costras en la piel

Estos síntomas tienden a aparecer más en personas con una exposición prolongada al cloro (piense en más de 1.000 horas) y en quienes nadan en piscinas con altos niveles de cloro, señala la ACAAI.

Acude a un alergólogo si crees que tienes sensibilidad al cloro. Pueden ayudarte a controlar las alergias o afecciones existentes, lo que puede reducir los efectos del cloro.

Categor├şas:

Noticias relacionadas