Todo lo que debe saber sobre el TDAH

CONOCE M√ĀS SOBRE ESTA ENFERMEDAD

¿Qué es el TDAH?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno de salud mental que puede causar niveles superiores a los normales de comportamientos hiperactivos e impulsivos. Las personas con TDAH también pueden tener problemas para centrar su atención en una sola tarea o para permanecer sentadas durante largos periodos de tiempo.

Tanto los adultos como los niños pueden tener TDAH. Es un diagnóstico que reconoce la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Conozca los tipos de TDAH y los síntomas tanto en niños como en adultos.

Síntomas del TDAH

El TDAH se asocia a una amplia gama de comportamientos. Algunos de los más comunes son:

  • tener problemas para enfocar o concentrarse en las tareas
  • ser olvidadizo en la realización de tareas
  • distraerse fácilmente
  • tener dificultades para quedarse quieto
  • interrumpir a la gente mientras habla

Si usted o su hijo tienen TDAH, es posible que presenten algunos o todos estos síntomas. Los síntomas que tiene dependen del tipo de TDAH que tenga. Explora una lista de síntomas de TDAH comunes en los niños.

Tipos de TDAH

Para que los diagnósticos de TDAH sean más coherentes, la APA ha agrupado el trastorno en tres categorías o tipos. Estos tipos son: predominantemente inatento, predominantemente hiperactivo-impulsivo y una combinación de ambos.

Predominantemente inatento

Como su nombre indica, las personas con este tipo de TDAH tienen una dificultad extrema para concentrarse, terminar tareas y seguir instrucciones.

Los expertos también creen que muchos niños con el tipo inatento de TDAH pueden no recibir un diagnóstico adecuado porque no tienden a perturbar el aula. Este tipo es más común entre las niñas con TDAH.

Tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo

Las personas con este tipo de TDAH muestran principalmente un comportamiento hiperactivo e impulsivo. Esto puede incluir estar inquieto, interrumpir a la gente mientras habla y no ser capaz de esperar su turno.

Aunque la falta de atención es menos preocupante en este tipo de TDAH, las personas con TDAH predominantemente hiperactivo-impulsivo pueden seguir teniendo dificultades para concentrarse en las tareas.

Tipo combinado hiperactivo-impulsivo e inatento

Este es el tipo más común de TDAH. Las personas con este tipo combinado de TDAH presentan síntomas de inatención e hiperactividad. Entre ellos, la incapacidad de prestar atención, la tendencia a la impulsividad y unos niveles de actividad y energía superiores a los normales.

El tipo de TDAH que usted o su hijo tengan determinará su tratamiento. El tipo que tenga puede cambiar con el tiempo, por lo que su tratamiento también puede cambiar. Más información sobre los tres tipos de TDAH.

TDA y TDAH

Es posible que hayas oído los términos "TDA" y "TDAH" y te hayas preguntado cuál es la diferencia entre ellos.

El TDA, o trastorno por déficit de atención, es un término anticuado. Antes se utilizaba para describir a las personas que tienen problemas de atención pero no son hiperactivas. El tipo de TDAH denominado predominantemente inatento se utiliza ahora en lugar de TDA.

El TDAH es el nombre general actual de la enfermedad. El término TDAH se hizo oficial en mayo de 2013, cuando la APA publicó el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-5).

Este manual es el que consultan los médicos cuando hacen diagnósticos de enfermedades mentales. Comprende mejor la diferencia entre el TDA y el TDAH.

TDAH en adultos

Más del 60 por ciento de los niños con TDAH siguen presentando síntomas cuando son adultos. Pero para muchas personas, los síntomas del TDAH disminuyen o se vuelven menos frecuentes a medida que crecen.

Dicho esto, el tratamiento es importante. El TDAH no tratado en adultos puede tener un impacto negativo en muchos aspectos de la vida. Síntomas como la dificultad para gestionar el tiempo, los olvidos y la impaciencia pueden causar problemas en el trabajo, en casa y en todo tipo de relaciones. Descubra más sobre los signos y síntomas del TDAH en adultos y cómo pueden afectar a su vida.

El TDAH en los niños

Uno de cada 10 niños de entre 5 y 17 años recibe un diagnóstico de TDAH, lo que lo convierte en uno de los trastornos del neurodesarrollo infantil más comunes en Estados Unidos.

En el caso de los niños, el TDAH se asocia generalmente con problemas en la escuela. Los niños con TDAH suelen tener problemas para tener éxito en un entorno de clase controlado.

Los niños tienen más del doble de probabilidades que las niñas de recibir un diagnóstico de TDAH. Esto puede deberse a que los chicos tienden a presentar los síntomas característicos de la hiperactividad. Aunque algunas niñas con TDAH pueden presentar los síntomas clásicos de hiperactividad, muchas no lo hacen. En muchos casos, las niñas con TDAH pueden:

  • soñar despierto con frecuencia
  • ser hiperactivo en lugar de hablar mucho.

Muchos síntomas del TDAH pueden ser comportamientos típicos de la infancia, por lo que puede ser difícil saber qué está relacionado con el TDAH y qué no. Aprende más sobre cómo reconocer el TDAH en los niños pequeños.

¿Qué causa el TDAH?

A pesar de lo común que es el TDAH, los médicos e investigadores aún no están seguros de las causas de este trastorno. Se cree que tiene un origen neurológico. La genética también puede desempeñar un papel.

Las investigaciones sugieren que una reducción de la dopamina es un factor del TDAH. La dopamina es una sustancia química del cerebro que ayuda a mover las señales de un nervio a otro. Desempeña un papel en el desencadenamiento de respuestas emocionales y movimientos.

Otras investigaciones sugieren una diferencia estructural en el cerebro. Los hallazgos indican que las personas con TDAH tienen menos volumen de materia gris. La materia gris incluye las áreas del cerebro que ayudan a:

  • discurso
  • autocontrol
  • toma de decisiones
  • el control muscular

Los investigadores siguen estudiando las posibles causas del TDAH, como fumar durante el embarazo. Más información sobre las posibles causas y factores de riesgo del TDAH.

Pruebas y diagnóstico del TDAH

No hay una sola prueba que pueda decir si usted o su hijo tienen TDAH. Un estudio reciente destacó los beneficios de una nueva prueba para diagnosticar el TDAH en adultos, pero muchos médicos creen que no se puede hacer un diagnóstico de TDAH basado en una prueba.

Para hacer un diagnóstico, su médico evaluará los síntomas que usted o su hijo hayan tenido durante los seis meses anteriores.

Es probable que el médico recabe información de los profesores o de los familiares y que utilice listas de comprobación y escalas de valoración para revisar los síntomas. También te hará un examen físico para comprobar si hay otros problemas de salud. Obtenga más información sobre las escalas de valoración del TDAH y lo que pueden y no pueden hacer.

Si sospecha que usted o su hijo tienen TDAH, hable con su médico para que le haga una evaluación. En el caso de su hijo, también puede hablar con su orientador escolar. Los colegios evalúan regularmente a los niños para detectar problemas que puedan estar afectando a su rendimiento educativo.

Para la evaluación, proporcione a su médico o consejero notas y observaciones sobre su comportamiento o el de su hijo.

Si sospechan que se trata de un TDAH, pueden remitirle a usted o a su hijo a un especialista en TDAH. En función del diagnóstico, también pueden sugerir que se concierte una cita con un psiquiatra o un neurólogo.

Tratamiento del TDAH

El tratamiento del TDAH suele incluir terapias conductuales, medicación o ambas.

Los tipos de terapia incluyen la psicoterapia o la terapia de conversación. Con la terapia de conversación, usted o su hijo hablarán de cómo el TDAH afecta a su vida y de las formas de ayudarle a gestionarlo.

Otro tipo de terapia es la terapia conductual. Esta terapia puede ayudarle a usted o a su hijo a aprender a controlar y gestionar su comportamiento.

La medicación también puede ser muy útil cuando se padece TDAH. Los medicamentos para el TDAH están diseñados para afectar a las sustancias químicas del cerebro de forma que te permitan controlar mejor tus impulsos y acciones.

Infórmese sobre las opciones de tratamiento y las intervenciones conductuales que pueden ayudar a aliviar los síntomas del TDAH.

Medicación para el TDAH

Los dos tipos principales de medicamentos utilizados para tratar el TDAH son los estimulantes y los no estimulantes.

Los estimulantes del sistema nervioso central (SNC) son los medicamentos más recetados para el TDAH. Estos fármacos actúan aumentando las cantidades de las sustancias químicas cerebrales dopamina y norepinefrina.

Algunos ejemplos de estos fármacos son el metilfenidato (Ritalin) y los estimulantes a base de anfetaminas (Adderall).

Si los estimulantes no funcionan bien en su caso o en el de su hijo, o si causan efectos secundarios molestos, su médico puede sugerirle una medicación no estimulante. Algunos medicamentos no estimulantes actúan aumentando los niveles de norepinefrina en el cerebro.

Estos medicamentos incluyen la atomoxetina (Strattera) y algunos antidepresivos como el bupropión (Wellbutrin).

Los medicamentos para el TDAH pueden tener muchos beneficios, así como efectos secundarios. Más información sobre las opciones de medicación para adultos con TDAH.

Remedios naturales para el TDAH

Además de la medicación -o en lugar de ella-, se han sugerido varios remedios para ayudar a mejorar los síntomas del TDAH.

Para empezar, seguir un estilo de vida saludable puede ayudarle a usted o a su hijo a controlar los síntomas del TDAH. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC ) recomiendan lo siguiente:

  • llevar una dieta sana y equilibrada
  • realizar al menos 60 minutos de actividad física al día
  • duerme lo suficiente
  • limitar el tiempo de pantalla diario de teléfonos, ordenadores y televisión

Los estudios también han demostrado que el yoga, el tai chi y pasar tiempo al aire libre pueden ayudar a calmar las mentes hiperactivas y pueden aliviar los síntomas del TDAH.

La meditación de atención plena es otra opción. La investigación en adultos y adolescentes ha demostrado que la meditación tiene efectos positivos en los procesos de atención y pensamiento, así como en la ansiedad y la depresión.

Evitar ciertos alérgenos y aditivos alimentarios también son formas potenciales de ayudar a reducir los síntomas del TDAH. Obtenga más información sobre estos y otros enfoques no farmacológicos para tratar el TDAH.

¿Es el TDAH una discapacidad?

Aunque el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo, no se considera un problema de aprendizaje. Sin embargo, los síntomas del TDAH pueden dificultar el aprendizaje. Además, es posible que el TDAH se presente en algunas personas que también tienen problemas de aprendizaje.

Para ayudar a aliviar cualquier impacto en el aprendizaje de los niños, los profesores pueden trazar pautas individuales para un alumno con TDAH. Esto puede incluir permitir un tiempo extra para las tareas y los exámenes o desarrollar un sistema de recompensa personal.

Aunque técnicamente no es una discapacidad, el TDAH puede tener efectos de por vida. Infórmate sobre las posibles repercusiones del TDAH en adultos y niños y sobre los recursos que pueden ayudarte.

TDAH y depresión

Si usted o su hijo tienen TDAH, es más probable que también tengan depresión. De hecho, la tasa de depresión mayor en niños con TDAH es más de cinco veces mayor que en niños sin TDAH. Se ha descubierto que hasta el 31% de los adultos con TDAH también tienen depresión.

Esto puede parecer un doble golpe injusto, pero sepa que existen tratamientos para ambas enfermedades. A menudo los tratamientos se solapan. La terapia de conversación puede ayudar a tratar ambos trastornos. Además, algunos antidepresivos, como el bupropión, pueden ayudar a aliviar los síntomas del TDAH.

Por supuesto, tener TDAH no garantiza que vayas a tener depresión, pero es importante saber que es una posibilidad. Descubre más sobre la relación entre el TDAH y la depresión.

Consejos para afrontar el TDAH

Si usted o su hijo tienen TDAH, un horario consistente con estructura y expectativas regulares puede ser útil. En el caso de los adultos, el uso de listas, el mantenimiento de un calendario y el establecimiento de recordatorios son buenas formas de ayudarle a organizarse y a mantenerse organizado. En el caso de los niños, puede ser útil centrarse en anotar los deberes y mantener los objetos cotidianos, como los juguetes y las mochilas, en los lugares asignados.

Aprender más sobre el trastorno en general también puede ayudarte a aprender a gestionarlo. Organizaciones como Children and Adults with Attention Deficit Disorder o la Attention Deficit Disorder Association ofrecen consejos para su gestión, así como las últimas investigaciones.

Su médico puede proporcionarle más orientación sobre las formas de controlar los síntomas del TDAH. A continuación se ofrecen consejos para ayudar a su hijo con TDAH a gestionar las tareas y actividades diarias, desde prepararse para el colegio por la mañana hasta solicitar la admisión a la universidad.

Perspectiva

Para los niños y los adultos, el TDAH no tratado puede tener un grave impacto en su vida. Puede afectar a la escuela, el trabajo y las relaciones. El tratamiento es importante para reducir los efectos de la enfermedad.

Pero sigue siendo importante tener en cuenta que muchas personas con TDAH disfrutan de vidas satisfactorias y exitosas. Algunos incluso pregonan los beneficios de la enfermedad.

Si cree que usted o su hijo pueden tener TDAH, el primer paso debe ser hablar con su médico. Él puede ayudar a determinar si el TDAH es un factor para usted o su hijo. Su médico puede ayudarle a crear un plan de tratamiento para ayudarle a controlar los síntomas y vivir bien con el TDAH.

Lea este artículo en inglés.

Categorías:

Noticias relacionadas