COVID-19 puede reducir el número de espermatozoides, según un pequeño estudio

COVID-19 puede reducir el número de espermatozoides, según un pequeño estudio

Los hombres que se han recuperado del COVID-19 pueden correr el riesgo de desarrollar un bajo recuento de espermatozoides, al menos a corto plazo, según sugiere un pequeño estudio reciente.

Los investigadores del estudio, de la Universidad de Florencia (Italia), analizaron muestras de semen de 43 hombres de entre 30 y 65 años aproximadamente un mes después de haberse recuperado del COVID-19. Descubrieron que el 25% de los hombres tenía un bajo recuento de espermatozoides y casi el 20% tenía azoospermia, o sea, ausencia total de espermatozoides en el semen. Esta cifra es muy superior a la prevalencia de la azoospermia en la población general de todo el mundo, que ronda el 1%, según la Facultad de Medicina Johns Hopkins.

Además, los participantes con infecciones graves por COVID-19 -los que fueron hospitalizados o ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI)- eran más propensos a tener azoospermia tras su infección, en comparación con los que se enfrentaron a infecciones menos graves, según el estudio, publicado el 1 de febrero en la revista Human Reproduction.

Sin embargo, los investigadores subrayan que su estudio no demuestra que el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, dañe el esperma. Los investigadores no saben cuál era el recuento de espermatozoides de los hombres antes de la infección, por lo que los autores no pueden afirmar con seguridad si el recuento disminuyó después de la infección; pero todos los hombres con azoospermia habían tenido hijos anteriormente, lo que significa que tenían al menos algunos espermatozoides viables en el pasado, según el informe. Además, es posible que algunos de los medicamentos administrados para tratar el COVID-19, como los antivirales, los antibióticos y los corticosteroides, puedan afectar al recuento de espermatozoides.

Estar enfermo en general puede tener un efecto sobre el semen. "Cuanto más enfermo esté, más efecto puede tener", dijo el Dr. Ajay Nangia, profesor y vicepresidente de urología del Centro Médico de la Universidad de Kansas, que no participó en el estudio.

El Dr. Boback Berookhim, director de Fertilidad Masculina y Microcirugía del Hospital Lenox Hill de Nueva York, se mostró de acuerdo. "Puede que no se trate de un fenómeno específico de la COVID y puede (¡y es probable!) que se deba a que estos pacientes tienen una enfermedad más grave [y requieren] cuidados intensivos", dijo Berookhim a Live Science en un correo electrónico.

Nangia añadió que hay que hacer un seguimiento de estos hombres durante un mínimo de 90 días después de la enfermedad para ver si el efecto es duradero, porque el esperma tarda varios meses en madurar completamente. "Habría que repetir el estudio en estas personas a los 90 días" para saber si el efecto se prolonga, dijo.

Relacionado: Nadadores sexys: 7 datos sobre el esperma

COVID-19 y la fertilidad

Hay razones para pensar que el SARS-CoV-2 podría afectar a la producción de esperma. Según los autores, las células testiculares tienen altos niveles del receptor ACE2, que permite que el SARS-CoV-2 se introduzca en las células.

Sin embargo, sólo un puñado de estudios han buscado el SARS-CoV-2 en el semen de los hombres que dieron positivo en las pruebas del virus; esos estudios encontraron el coronavirus en el semen de algunos de los hombres, pero no de todos, durante la infección o la recuperación.

Al menos otro estudio de China, publicado en octubre de 2020 en la revista EClinicalMedicine, ha encontrado un menor recuento de espermatozoides en los hombres que tenían COVID-19, pero este pequeño estudio incluyó sólo 23 pacientes.

Para el nuevo estudio, los investigadores recogieron muestras de saliva, orina y semen de los participantes unos 30 días después de haberse recuperado del COVID-19, lo que se definió como tener dos pruebas consecutivas de COVID-19 negativas.

De los 43 pacientes, 12 fueron tratados en casa, 26 fueron hospitalizados y cinco ingresaron en la UCI.

En total, ocho hombres tenían azoospermia y tres tenían oligospermia, o bajo recuento de espermatozoides, definido en el estudio como menos de 2 millones de espermatozoides por mililitro de semen. (En general, se considera que los hombres tienen un recuento bajo de espermatozoides si tienen menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen, según la Clínica Mayo). El riesgo de azoospermia estaba relacionado con la gravedad de la enfermedad de los hombres: se detectó azoospermia en cuatro de cada cinco de los pacientes de la UCI, en tres de los 26 pacientes hospitalizados y en sólo uno de los no hospitalizados.

Sólo a un participante se le detectó el SARS-CoV-2 en su semen, lo que sugiere que "la aparición del virus en el semen es un acontecimiento raro", tras la recuperación, escribieron los autores.

Los investigadores también descubrieron que tres cuartas partes de los participantes en general y el 100% de los participantes ingresados en la UCI tenían niveles elevados de interleucina 8 (IL-8), una molécula del sistema inmunitario y marcador de inflamación, en su semen.

"Los pacientes de COVID-19 en edad reproductiva deben someterse a un seguimiento cuidadoso de la función reproductiva y los parámetros del semen", concluyeron los autores.

Contenido relacionado

- Intentar concebir: 10 consejos para los hombres

- 5 mitos sobre los tratamientos de fertilidad

- Los 7 mayores misterios del cuerpo humano

¿Efecto temporal?

Nangia dijo que, basándose en el estudio actual y en otras investigaciones anteriores, parece haber al menos un efecto temporal de la enfermedad en los testículos y el esperma. "A corto plazo, parece real", dijo Nangia, que también es urólogo del Sistema de Salud de la Universidad de Kansas, a Live Science. Sin embargo, la gran pregunta es si el número de espermatozoides de los hombres aumentará con el tiempo. "¿Es un efecto persistente e irreversible? No lo sabemos".

Berookhim dijo que no está convencido de que los pacientes que han sido infectados por COVID-19 requieran necesariamente un seguimiento prolongado para analizar su esperma. Pero "está claro que necesitamos más datos y experiencia para tratar las secuelas de COVID, por lo que un mayor seguimiento ayudará a definir mejor qué pacientes tienen más riesgo de sufrir efectos reproductivos negativos debido a COVID 19", dijo.

Se sabe que algunas enfermedades víricas tienen un efecto duradero sobre la fertilidad. En particular, las paperas pueden provocar una inflamación de los testículos, conocida como orquitis, que puede provocar infertilidad en algunos casos. Nangia señaló que ha habido algunos informes de hombres con COVID-19 que experimentan un dolor testicular similar al que se observa en las paperas.

Aunque el nuevo estudio es uno de los más amplios realizados hasta la fecha para analizar la calidad del semen después de la COVID-19, sigue siendo relativamente pequeño, según los autores, por lo que también se necesitan estudios más amplios para confirmar los resultados.

Noticias relacionadas