Crudivorismo: la moda de comer alimentos crudos para mejorar la salud

UNA TENDENCIA QUE HACE CRAC

comer crudo

Algunos alimentos son más beneficiosos para la salud cuando no se cocinan. Además, comer verduras crudas puede ser la clave para conseguir un vientre plano

La alimentación crudista o crudivorista puede reportar numerosos beneficios al organismo, motivo por el que no hace más que ganar adeptos de todo el mundo que abogan por un estilo de vida lejos de los fogones.

Esta práctica se centra en consumir alimentos sin cocinar ni procesar y preferentemente de cultivo orgánico. Más allá de limitarse a una dieta vegetariana, el crudivorismo (en inglés: raw food movement) también admite el consumo de huevos y pescado crudos (en ceviche y sashimi japonés) y algunas carnes como el Basashi japonés o el Carpaccio italiano, siempre y cuando no se trate de una dieta crudivegana. 

La dieta crudivorista presenta como ventaja la simplicidad de la elaboración de sus platos: ensaladas, verduras cortadas, alimentos pasados por la batidora o licuadora, germinados, etcétera. 

Las razones por las que esta singular dieta tiene tantos adeptos es que los alimentos crudos contienen enzimas digestivas que cuando se exponen a una temperatura por encima de los 40 grados centígrados son destruidas. Además, los alimentos crudos tienen un contenido nutricional mayor que los alimentos cocinados y carecen de  excitotoxinas, por lo que contribuyen a la pérdida de peso.

Crudivorismo: comer crudo

¿Cómo adoptar una alimentación basada en los alimentos crudos?

La "cocina" raw o cruda puede ser muy creativa si te dejas llevar por la imaginación. La condición indispensable es que los alimentos sean consumidos en su estado natural (crudo).

Los ingredientes sobre los que se basa esta dieta incluye: frutas, verduras, hortalizas, algas, nueces, semillas, brotes o germinados y todos los productos derivados directamente de estos ingredientes tal como aceites (coco, almendra, oliva, sésamo), mantecas de frutos secos (almendra, cacahuete, anacardo, cacao puro) etc.

Dado que los alimentos no pueden ser cocinados porque esta práctica destruye sus nutrientes más valiosos, se utilizan procesos naturales tales como la germinación de granos y semillas, fermentación, deshidratación y otros procesos donde la estructura molecular del alimento no se se ve perjudicada, preservando y activando el nutriente óptimo de cada alimento.

¿Qué puedo comer siguiendo la dieta raw food?

Las frutas y las verduras crudas son el grueso central de la dieta, pero algunos platos y superalimentos con los que completarla puede que no se te hubieran ocurrido.

Para empezar el día, los crudistas toman un buen desayuno que también puede ser delicioso: pancake de plátano, agua de coco, mousse de manzana y aguacate, deliciosos zumos con jengibre fresco para activarse... las posibilidades van más allá de la pieza de fruta.

En cuanto a las comidas, estas tampoco se restringen a un pimiento cortado en tiras para "picar", sino que la variedad es mucho más rica de lo que te esperabas. Desde las ostras o el arenque fermentado, al kimchi koreano pasando por el queso de anarcados, hacen que esta dieta crudista sea mucho más interesante que una pizza procesada, congelada y con poco contenido nutrititvo.

Lo mejor: como véis, la variedad de alimentos que se pueden incorporar a una dieta basada en alimentos crudos que hacen de esta toda una experiencia gastronómica. Aunque también una dieta raw food puede reportar mucha energía y bienestar a nivel de salud mientras protege el medioambiente.

 

 

 
 

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

14 votos

Noticias relacionadas
load