¿Y si los humanos no tuvieran apéndice?

¿Y si los humanos no tuvieran apéndice?

La serie "Tierras imaginarias" especula sobre cómo sería el mundo si cambiara un aspecto clave de la vida, ya sea relacionado con el planeta o con la humanidad.

A menudo se considera que el apéndice es un artefacto inútil de la evolución, como los restos de huesos de las patas traseras que se ven en las ballenas. De hecho, aproximadamente 1 de cada 100.000 personas nace sin apéndice, según un informe publicado en la revista Case Reports in Surgery. ¿Cómo sería entonces la vida si todo el mundo careciera de apéndice?

El apéndice es un pequeño saco sin salida en forma de gusano que sobresale del ciego, el comienzo del intestino grueso. Según los Institutos Nacionales de la Salud, algo más de una de cada 20 personas padece apendicitis, una inflamación del apéndice que puede ser mortal.

Charles Darwin sugirió que el apéndice era un órgano vestigial de los antepasados que se alimentaban de hojas, lo que podía ayudarles a digerir los alimentos. Cuando estos antepasados evolucionaron hacia una dieta basada en la fruta, que era más fácil de digerir, Darwin especuló que el apéndice dejó de tener una función, al igual que el pequeño hueso triangular del cóccix en la base de la columna vertebral humana, un remanente de los huesos de la cola que se encuentran en nuestros antepasados lejanos.

Sin embargo, "si Darwin supiera entonces lo que los científicos saben ahora sobre el apéndice, nunca habría sugerido que era un vestigio inútil de la evolución", dijo a Live Science William Parker, profesor asociado de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, en Durham (Carolina del Norte).

¿Y si la temperatura determinara el sexo del bebé?

En 2007, Parker y sus colegas descubrieron que el apéndice puede servir de reserva de bacterias intestinales útiles, del tipo que ayuda al cuerpo a digerir los alimentos, según informaron en el Journal of Theoretical Biology. Cuando las enfermedades eliminan tanto los microbios buenos como los malos del intestino, las bacterias buenas pueden emerger del refugio seguro del apéndice para ayudar a restaurar el intestino a un estado saludable.

Además, el apéndice posee una alta concentración de tejido linfoide. Este tejido genera unos glóbulos blancos conocidos como linfocitos que ayudan a montar las respuestas del sistema inmunitario a los gérmenes invasores, lo que sugiere que el apéndice puede ayudar a fabricar, dirigir y entrenar estas células inmunitarias, según declaró a Live Science la bióloga evolutiva Heather F. Smith, de la Universidad Midwestern de Glendale (Arizona).

Cuando Smith, Parker y sus colegas investigaron cuándo evolucionó el apéndice en el reino animal, descubrieron que el apéndice ha estado presente en la evolución de los mamíferos durante al menos 80 millones de años, mucho más tiempo del esperado si el apéndice fuera realmente un vestigio, informaron en 2009 en la revista Journal of Evolutionary Biology. Además, también descubrieron que el apéndice evolucionó de forma independiente al menos 32 veces entre los mamíferos, en especies tan diversas como orangutanes, wombats, ornitorrincos, castores, koalas, puercoespines y manatíes, escribieron en 2013 en la revista Comptes Rendus Palevol.

"Cuando buscamos en las especies que tienen un apéndice, no encontramos ningún punto en común en la dieta o en lo social que son o donde vivían, pero las especies que tenían un apéndice tenían una concentración de tejido inmune allí, así que dado este tema común, uno podría presumir una función común", dijo Smith.

¿Qué pasaría "si se agitara una varita mágica y el apéndice desapareciera de repente"? dijo Parker. "Eso podría depender del momento de la historia en que ocurriera".

Si el apéndice desapareciera en una sociedad de cazadores-recolectores "y un científico desde una nave espacial o algo así observara lo que sucede, verías que mucha más gente moriría de enfermedades infecciosas que de otra manera", dijo Parker. "Entonces, durante mucho tiempo, a lo largo de millones de años, creo que evolucionaría lentamente algo que funcionara igual que el apéndice para que la gente no muriera tanto".

Si el apéndice desapareciera en una sociedad con agricultura después de que la gente empezara a vivir en asentamientos, "creo que moriría más gente", dijo Parker. "La gente habría empezado a vivir en zonas abarrotadas, y con un saneamiento deficiente, las enfermedades se propagarían más".

¿Y si todos los humanos de la Tierra tuvieran albinismo?

Si el apéndice desapareciera en una sociedad moderna después de la Revolución Industrial, las personas tendrían antibióticos para ayudarles a sobrevivir, dijo Parker. Sin embargo, sin el apéndice, las personas no tendrían la reserva de bacterias útiles del apéndice para ayudarles a recuperarse de infecciones perjudiciales. "Cuando esto ocurra, es posible que tengamos que hacer trasplantes fecales a la gente", dijo Parker.

Sí, así es, trasplantes fecales. Estos procedimientos, cada vez más comunes, transfieren heces de personas sanas a los intestinos de pacientes con problemas intestinales, a través de un tubo o cápsula que se coloca en la garganta o en el trasero. La idea es que el trasplante introduzca bacterias sanas en los intestinos invadidos por microbios dañinos. Los cuerpos invadidos por microbios dañinos pueden ser más comunes a medida que los antibióticos se utilizan en exceso y los gérmenes desarrollan resistencia contra estos medicamentos. "Los trasplantes fecales no fomentan la resistencia a los antibióticos", afirma Parker.

Contenido relacionado

-¿Y si los humanos tuvieran una piel fotosintética?

-¿Y si la Tierra tuviera anillos?

-¿Qué pasaría con la Tierra si los humanos se extinguieran?

Una de las posibles ventajas de un mundo sin apéndices es la desaparición de la apendicitis. En todo el mundo, "hay más de 10 millones de casos de apendicitis al año, y hasta 50.000 personas mueren por esta causa", dijo Smith. La apendicectomía, o extirpación quirúrgica del apéndice, "es una de las cirugías abdominales más frecuentes. Si no tuviéramos el apéndice en primer lugar, no habría gente que muriera de apendicitis, y no habría costes de cirugía y hospitalización".

Sin embargo, trabajos anteriores han sugerido que la apendicitis puede deberse a los cambios culturales relacionados con la sociedad industrializada y la mejora de las condiciones de salubridad, dijo Parker. La idea es que estos cambios dejaron a nuestros sistemas inmunitarios con muy poco trabajo, lo que abre la posibilidad de que se vuelvan locos sin el apéndice.

En definitiva, un mundo sin apéndice podría dejar a la humanidad luchando contra los gérmenes más a menudo. La idea de que el apéndice es un órgano cuyo tiempo ha pasado puede convertirse en una noción cuyo tiempo ha pasado.

Noticias relacionadas