Cómo comer saludable en vacaciones

RELAJA LA MENTE, PERO COME BIEN

Cómo comer saludable en vacaciones

Cómo comer saludable en vacaciones.

Muchas personas trabajan duro para ponerse en forma antes de irse de vacaciones. Quieren tener ese cuerpo de playa perfecto para el momento en que se dirigen al mar durante el verano o están decididos a tener muslos de acero antes de dirigirse a las montañas para un viaje de esquí. Una vez que llegan a su destino, sin embargo, todo el convencimiento de una alimentación saludable tiende a desaparecer. Están de vacaciones, así que no es de extrañar que ya no cuenten las calorías con cuidado o que se despierten a las 5:30 a.m. para ir a correr cinco kilómetros.

No es nada relajante ni digno de las vacaciones vigilar constantemente todo lo que uno come, y este dejarse ir mental es incluso beneficioso, pero significa que muchas personas vuelven de sus vacaciones con un poco del peso de ese por el que tan duro trabajaste para perder antes de las vacaciones. Sin embargo, algunos hábitos simples pueden permitirte relajarte en vacaciones sin tener que ensanchar el cinturón cuando llegues a casa.

Ahí van unos trucos sobre cómo comer saludable en vacaciones.

 

Prepara tu propio desayuno

 

Si te alojas en un hotel con desayuno, lo más probable es que te atiborres cuando estás de vacaciones. Te pondrás hasta arriba de tortillas y gofres y galletas y salchichas y bollería. Hay zumo de naranja fresco y café con leche y tal vez incluso una mimosa. Ten en cuenta que unos panqueques pueden tener más de 600 calorías y que además los acompañarás de un sirope o algo peor.

No de fíes demasiado de las opciones "saludables" del menú. Muchos servicios de desayuno añaden una gran cantidad de mantequilla o azúcar en opciones sanas como la avena, e incluso la harina de avena normal puede volverse poco saludable cuando se combina con tocino y tostadas untadas con mantequilla.

Ahorre dinero y cintura haciendo su propio desayuno. Los ingredientes básicos para el desayuno, como la avena, los cereales y el yogur, se pueden almacenar fácilmente incluso en las habitaciones más pequeñas del hotel. Incluso puede tener huevos revueltos para el desayuno, siempre que tenga fácil acceso a un microondas.

 

No saltes comidas

Un viejo método para perder y controlar el peso es omitir las comidas. Esto, sin embargo, es un desastre muy poco aconsejable. Cuando te saltas una comida, estarás más hambriento con la siguiente. Como resultado, comerás en exceso y es más probable que tomes malas decisiones alimenticias. Saltarse las comidas también te hacen más propenso a comer entre horas, y los refrigerios nunca son buenos. Después de todo, cuando la mayoría de las personas comen, no están buscando un puñado de zanahorias. Necesitan una bolsa de papas fritas. Si deseas mantenerte saludable durante las vacaciones, coma cada comida en lugar de saltarte una comida y comer más tarde.

 

Controla las porciones

En casa, puedes decidir qué vas a cocinar para cada comida. Cuando haces pollo salteado, sabes que necesitas una pechuga de pollo, algo de brócoli y medio pimiento rojo. Los salteados que pides en el restaurante podrían llevar el doble de esa cantidad de comida. Controla la porción incluso cuando el plato esté repleto de comida deliciosa. Come solo hasta que ya no tengas hambre en lugar de comer hasta que tu plato esté limpio. Si hay sobras, pida un envase y llévelas a casa. Guardar parte de la comida significa que no solo evitas comer en exceso, también significa que puede disfrutar de tu comida dos veces.

 

Come solo lo que realmente quieres

Cuando uno se va de vacaciones, es probable que desee disfrutar de las deliciosas comidas y bebidas que se ofrecen en los restaurantes que frecuenta. El hecho de que el restaurante tenga un tiramisú que es para morirse no significa que tengas que pedirlo. Si no te enloquece algo dulce, pasa del postre. Si un cóctel no te suena fabuloso, omite la bebida. Los postres y las bebidas alcohólicas contienen azúcar, calorías y grasa. Pasar de ellos hasta que realmente te apetezcan, que seguirán siendo especiales. Además, las bebidas y los postres a menudo son muy caros.

Cómo comer saludable en vacaciones

Tenga refrigerios saludables a la mano

Si intentas comer sano, ponerte hasta las trancas de bocadillos no es una buena idea. Dicho esto, hay veces en la vida de la persona más saludable y físicamente apta en los que a veces es necesario hacer un bocadillo. Cuando realmente necesites un refrigerio, come algo saludable como un plátano, yogur o un puñado de nueces. Para que los bocadillos sean un recurso menos habitual, ten siempre una lata de nueces sin sal en la despensa o la guantera del coche. Coloca un racimo de plátanos en la mesita de noche o incluso en el cuarto de baño si no tienes suficiente espacio en la habitación del hotel. Cuando se trata de comer bocadillos, lo más probable es que busques lo que tengas más a mano. Si es una fruta, estarás comiendo un refrigerio saludable. De lo contrario, podrías encontrarte atracando la máquina expendedora de sandwiches.

Comer sano en vacaciones no arruinará tu viaje necesariamente. Guarda en tu mochila algunas nueces en lugar de unas bolsas de patatas fritas y toma cereales por la mañana en lugar de comer pasteles y bollería industrial en la barra del bar. Practica hábitos sencillos y saludables, y encontrarás que tu cintura y tu billetera te lo agradecerán.

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

4 votos

Noticias relacionadas