El consumo de opiáceos puede influir en la ansiedad: esto es lo que hay que saber

Person with long hair pulled back sits in shadow looking out window 1 Compartir en Pinterest

Los opioides son una clase de fármacos utilizados para la sedación y el alivio del dolor.

Pueden causar muchos efectos secundarios, sobre todo si se toman dosis elevadas durante un largo periodo de tiempo. El consumo crónico de opiáceos, ya sean recetados o ilegales, puede provocar estreñimiento, apnea del sueño inducida por la droga y deterioro de la función sexual.

Los efectos de los opiáceos en la salud mental son menos conocidos, pero las pruebas sugieren que el consumo de opiáceos con receta puede aumentar las posibilidades de desarrollar ansiedad o depresión. El uso de opioides también puede empeorar los síntomas de ansiedad existentes.

Siga leyendo para conocer en profundidad cómo afectan los opioides a su salud psicológica, junto con algunas orientaciones para obtener apoyo.

¿Cómo causan ansiedad los opioides?

Dado que los opioides actúan como sedantes, puede parecer contradictorio que causen ansiedad, pero es un efecto secundario común.

Los opioides reducen el nivel de norepinefrina, una hormona que controla el estado de alerta y la presión arterial. Los niveles bajos de norepinefrina pueden causar efectos secundarios como somnolencia y presión arterial baja.

Cuando los opioides abandonan tu sistema, dejan de reprimir la norepinefrina. El cerebro responde liberando una gran cantidad de norepinefrina a la vez para que los niveles de energía y presión arterial vuelvan a ser los normales. Este impulso puede provocar síntomas de abstinencia agudos como:

  • ansiedad
  • nerviosismo
  • insomnio
  • calambres musculares y diarrea

Si usas opioides durante mucho tiempo, tu cuerpo puede decidir que esta sedación es permanente. Para compensar, seguirá produciendo norepinefrina a un volumen mayor, por lo que puedes empezar a sentirte ansioso y nervioso todo el tiempo.

Es posible que tomes opiáceos simplemente para aliviar tu ansiedad. Pero esto puede incitar a tu cuerpo a liberar aún más norepinefrina, creando una espiral de estrés autosostenida.

Signos de ansiedad inducida por opioides

La ansiedad inducida por sustancias suele implicar muchos de los mismos síntomas que los trastornos de ansiedad, pero las investigaciones de 2019 sugieren que puede manifestarse más a menudo en ciertas formas, como:

  • obsesiones y compulsiones
  • ataques de pánico
  • ansiedad flotante
  • fobias

Más información sobre los síntomas de ansiedad.

Los opiáceos pueden causar ansiedad incluso si los toma exactamente como se los han recetado, pero la gravedad de la ansiedad puede depender de los opiáceos que tome, la cantidad que tome y el tiempo que los utilice. Es posible que experimente ansiedad mientras siga tomando opioides.

También se puede experimentar ansiedad durante la abstinencia de opiáceos. Los opiáceos de acción corta, que actúan rápidamente pero duran poco tiempo, tienden a causar la ansiedad más grave durante la abstinencia. Los opioides de acción corta más comunes son la codeína, la oxicodona y la heroína.

Algunos opioides, como la morfina, tienen formas de acción corta y de acción prolongada. Los opioides de acción prolongada, entre los que se encuentran los de liberación prolongada, suelen provocar un síndrome de abstinencia más leve pero más duradero.

La ansiedad por abstinencia puede durar entre 5 y 14 días después de dejar de tomar opioides.

La relación entre la ansiedad y el trastorno por consumo de opiáceos

Los trastornos de ansiedad suelen acompañar al trastorno por consumo de opiáceos, y más del 60% de las personas con trastorno por consumo de opiáceos han padecido una enfermedad relacionada con la ansiedad en algún momento de su vida.

En el caso del trastorno por consumo de opiáceos, la persona sigue consumiendo opiáceos a pesar de los efectos secundarios no deseados, y puede ser incapaz de dejar de tomarlos cuando lo intenta.

La ansiedad preexistente también puede aumentar las posibilidades de desarrollar un trastorno por consumo de opiáceos.

En un estudio de 2017 participaron 554 personas que tomaban opioides con receta para tratar el dolor crónico. Los investigadores utilizaron la escala del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG-7) para detectar la ansiedad de los participantes y la Medida del Uso Indebido de Opiáceos Actual (COMM) para detectar el uso indebido de opiáceos.

Entre las personas con ansiedad clínicamente significativa, el 50% también abusó de los opiáceos, lo que significa que no tomaron la medicación exactamente como se les había prescrito. En comparación, sólo el 10% de los que no tenían ansiedad abusaron de los opiáceos.

Incluso después de que los investigadores controlaran las variables sociales, demográficas y clínicas, las personas con ansiedad seguían siendo más propensas a abusar de los opioides que las que no tenían ansiedad.

Importante

El estudio anterior no exploró específicamente el riesgo de trastorno por consumo de opioides, y el uso indebido de opioides no es lo mismo que el trastorno por consumo de opioides. Es cierto que el uso indebido de opiáceos puede aumentar el riesgo de padecer este trastorno mental, pero también se puede desarrollar cuando se toman opiáceos exactamente como los ha prescrito el médico.

¿Y la depresión?

El consumo crónico de opiáceos puede contribuir a la depresión al disminuir la sensibilidad a los sentimientos agradables y aumentar la sensibilidad a los sentimientos desagradables.

Los opiáceos aumentan drásticamente los niveles de dopamina, una hormona que ayuda a gestionar la respuesta a las recompensas. Los niveles elevados de dopamina pueden provocar sensaciones de euforia que te motivan a seguir consumiendo opioides. La dopamina también puede aumentar la sensibilidad de tu cerebro al estrés, el miedo y otras emociones no deseadas, por lo que es más fácil que te quedes atrapado en una espiral de pensamientos oscuros o dolorosos.

Una vez que los opioides abandonan su sistema, sus neuronas agotadas producen mucha menos dopamina que antes. Si tomas opioides durante un periodo prolongado, tu cerebro puede restablecer su producción de dopamina a un nivel mucho más bajo. Esto priva a las recompensas externas de su poder, por lo que las cosas que solían excitarte -un pastel, un baile o un buen libro- pueden resultar mucho menos estimulantes.

Más información sobre los síntomas de la depresión.

Factores de riesgo de depresión inducida por opioides

A diferencia de lo que ocurre con la ansiedad, una dosis elevada de opiáceos recetados puede no aumentar automáticamente el riesgo de depresión. La cantidad de tiempo que se toman los opioides parece marcar más la diferencia.

Según una investigación de 2016, cuanto más tiempo se usen los opioides, mayores serán las posibilidades de desarrollar una depresión resistente al tratamiento (TRD), un tipo de depresión que a menudo no responde a los antidepresivos.

En comparación con las personas que tomaron opioides durante 30 días o menos, las personas que tomaron opioides entre 31 y 90 días tenían un 25% más de riesgo de TRD. Las personas que consumieron opioides durante más de 90 días tenían un 52% más de riesgo de TRD, según los investigadores.

La frecuencia también importa. Un estudio de 2022 examinó la frecuencia con la que las personas tomaban los opioides prescritos durante los primeros 90 días de tratamiento y su riesgo de depresión. Las personas que consumían opioides a diario, o en al menos 81 de los 90 días, tenían un riesgo de depresión un 40% mayor que las personas que los consumían sólo ocasionalmente, o en menos de la mitad de los 90 días.

¿Pueden los opioides reducir la ansiedad o la depresión?

¿Pueden los opiáceos ayudar a reducir los síntomas de salud mental? Eso depende.

Opioides y ansiedad

Técnicamente, sí. Los opioides tienen un efecto sedante que puede aliviar la ansiedad. Dicho esto, es difícil encontrar un médico o psiquiatra que recomiende tratar la ansiedad con opioides. Esto se debe a que hay una serie de opciones de medicamentos contra la ansiedad más seguros que presentan menos riesgo de dependencia o de trastorno por consumo de opiáceos.

Además, no todos los opioides afectan a la ansiedad. Los opioides actúan a través de una de las dos vías químicas: la vía de la β-arrestina o la vía de la proteína G. Según las investigaciones realizadas con animales, los opioides que utilizan la vía de la β-arrestina pueden reducir la ansiedad, pero también pueden causar efectos secundarios graves como respiración superficial, dependencia o adicción.

Por ello, muchos médicos prefieren recetar opioides que utilizan la vía de la proteína G. Estos medicamentos son más seguros, pero también tienen poco efecto sobre la ansiedad.

Opioides y depresión

Las investigaciones preliminares sugieren que el opioide buprenorfina puede ser beneficioso para el tratamiento de la depresión, especialmente la resistente al tratamiento.

La buprenorfina se suele utilizar para tratar el trastorno por consumo de opiáceos, ya que tiene un efecto mucho más débil sobre los receptores nerviosos que otros opiáceos. Aunque estimula los nervios lo suficiente como para evitar el síndrome de abstinencia, la buprenorfina no suele provocar euforia ni antojos.

Los investigadores creen que la buprenorfina trata la depresión devolviendo la dopamina a sus niveles típicos, lo que puede ayudar a sentir placer tras los acontecimientos felices y a aumentar el apego a las personas que te rodean.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aún no ha aprobado la buprenorfina como tratamiento de la depresión, citando la necesidad de más investigación en humanos. Esto significa que sólo se puede probar la buprenorfina para la depresión si se participa en un ensayo clínico.

Encuentre más tratamientos para la depresión aquí.

Cómo obtener apoyo

Si llevas mucho tiempo consumiendo opioides o tomando más de la dosis prescrita, es posible que necesites apoyo adicional para dejar de tomarlos.

El tratamiento del consumo de opiáceos suele consistir en una combinación de psicoterapia y tratamiento asistido con medicación (MAT). Si tienes un problema de salud mental concurrente, como la ansiedad o la depresión, los expertos recomiendan encarecidamente tratarlo al mismo tiempo.

Muchas personas abandonan el tratamiento antes de tiempo debido al estrés emocional de la ansiedad y la depresión durante el síndrome de abstinencia, pero el apoyo de un profesional de la salud mental puede ayudarle a sobrellevar estos síntomas durante el tratamiento y la recuperación del trastorno por consumo de opiáceos.

Medicación

Puede tomar con seguridad la mayoría de los antidepresivos durante el TMA. Algunas investigaciones sugieren que, durante el TMA, los antidepresivos tricíclicos (ATC) más antiguos pueden resultar más eficaces que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Las benzodiacepinas, utilizadas para tratar la ansiedad, son más difíciles de integrar en los TMA.

El medicamento MAT metadona puede interactuar con:

  • diazepam (Valium)
  • alprazolam (Xanax)
  • lorazepam (Ativan)

Estos fármacos también suponen un alto riesgo de dependencia y de trastorno por consumo de sustancias, por lo que pueden no ser ideales durante el tratamiento del trastorno por consumo de opiáceos.

El clonazepam (Klonopin) parece ser una opción más segura para tratar la ansiedad o los ataques de pánico, ya que su acción es más lenta que la de otras benzodiacepinas.

Psicoterapia

Durante el tratamiento del trastorno por consumo de opiáceos, la psicoterapia es la intervención a la que se recurre para tratar la ansiedad o la depresión.

Los antidepresivos pueden marcar la diferencia en cuanto a los síntomas que afectan a la calidad de vida, pero hay más pruebas que apoyan la eficacia de la terapia. Además, la medicación no puede abordar los desencadenantes o las causas subyacentes de la ansiedad y la depresión.

Un tratamiento que puede resultar especialmente útil es la terapia cognitivo-conductual integrada (TCC). Los expertos diseñaron esta forma de TCC específicamente para tratar la ansiedad concurrente y el trastorno por consumo de opiáceos. Con este enfoque, aprenderás formas útiles de hacer frente a la ansiedad y las pondrás en práctica bajo la dirección de un terapeuta.

La I-CBT suele consistir en 12 sesiones de una hora de duración una vez a la semana. La I-CBT está pensada para complementar, no para sustituir, a la TMA, por lo que lo más probable es que realices ambas intervenciones simultáneamente.

Otra intervención recomendada a menudo es la terapia de aceptación y compromiso (ACT), que ayuda a encontrar nuevas formas de comprometerse con la vida. En el contexto del tratamiento con opiáceos, la ACT suele funcionar mejor para la depresión concurrente, aunque las personas con ansiedad también pueden beneficiarse.

Muchas personas utilizan los opiáceos para tratar el dolor crónico. Si vives con dolor crónico, es posible que experimentes sentimientos de agotamiento emocional o depresión, debido a los límites que el dolor ha puesto en tu vida. Es posible que utilices los opiáceos no sólo para adormecer tu dolor, sino también para apagar tus emociones en torno a dicho dolor.

Sin embargo, ACT puede ayudarte a reconocer los retos del dolor crónico y a trabajar para construir una vida satisfactoria en torno a esos obstáculos.

Lo esencial

El consumo de opiáceos puede provocar sentimientos de ansiedad y depresión. Estos síntomas del estado de ánimo pueden influir en el consumo continuado de opiáceos, lo que podría aumentar las posibilidades de padecer un trastorno por consumo de opiáceos.

Aunque no experimentes síntomas importantes del estado de ánimo mientras tomas opioides, estos fármacos siguen suponiendo un alto riesgo de dependencia, tolerancia y trastorno por consumo de opioides. La ansiedad y la depresión también pueden complicar el tratamiento, por lo que es importante obtener apoyo cuanto antes.

Utilizar los opiáceos sólo como te indica tu médico, durante el tiempo que te recomiende, puede ayudarte a minimizar el riesgo de padecer un trastorno por consumo de opiáceos. Si te resulta difícil dejar de consumir opioides por tu cuenta, un profesional de la salud mental especializado en recuperación puede ayudarte.

Emily Swaim es una escritora y editora independiente especializada en psicología. Es licenciada en inglés por el Kenyon College y tiene un máster en escritura por el California College of the Arts. En 2021, recibió la certificación del Consejo de Editores de Ciencias de la Vida (BELS). Puedes encontrar más de su trabajo en GoodTherapy, Verywell, Investopedia, Vox e Insider. Encuéntrala en Twitter y LinkedIn.

Categorías:

Noticias relacionadas
PUBLICIDAD     COLABORA     AVISO LEGAL     CONTACTO     Copyright 2022 Cortaporlosano Trending Topics