Entrenamiento de brazos: Haz esta super-serie final para aumentar el tamaño de tus brazos

man doing biceps lifting barbell in a gym

Con la insistencia general de Internet en que nos centremos en ejercicios grandes y compuestos, una larga lista de partes del cuerpo y patrones de movimiento para entrenar y una falta de tiempo siempre generalizada, puede parecer que entrenar los brazos directamente es una idea tan buena como la calefacciĂłn central en un iglĂş.

Mientras que las grandes series de press de banca, las dominadas y las filas contribuyen en gran medida a rellenar las mangas, no la fisiología de todo el mundo responderá bien a dejar que las armas jueguen un papel secundario, y puede ser necesaria alguna acción directa si quieres añadir algo de carne a esos cañones de los brazos.

Este rápido final de dos movimientos es simple y siniestro, ya que proporciona una gran dosis de volumen e intensidad en un paquete que ahorra tiempo, lo que lo convierte en la bomba (casi) perfecta para después del entrenamiento. Golpea los bíceps y los tríceps con unas duras pero eficientes 100 repeticiones por pieza; introduce este protocolo dos veces por semana y te encontrarás comprando camisetas en poco tiempo.

Vas a emplear un protocolo de "astillado", dividiendo las repeticiones de cada ronda según sea necesario para completarla con una buena forma, pero acercándote a tus límites y terminando cada ronda antes de cambiar de movimiento. Comienza con 40 repeticiones de ambos movimientos, seguidas de 30, luego 20, y termina con una ronda final de 10 repeticiones de cada uno.

Curl de bĂ­ceps x 40/30/20/10

Ponte de pie con un par de mancuernas a los lados y las palmas de las manos mirando hacia ti(A). Con un mínimo de impulso, curvee ambas mancuernas hacia arriba, girando las palmas hacia adentro, hasta que los dedos meñiques estén cerca de los hombros(B). Aprieta aquí y baja las pesas bajo control contando tres veces para bajarlas, luchando hasta el final y repitiendo.

Extensiones de trĂ­ceps con mancuernas x 40/30/20/10

TĂşmbate en un banco o en el suelo con las mancuernas bloqueadas por encima del pecho (A). Dobla los codos, bajando lentamente las mancuernas hacia las orejas, mientras mantienes la parte superior de los brazos bloqueada. Detente justo antes de que las mancuernas toquen el suelo (B ) antes de volver a presionar de forma explosiva. Repite el ejercicio.

CategorĂ­as:

Noticias relacionadas