El 30% de las personas con COVID-19 experimentan síntomas hasta 9 meses después

El 30% de las personas con COVID-19 experimentan síntomas hasta 9 meses después

Casi un tercio de las personas con COVID-19 experimentan síntomas persistentes hasta nueve meses después de su diagnóstico, incluso si inicialmente tenían un caso leve, sugiere un pequeño estudio nuevo.

Los investigadores del estudio, de la Universidad de Washington, analizaron la información de 177 personas del área de Seattle con infecciones confirmadas de COVID-19 que fueron seguidas durante tres a nueve meses después de su diagnóstico. La mayoría de los participantes - 150 personas, o el 85% del grupo de estudio - tenían un caso leve de COVID-19 y no fueron hospitalizados; 11 participantes (6%) eran asintomáticos; y 16 participantes (9%) fueron hospitalizados.

En general, el 32,7% de los pacientes con casos leves y el 31,3% de los pacientes hospitalizados informaron de que tenían al menos un síntoma persistente que persistía al menos tres meses después del diagnóstico.

"No teníamos respuestas": Los "viajeros de largo recorrido" de COVID-19 siguen aprendiendo por qué están enfermos

Los síntomas persistentes más comunes fueron la fatiga, señalada por el 13,6% de los participantes en general, y la pérdida de olfato o gusto, también señalada por el 13,6% de los participantes, dijeron los autores. Alrededor del 13% de los participantes experimentaron otros síntomas persistentes, como dolores musculares, problemas respiratorios, tos y niebla cerebral.

"Nuestra investigación indica que las consecuencias para la salud del COVID-19 se extienden mucho más allá de la infección aguda, incluso entre aquellos que experimentan una enfermedad leve", escribieron los autores en su artículo, publicado el viernes (19 de febrero) en la revista JAMA Network Open.

Contenido relacionado

- 20 de las peores epidemias y pandemias de la historia

- 14 mitos sobre el coronavirus desmontados por la ciencia

- 11 enfermedades (a veces) mortales que saltan de una especie a otra

Los autores también preguntaron a los participantes sobre su calidad de vida después de la infección, y el 30% de los participantes informaron de una peor calidad de vida en comparación con la que tenían antes de la infección, incluyendo el 8% que informó de problemas con las tareas diarias, como las tareas domésticas.

"Lo que está claro es que se puede estar bien al principio, pero luego, con el tiempo, desarrollar síntomas que son bastante agobiantes en términos de fatiga", dijo en un comunicado la autora principal del estudio, la Dra. Helen Chu, profesora asociada de medicina de la División de Alergia y Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

El estudio es uno de los seguimientos más largos de personas con COVID-19. Sin embargo, el estudio era limitado porque incluía un número relativamente pequeño de participantes de un solo lugar. Aun así, con millones de casos en todo el mundo, "incluso una pequeña incidencia de debilidad a largo plazo podría tener enormes consecuencias sanitarias y económicas", escribieron los autores.

No está claro por qué algunas personas desarrollan estos síntomas persistentes, a veces denominados "COVID largo". "¿Se trata de algún tipo de activación inmunitaria, de algún tipo de inflamación o del desarrollo de autoinmunidad?", preguntó Chu, que añadió en el comunicado que ella y sus colegas analizarán muestras de sangre de pacientes con COVID-19 para estudiar esta cuestión.

Noticias relacionadas