Comer pescado aumenta el apetito sexual y la fertilidad

REDESCUBRE EL APETITO SEXUAL

Comer pescado aumenta el apetito sexual y la fertilidad

Comer pescado aumenta el apetito sexual y la fertilidad.

Añadir nuevos productos del mar a la dieta podría ayudar a que la vida sexual de las parejas, e incluso su fertilidad, según muestra una investigación reciente.

El estudio no pudo probar causa y efecto, pero las parejas que consumieron más pescado cada semana tenían más probabilidades de concebir niños durante el año del estudio.

Los alimentos proporcionan la energía necesaria para que funcione el cuerpo, y nutrimentos para defendernos de enfermedades. Al cocinar, generalmente elegimos los primeros que nos vienen a la cabeza cuando sentimos hambre, aunque también solemos seleccionarlos por el motivo contrario, es decir, buscamos que estimulen nuestro apetito... ¡sexual!

"Nuestro estudio sugiere que los mariscos pueden tener muchos beneficios reproductivos, incluyendo un tiempo más corto para el embarazo y una actividad sexual más frecuente", dijo la autora del estudio Audrey Gaskins, de Harvard T.H. Chan School of Public Health en Boston.

La nueva investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Para el estudio, los investigadores de Harvard rastrearon los resultados de 500 parejas en Michigan y Texas durante un año. Todas las parejas estaban planeando un embarazo, y las parejas que registraron mayor cantidad de ingesta de mariscos mantuvieron mayores índices diarios de actividad sexual.

Los resultados mostraron que las parejas que comían mariscos más de dos veces a la semana tenían relaciones sexuales con mayor frecuencia, un promedio de 22% más frecuente que las parejas que consumían menos pescado.

Comer pescado aumenta el apetito sexual y la fertilidad

Además, el 92% de las parejas que comieron mariscos más de dos veces por semana se encontraban esperando un hijo para el final del estudio, en comparación con el 79% de las parejas que comían mariscos con menos frecuencia, según el informe.

Los investigadores notaron que este vínculo entre la ingesta de mariscos y el embarazo no podía explicarse únicamente por el sexo más frecuente que tenían las parejas. Eso sugiere que la ingesta de mariscos podría afectar la calidad del semen, la ovulación o la calidad del embrión.

"Nuestros resultados enfatizan la importancia no solo de la dieta femenina sino también masculina a tiempo para el embarazo y sugiere que ambas partes deberían incorporar más mariscos en sus dietas para obtener el máximo beneficio de fertilidad", dijo Gaskins en un comunicado de prensa de The Endocrine Society.

El Dr. Tomer Singer dirige la endocrinología reproductiva y la infertilidad en el Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. Él no participó en el nuevo estudio, y destacó que una relación de causa y efecto no está clara según los resultados.

Es incierto "si estas parejas se benefician de los ingredientes reales que se encuentran en los mariscos", dijo Singer. Tal vez "estos hallazgos fueron una coincidencia y estas parejas en realidad eran más saludables, estaban habituados a una dieta más sana en general o tenían más fechas para una 'noche de sushi'", razonó.

El pescado es rico en proteínas y otros nutrientes que son beneficiosos para las mujeres embarazadas y los que intentan concebir, pero muchas mujeres embarazadas limitan su ingesta debido a los temores sobre la exposición al mercurio.

"Lo que es seguro es que este estudio ayudará a las parejas que evitan los mariscos debido al miedo al mercurio alto a consumir mariscos dos o tres veces a la semana, ya que la mayoría de los mariscos en los Estados Unidos tienen niveles bajos de mercurio", dijo Singer.

La exposición al mercurio puede afectar el desarrollo de los niños y los bebés por nacer. Ciertos tipos de peces tienen niveles potencialmente nocivos de mercurio, como el tiburón, el pez espada o la caballa.

La clave radica en que las sustancias que posee el pescado favorecen a la limpieza del sistema circulatorio lo que, en definitiva, termina siendo propicio para mantener enérgicas relaciones sexuales.

La erección del órgano sexual masculino se logra a través de una respuesta vascular, y la ingesta de pescado es altamente favorable para el sistema circulatorio.

Así lo afirmó el urólogo Fabián Gómez, asesor científico del Boston Medical Group, quien destacó que "lo que lo diferencia de otros alimentos de origen animal es que el pescado contiene ácidos grasos poliinsaturados (básicamente los omega-3) en cantidades comprendidas entre un 25% y un 45%".

"Estos ácidos grasos están relacionados con la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares por su capacidad de aumentar el HDL (llamado vulgarmente colesterol bueno) y reducir el LDL (colesterol malo), el colesterol total y los triglicéridos", indicó Gómez. La mala alimentación, unos hábitos de vida poco saludables y el sedentarismo contribuyen al deterioro del sistema circulatorio, por lo que estos hábitos son poco recomendables para la salud en general, para el buen mantenimiento físico del organismo y para mantener una vida sexual plena.

Son muchos los indicios que apuntan a los beneficios de una dieta rica en pescado para aumentar el apetito sexual, elemento indispensable para lograr el embarazo deseado. Comer pescado aumenta el apetito sexual y la fertilidad.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas