7 cosas que debes saber antes de entrar a la piscina este verano

EN LA PISCINA, PRUDENCIA

7 cosas que debes saber antes de entrar a la piscina este verano

7 cosas que debes saber antes de entrar a la piscina este verano.

Ahora que el verano está en pleno apogeo, es posible que estés considerando un refrescante chapuzón en tu piscina más cercana. Antes de hacerlo, nos gustaría compartir un poco de información bien interesante contigo.

(Spoiler: las piscinas públicas pueden ser una guarrada).

Siete cosas que debes saber antes de nadar en una piscina pública

Antes de saltar a lo loco, recuerda estos siete importanets consejos indispensables para la temporada de calor que está al punto de abrasarnos.

 

1. Hay virus al acecho

Según lo establecido por la American Chemical Society, aunque las piscinas se desinfectan, no son tan limpias como la gente cree. A medida que cada nuevo nadador salta a la piscina, se liberan cada vez más microbios en el agua. Esto puede provocar virus en los oídos, los ojos y el sistema gastrointestinal. Por desgracia, es una posibilidad real el salir de la piscina con algún síntoma: desde dolores de oído hasta ojos rosados. Ya sabes, protégete.

 

2. Podrías estar nadando entre residuos fecales

Lo sé, esta no es la imagen más deseable, ¡así que pedimos perdón! Sin embargo, es importante entender que esto no es nada extraordinariamente complejo de observar. Según lo expresado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (CDC), las heces se "introducen con frecuencia" en el agua de la piscina. Esperemos que sea una costumbre más habitual en el país de Donald Trump. Con ese presidente, casi parece una obligación.

 

Al probar los filtros de grupo, el 58 por ciento dieron positivo para E. coli (que es una bacteria que normalmente se encuentra en el intestino humano y las heces). Además, el 25 por ciento de las personas admitió que iría a nadar a pesar de tener diarrea.

 

3. No te olvides de la presencia de orina

Muchos se refieren a las piscinas públicas como baños públicos (sí, lo sé, es difícil admitirlo pero no entenderlo). Aunque es difícil de asimilar (qué asco), en muchos sentidos, la orina es bastante estéril. Sin embargo, el problema radica en los componentes de la orina que reaccionan con el cloro. Se cree que esta combinación puede aumentar su exposición a carcinógenos. Poca broma.

 

4. Hay gérmenes que el cloro no puede matar

No es agradable nadar en una bañera gigante de cloro. Sin embargo, para la mayoría de las personas, proporciona una sensación de seguridad en términos de esterilización. Aunque el cloro sin duda matará muchos gérmenes, hay algunos que no se pueden eliminar. Es posible que hayas oído hablar de alguno de estos gérmenes, a los que se conoce como crypto.

El Cryptosporidium o "crypto" para abreviar, fue popular porque los servicios sanitarios advirtieron sobre posibles enfermedades relacionadas con este germen. En piscinas que están bien cuidadas, el crypto puede vivir hasta diez días. Aquellos que están expuestos pueden experimentar diarrea por una o dos semanas.

7 cosas que debes saber antes de entrar a la piscina este verano

5. Exposición a compuestos químicos agresivos

Como se indicó anteriormente, cuando ciertos químicos comienzan a interactuar con el cloro, esto puede resultar en un cóctel tóxico. Incluso si no hubiera orina presente (lo cual es muy poco probable, insisto), todavía quedarían compuestos en el agua de la piscina debido al sudor humano y al uso regular de protección solar. La verdadera preocupación es que estos subproductos podrían causar daño genético real.

 

6. Las piscinas públicas pueden ser grandes bañeras

Un chapuzón en la piscina puede ser refrescante, lo que puede ser el motivo por el que el 52 por ciento de las personas no se ducha antes de dirigirse a una piscina pública. Visto el detalle, ya puedes imaginar cuánta suciedad y cuántos gérmenes terminan en el agua de la piscina (sin mencionar los posibles patógenos). Lo que aún es peor, es que los adultos tienden a ingerir aproximadamente media onza cada vez que nadan (es probable que los niños traguen el doble de esa cantidad).

7 cosas que debes saber antes de entrar a la piscina este verano

7. Nidos de pañales para bebés

Ya hemos hablado de la caca. Sin embargo, es importante tener en cuenta que hay piscinas para bebés por una razón. Aunque estas piscinas tienden a ser más seguras para los niños pequeños, también mantienen los pañales fuera de la piscina. Y hay un hecho demostrable: el hecho es que los pañales de agua realmente no funcionan. Innumerables estudios han demostrado que estos pañales se filtran sin parar.

Una conclusión bastante increíble es que la tasa de brotes en piscinas públicas está en constante aumento. A medida que las piscinas públicas se vuelven más comunes y accesibles, hay más oportunidades para que ocurran brotes. Lo que es peor, es que cuando hay brotes documentados, aproximadamente tres cuartas partes de las piscinas pasan por estar adecuadamente tratadas con cloro.

Después de leer la información anterior, es probable que pienses lo mismo que yo: los lagos y los ríos nunca han resultado tan atractivos cuando se trata de una escapada de verano ahora que sabemos que los verdaderos monstruos del verano son invisibles y están entre la espuma y el jolgorio de la piscina de tu urbanización.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

3 votos

Noticias relacionadas