¿Cómo curar una ampolla?

PASOS A SEGUIR

como curar ampolla Consejos para curar una ampolla cuando es grande y duele.

Las ampollas pueden aparecer en cualquier parte de cuerpo a causa de la fricción o de una quemadura. Los lugares más habitual donde suelen aparecer son las manos y los pies y, aunque si son pequeñas no deben preocuparnos, cuando son algo más grandes pueden llegar a ser bastante incómodas y dolorosas.

Si la ampolla es pequeña, lo mejor es que se cure por sí misma, pero si es grande deberíamos hacer algo para que se cure lo mejor posible y cuanto antes.

Como ya te habrás fijado, las ampollas son una especie de bolsas llenas de líquido que se forman en la superficie de la piel. La piel que cubre la ampolla actúa como protección y no debemos intentar pincharlas o vaciarlas ya que, al cabo de unos días, el cuerpo absorbe por si mismo este líquido y hace que desaparezca. En el caso de las ampollas pequeñas, el cuerpo actuará de este modo pasados un par de días y la ampolla desaparecerá. Al no tocarla ni drenarla, evitamos que se infecte.

Pero aunque intentemos no tocarla, hay casos en los que es inevitable que la ampolla estalle sola. En estos casos, debemos tener cuidado para que no se produzca una infección en la zona de la ampolla. Lo primero que debemos hacer es dejar que el líquido salga por completo antes de cubrirla o vendarla. Cuando se haya vaciado, limpia bien la zona con cuidado para que no se infecte y cúbrela con una venda estéril hasta que se haya curado.

como curar ampolla

¿Qué hacer si la ampolla duele mucho?

Como hemos mencionado más arriba, aunque la mayoría de ampollas se curan por si mismas y desaparecen en unos días, en el caso de las ampollas más grandes pueden levar a producir mucho dolor y conviene que las drenemos para que se curen cuanto antes. Aunque la mayoría de los médicos recomiendan que no drenemos las ampollas, sí hay casos en los que es inevitable. Por ejemplo, si somos deportistas y tenemos una ampolla en el piel, es preferible drenarla y cubrirla bien antes de volver a correr con ella. En los casos en los que son muy grandes y dolorosas también es conveniente, aunque podemos acudir a un médico para que lo haga de la forma correcta.

Si quieres drenar una ampolla, lo primero que debes hacer es lavar bien tus manos con agua y jabón para evitar las infecciones. Después deberás utilizar una aguja, la cual debes esterilizar previamente. Utiliza una aguja fina y afilada y límpiala con alcohol o métela en agua hirviendo, según el método que prefieras.

Cuando esté desinfectada la aguja y nuestras manos limpias, podremos proceder a drenar la ampolla con ella. Punza en varios puntos del borde de la ampolla y ten a mano un pañuelo de papel limpio para presionar suavemente y que salga todo el líquido. Deja la piel de la ampolla que ha quedado en la zona para que proteja la herida, nunca debes quitarla.

como curar ampolla

Cuando se haya vaciado, deberemos aplicar un poco de crema antibacteriana para mantener la zona protegida y sin infecciones. Este tipo de cremas, que puedes comprar en la farmacia, mantiene alejadas las bacterias y además evita que la venda con la que la cubramos se quede pegada a la piel.

La venda con la que la cubramos puede ser una gasa o un apósito de gel, ya que ambos evitan que pase la suciedad y que se infecten. Procura que quede perfectamente pegado y que te resulte cómo, especialmente si la ampolla estaba en el pies. Si no está bien colocado dejará pasar el sudor y la suciedad y podría infectarse. No olvides que este apósito o vendaje debe ser cambiado por uno limpio cada día.

Haciendo esta cura cada día, tu ampolla debería estar curada pasada una semana, aproximadamente. Si pasado este tiempo ves algún signo de infección o crees que no tiene buen aspecto, acude a tu médico sin dudarlo ya que podría tratarse de una infección. A veces, si la ampolla es muy grande, puede que necesites antibióticos o algún otro medicamento para acabar de curarse.

Cuando una ampolla está infectada, la piel de alrededor se vuelve rojiza, la zona se inflama y se acumula pus en la ampolla, en vez de vaciarse y curarse. En los casos en los que la infección es muy grande, puede llegar a dar fiebre. Si observamos algunos de estos síntomas, debemos acudir al médico cuanto antes.

Productos para curar ampollas

Si prefieres hacer tus curas con remedios naturales, hay algunos productos que pueden serte útiles. Por ejemplo, el vinagre de manzana, que es un remedio natural para cuidar muchas dolencias, entre ellas las ampollas.

El aloe vera, conocida por sus múltiples propiedades y sus beneficios para la piel, también puede ser un buen remedio casero, así como el té verde, en el que podemos remojar nuestra ampolla para aliviar el dolor y el hinchazón.

Sabes cómo curar una ampolla te ayudará a seguir los pasos correctos y no empeorar su estado para que se cure cuanto antes. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

18 votos

Noticias relacionadas