¿Por qué todo sabe mal después de lavarse los dientes?

MAL GUSTO POR LA MAÑANA

Cuando nos lavamos los dientes y después tomamos una bebida que no sea agua, el sabor es completamente distinto: mucho más desagradable. Esto es una faena si lo primero que haces nada más levantarte es cuidar tu higiene dental y después te pones a desayunar. Pero, ¿por qué todo sabe mal después de lavarse los dientes?

La culpa de este hecho la tiene el laurisulfato de sodio, uno de los componentes de la pasta de dientes. Este producto sirve para crear espuma y facilitar la acción del cepillado, pero también interfiere en el trabajo de las papilas gustativas, colapsándolas y evitando que funcionen correctamente durante un rato.

El laurisulfato afecta a las papilas de dos formas: por un lado, anula los receptores que perciben la dulzura, por lo que no podemos saborearla en las comidas y bebidas que tomamos. En cambio, los sabores ácidos y amargos no se ven anulados, al contrario: notamos como lo amargo predomina sobre cualquier otro sabor en nuestra boca.

Ya sabes por qué todo sabe mal después de lavarse los dientes. ¿Te ha pasado alguna vez?

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

5 votos

Noticias relacionadas