Los peligros de los gimnasios low cost

LO BARATO PUEDE SALIR CARO

gimnasio low cost

¿Estás pensando en apuntarte a un gimnasio low cost? Ten en cuenta estas cosas.

Los tiempos que corren no están para gastos desmesurados. Hubo un tiempo, además, que los gimnasios eran un producto de lujo y no todo el mundo podía permitirse apuntarse a uno, por muy motivado que se estuviese para estar en forma y perder peso. Por eso, recientemente han proliferado los llamados gimnasios low cost, unas instalaciones gigantescas en las que, por un muy módico precio, te aseguran los mismos resultados que en otros gimnasios más especializados y caros.

Si eres un deportista principiante, te aconsejamos que evites este tipo de gimnasios pues en lo que ahorran es, precisamente, en monitores especializados para que te asesoren a usar las máquinas como es debido, a perder peso de un modo eficiente y, lo más importante de todo, te evita lesiones que pueden revestir, con el tiempo, en problemas de salud más importantes. Este tipo de gimnasios ofrecen el servicio del monitor con un precio añadido, por lo que si decides contratarlo, al final, estarás pagando lo mismo o más que en un gimnasio con monitores de sala.

Otro peligro del gimnasio low cost es que, si no tenemos a nadie que nos asesore, tendemos a fijarnos en los demás a la hora de hacer los ejercicios y nadie nos asegura que el resto lo esté haciendo de manera adecuada. Si decidimos ir por nuestra cuenta, deberemos prestar atención a nuestro cuerpo y, ante el más mínimo dolor o tensión, parar. Si no tenemos un plan de ejercicios musculares dirigidos, lo mejor es que, al principio, nos hagamos de una rutina para desarrollar todos los músculos en general. Lo más aconsejable si estamos empezando a entrenar, no obstante, es acudir a un centro con monitores de sala. Los gimnasios low cost pueden traer perjuicios para la salud que no preveíamos.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

5 votos

Noticias relacionadas