Dieta para no dejar de disfrutar del verano

AL RICO CHIRINGUITO

Es agosto, las playas están hasta arriba de gente y tienes que caerle muy bien a alguien para encontrar sitio para comer en un chiringuito. Cuando llevas un rato esperando y por fin están en la mesa, te enfrentas con la difícil decisión de ceñirte a tu dieta o disfrutar de los placeres del verano. Estás de suerte: no hace falta que prescindas de ninguno de los dos.

- Si pides marisco, que sea fresco. Pero evita las salsas, mejor échale aceite o limón.

- La bebida siempre es un problema. Ya sabemos que agua en esos ambientes playeros sólo hay la del mar. Pero para acompañar a los pescaítos, pide vino. Deja de lado la cerveza y los refrescos.

- De primero siempre entra bien una ensalada bien fresquita.

- Siempre se agradece que, al pedir una bebida, el camarero traiga algo para picar. Pero si te dan a elegir, mejor que no sean patatas ni aceitunas porque necesitarás más de las debidas para saciar el hambre (además suelen ser adictivas y es difícil comer sólo una). Opta por pan con aceite.

- Si tomas gazpacho, que sea sin pan.

Si sigues estos consejos, podrás disfrutar del verano y seguir con tu dieta a la vez. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

4 votos

Noticias relacionadas