El nuevo coronavirus es realmente estacional, seg√ļn un estudio

El nuevo coronavirus es realmente estacional, seg√ļn un estudio

Las temperaturas c√°lidas y los climas tropicales pueden ayudar realmente a reducir la propagaci√≥n del COVID-9, seg√ļn sugiere un nuevo estudio.

El estudio descubrió que los lugares con temperaturas cálidas y largas horas de luz solar -como los países cercanos al ecuador y los que experimentan el verano- tenían una menor tasa de casos de COVID-19, en comparación con los países más alejados del ecuador y los que experimentan un clima más frío.

Los resultados se mantuvieron incluso despu√©s de que los investigadores tuvieran en cuenta otros factores que podr√≠an afectar tanto a la propagaci√≥n del COVID-19 como al n√ļmero de casos notificados, como el nivel de urbanizaci√≥n de un pa√≠s y la intensidad de las pruebas del COVID-19.

No obstante, los autores subrayan que sus hallazgos no significan que el clima veraniego vaya a eliminar el COVID-19, sino que puede dar a la gente una ventaja contra la enfermedad.

"Nuestros resultados no implican que la enfermedad desaparezca durante el verano o que no afecte a los pa√≠ses cercanos al ecuador", escribieron los autores en su art√≠culo, publicado el 27 de abril en la revista Scientific Reports. "M√°s bien, es probable que las temperaturas m√°s altas y la radiaci√≥n UV [ultravioleta] m√°s intensa en verano apoyen las medidas de salud p√ļblica para contener el SARS-CoV-2", el nuevo coronavirus causante del COVID-19.

14 mitos sobre el coronavirus desmontados por la ciencia

Virus estacional

Poco después de que comenzara la pandemia de COVID-19 en el invierno de 2020, se especuló con la posibilidad de que las temperaturas estivales pudieran suponer un alivio para el COVID-19. De hecho, muchos virus respiratorios, incluidos los de la gripe, muestran un patrón estacional, alcanzando su máximo durante el invierno y disminuyendo durante el verano.

Los cient√≠ficos no saben con certeza por qu√© estos virus siguen un patr√≥n estacional, pero se cree que hay una serie de factores que influyen. Por ejemplo, los estudios sugieren que muchos virus respiratorios son m√°s estables y permanecen en el aire durante m√°s tiempo en entornos con temperaturas fr√≠as y baja humedad, seg√ļn inform√≥ anteriormente Live Science. Los comportamientos humanos, como reunirse en casa en invierno, tambi√©n podr√≠an impulsar la transmisi√≥n.

Los estudios en platos de laboratorio también han descubierto que la temperatura y la humedad elevadas reducen la supervivencia del SARS-CoV-2, pero no está claro si esto se traduce en la transmisión en el mundo real.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron información de 117 países, utilizando datos sobre la propagación del COVID-19 desde el inicio de la pandemia hasta el 9 de enero de 2021. Utilizaron métodos estadísticos para examinar la relación entre la latitud de un país -que afecta a la cantidad de luz solar que recibe, así como a la temperatura y la humedad- y su nivel de propagación del COVID-19. También utilizaron datos de la Organización Mundial de la Salud para controlar los factores que podrían afectar a la intensidad con que un país se ve afectado por el COVID-19, como los viajes en avión, el gasto en atención sanitaria, la proporción de adultos mayores con respecto a los jóvenes y el desarrollo económico.

Descubrieron que cada aumento de 1 grado en la latitud de un pa√≠s con respecto al ecuador estaba relacionado con un aumento del 4,3% en el n√ļmero de casos de COVID-19 por mill√≥n de personas. Esto significa que si un pa√≠s est√° a 620 millas (1.000 kil√≥metros) m√°s cerca del ecuador en comparaci√≥n con otro, el pa√≠s m√°s cercano al ecuador podr√≠a esperar tener un 33% menos de casos de COVID-19 por mill√≥n de personas, con todos los dem√°s factores iguales entre los pa√≠ses.

CONTENIDO RELACIONADO

-20 de las peores epidemias y pandemias de la historia

-Por qué la gripe ataca en invierno

-¬ŅPodr√≠a el nuevo coronavirus convertirse alg√ļn d√≠a en un resfriado com√ļn?

"Nuestros resultados son consistentes con la hipótesis de que el calor y la luz solar reducen la propagación de

SARS-CoV-2 y la prevalencia de COVID-19", seg√ļn los autores, del Instituto Heidelberg de Salud Global en Alemania y de la Academia China de Ciencias M√©dicas en Pek√≠n. Los resultados tambi√©n significan que "la amenaza de resurgimiento de la epidemia puede aumentar durante el invierno", como se vio en muchos pa√≠ses del hemisferio norte en diciembre de 2020 y enero de 2021, dijeron.

Los autores se√Īalan que su estudio s√≥lo incluy√≥ datos hasta el 9 de enero de 2021, antes de que una serie de variantes de COVID-19, incluidas las variantes que surgieron por primera vez en Sud√°frica y el Reino Unido, despegaran en todo el mundo, por lo que no est√° claro si estas variantes mostrar√°n patrones similares de infecci√≥n estacional.

Noticias relacionadas