Los liquidadores de Chern贸bil no transmitieron los da帽os de la radiaci贸n a sus hijos

Los liquidadores de Chern贸bil no transmitieron los da帽os de la radiaci贸n a sus hijos

La exposici贸n a la radiaci贸n del desastre de Chern贸bil de 1986 -el accidente nuclear m谩s mort铆fero del mundo- aument贸 el riesgo de ciertas mutaciones relacionadas con el c谩ncer de tiroides, pero no caus贸 nuevas mutaciones en el ADN que los padres que limpiaron despu茅s del accidente nuclear transmitieron a sus hijos, seg煤n dos nuevos estudios.

La nueva investigaci贸n es un paso adelante en la comprensi贸n de los mecanismos que impulsan el c谩ncer de tiroides humano, dijo Stephen Chanock, director de la divisi贸n de epidemiolog铆a y gen茅tica del c谩ncer en el Instituto Nacional del C谩ncer (NCI) de EE.UU. y el autor principal de ambos trabajos de investigaci贸n. Tambi茅n es tranquilizador para las personas expuestas a la radiaci贸n en sucesos como el desastre de la central nuclear de Fukushima en 2011 y que planean formar una familia, dijo Chanock a Live Science.

"Las personas que recibieron dosis muy altas de radiaci贸n no tuvieron m谩s mutaciones en la siguiente generaci贸n", dijo. "Eso nos dice que si hay alg煤n efecto es muy, muy sutil y muy raro".

Ver im谩genes de Chern贸bil, congeladas en el tiempo

La lluvia radiactiva de Chern贸bil

El accidente nuclear de Chern贸bil, ocurrido el 26 de abril de 1986, expuso a los residentes de Ucrania, Bielorrusia y la cercana Federaci贸n Rusa a una nube de contaminaci贸n radiactiva. La investigaci贸n epidemiol贸gica ha demostrado que los expuestos ten铆an un mayor riesgo que los no expuestos de padecer un tipo particular de c谩ncer de tiroides llamado carcinoma papilar de tiroides. (Afortunadamente, este tipo de c谩ncer es tratable y tiene una alta tasa de supervivencia, seg煤n la Asociaci贸n Americana de Tiroides). Cuanto m谩s joven sea la persona en el momento de la exposici贸n a la radiaci贸n, mayor ser谩 el riesgo de desarrollar un carcinoma papilar de tiroides en el futuro.

En el nuevo estudio, Chanock y sus colegas analizaron el tejido de los tumores de carcinoma de tiroides conservados en el Banco de Tejidos de Chern贸bil, comparando la gen茅tica de los tumores de 359 personas que estuvieron expuestas a la radiaci贸n de Chern贸bil antes de la edad adulta con la de los tumores de personas de la misma regi贸n que nacieron m谩s de nueve meses despu茅s del accidente de Chern贸bil y que, por tanto, no estuvieron directamente expuestas. La exposici贸n a la radiaci贸n de estos individuos estaba bien estudiada, por lo que los investigadores pod铆an determinar no s贸lo si una persona hab铆a estado expuesta a la radiaci贸n, sino tambi茅n en qu茅 medida.

Los investigadores descubrieron que, a mayor exposici贸n a la radiaci贸n, el tejido tumoral presentaba mayores niveles de roturas de ADN de doble cadena, en las que las dos hebras que componen el ADN se rompen en el mismo punto. Las c茅lulas disponen de mecanismos de reparaci贸n para arreglar estas roturas, pero los resultados mostraron que los tumores tambi茅n ten铆an errores en estos mecanismos de reparaci贸n, en particular uno llamado uni贸n de extremos no hom贸logos (NEHJ).

"Tienen un solo error importante que impulsa el c谩ncer", dijo Chanock, a帽adiendo que esta era la primera vez que los investigadores han sido capaces de identificar tal conductor en un c谩ncer humano.

Estos errores no son exclusivos de los c谩nceres causados por la radiaci贸n, dijo Chanock. Las mismas mutaciones se produjeron en personas no expuestas con tumores, s贸lo que en una proporci贸n menor. Tambi茅n se producen en otros tipos de c谩ncer junto con otras mutaciones, dijo Chanock. Por ello, tiene la esperanza de que los resultados puedan conducir a nuevos estudios de f谩rmacos dirigidos a estos genes y a los procesos celulares que dirigen.

La pr贸xima generaci贸n

En un segundo estudio, los investigadores buscaron posibles efectos multigeneracionales de la exposici贸n a la radiaci贸n. Estudios anteriores sobre los supervivientes de la bomba at贸mica de Hiroshima y Nagasaki no han encontrado pruebas de defectos cong茅nitos importantes, mortinatos o muertes de reci茅n nacidos en los beb茅s concebidos despu茅s de la exposici贸n, aunque un nuevo an谩lisis reciente de los datos sugiere la posibilidad de un mayor riesgo.

El estudio actual se centr贸 en los hijos vivos de un grupo conocido como los liquidadores, personas que trabajaron en la central para limpiar el desastre radiactivo en los meses posteriores a la cat谩strofe. Los investigadores secuenciaron los genomas completos de 130 ni帽os nacidos entre 1987 y 2002 de estas personas, que estuvieron expuestas a niveles de radiaci贸n muy elevados.

El equipo de investigaci贸n buscaba mutaciones de novo, es decir, mutaciones gen茅ticas totalmente nuevas encontradas en el ADN del ni帽o que no estaban en el genoma de ninguno de los padres. Un aumento de las mutaciones gen茅ticas en el ni帽o, pero no en los padres, sugerir铆a que la radiaci贸n estaba da帽ando el esperma o el 贸vulo. No encontrar ning煤n aumento en las mutaciones de novo sugerir铆a que los ni帽os escapan en gran medida a los da帽os en su ADN por la exposici贸n de sus padres.

Entre 50 y 100 de estas mutaciones se producen de forma natural en cada generaci贸n, y los resultados mostraron que las mutaciones se produjeron a un ritmo similar en los hijos de los liquidadores de Chern贸bil. No hubo ning煤n efecto de la radiaci贸n.

"Se trata de un trabajo extraordinario", dijo Daniel Stram, profesor de medicina preventiva de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, que no particip贸 en la investigaci贸n. "Realmente est谩 uniendo el lado gen茅tico y el de la epidemiolog铆a de la radiaci贸n".

CONTENIDO RELACIONADO

-Los 10 c谩nceres m谩s mort铆feros y por qu茅 no hay cura

-7 cosas extra帽as que aumentan el riesgo de c谩ncer (y una que no lo hace)

-5 cosas raras que no sab铆as sobre Chern贸bil

Desde hace tiempo existe la preocupaci贸n de que la exposici贸n a la radiaci贸n en el trabajo o en las terapias contra el c谩ncer pueda afectar a los futuros ni帽os, pero la nueva investigaci贸n es tranquilizadora, dijo Stram a Live Science.

"La gente ha hablado de hacer este tipo de trabajo durante d茅cadas", dijo. "S贸lo ahora tenemos la tecnolog铆a para poder abordar realmente las cuestiones".

Los dos trabajos se publican hoy (22 de abril) en la revista Science.

Noticias relacionadas