Los 10 mejores trucos para los dolores cuello

ACABA CON EL DOLOR
trucos dolor de cuelloSi estás sufriendo estos dolores, te recomendamos seguir los mejores trucos para los dolores de cuello.
 
Solo las personas que han sufrido un dolor intenso de cuello saben lo duro qué es convivir con ello. Estos dolores de cuello pueden ocasionarse por distintos motivos, Las personas que trabajan durante largas jornadas sentadas en una silla frente a una pantalla son los primeros afectados por estos dolores. Las malas posturas puede hacer que nuestra espalda y nuestro cuello se resientan y que, cuando queramos poner remedio a este problema, el dolor esté tan avanzado que necesitemos masajes o fármacos para aliviarnos. Para que esto no ocurra, es importante cuidar nuestra postura frente al ordenador cuando trabajamos, así como tomar pequeños descansos para caminar o cambiar de postura.
 
El estrés es otro de los motivos por los que aparecen estos incómodos dolores. La tensión puede hacer que nuestros músculos se contraigan y no sintamos rígidos. En otras ocasiones, estos dolores se deben a una mala postura durmiendo.
 
También hay enfermedades que pueden provocarnos un fuerte dolor en el cuello. En este caso, es importante visitar a un médico para que nos aconseje la mejor forma de solucionarlo. La enfermedad discal degenerativa. La estenosis espinal o la osteoartritis son algunas de estas enfermedades que pueden ocasionarnos estos dolores.
 
Aunque no suframos ninguna enfermedad, si sentimos un fuerte dolor en el cuello, es recomendable visitar a un médico para que nos haga algunas pruebas y detecte su origen. Aunque muchas veces estos dolores se solucionan en un tiempo y no son graves para nuestra salud, también pueden ser síntoma de alguna enfermedad.
 
Estos son algunos consejos para calmar el dolor de cuello.
 
1. Ejercita los músculos del cuello. Haz ejercicios que te ayuden fortalecer los músculos del cuello. Siempre poco a poco y con suavidad para no dañarlo. Empieza rotando tu cuello lentamente en círculos para estirar los músculos. Aunque te moleste un poco al realizarlos, cuando termines notarás alivio. Para que no te duela, empieza girando el cuello poco a poco y para cuando sientas dolor. Poco a poco irás teniendo más amplitud de movimiento. Realiza movimientos de adelanta hacia atrás, después de lado a lado y por último traza un ocho con un cabeza. Recuerda que no debes hacer movimientos bruscos y que todos los ejercicios tienen que ser movimientos suaves y lentos.
 
2. Si te duele mucho, toma algún analgésico. EL ibuprofecho y el paracetamol te aliviarán el dolor los primeros días de tu lesión, cuando este sea más intenso. No lo tomes con más frecuencia de la indicada en el prospecto y si tienes dudas sobre la dosis recomendada o durante cuánto tiempo tomarlas, pregunta siempre a un médico.
 
3. Date una ducha de agua caliente. El agua caliente –no tanto como para quemarte- te sentará bien. Deja caer el agua sobre tu cuello durante al menos cinco minutos y notarás como los músculos se relajan y te sientes más aliviado.
 
4. Date un baño con sales. Las sales de Epsom contienen magnesio y sulfato y actúan directamente sobre el foco del dolor. Date un baño con estas sales para relajarte –tanto tu cuerpo como tu mente- y notarás la zona más relajada y menos tensa, lo que hará que tu dolor disminuya.
 
5. Estimula la circulación con calor. Al igual que el agua caliente, colocar una almohadilla caliente sobre tu cuello hará que el dolor disminuya ya que el calor estimulará la circulación en esta zona. Coloca la almohadilla caliente en tu cuello y mantenla en la misma posición durante unos minutos antes de retirarla.
 
6. Aplica frío en tu cuello. Si el calor mejorará la circulación de tu cuello, el frío aliviará el dolor al instante. Para aplicar frío sobre tu cuello y disminuir la molestia, envuelve hielo en un paño o una camiseta y mantenlo unos minutos sobre la zona de tu cuello.
 
7. Aplícate un bálsamo. En el mercado puedes encontrar distintos tipos de bálsamos que sirven para aliviar el dolor de cuello. Algunos son a base de hierbas. SI aplicas estos bálsamos sobre la zona dolorida y das un pequeño masaje con los dedos sobre él, notarás como tu dolor disminuye y la zona se relaja, sintiendo un gran alivio al momento. Estos bálsamos son muy efectivos para dolores de cuello leves, ya que si lo aplicas durante varios días puedes conseguir acabar con el dolor y recuperar tu vida y tus actividades. Sin embargo, si el dolor de cuello es más fuerte o intenso, deberás probar otras cosas, además de visitar a un médico.
 
8. Sostén tu cuello con un corsé cuando el dolor sea muy intenso. Para dolores más fuertes deberás recurrir a otros remedios que actúen de forma más efectiva sobre el foco del dolor. Si tu dolor es tan fuerte que tu cuello está inestable y débil, deberás sujetarlo con un corsé. Puedes hacerte con uno en una tienda especializada o puedes fabricar uno casero con ayuda de una toalla. Enrolla una toalla de baño y colócala alrededor de tu cuello de forma que la base de tu cráneo quede apoyada sobre ella. Colócate en una posición cómoda y no hagas movimientos bruscos. Deberás descansar y mantener una posición de reposo.
 
Consulta también estos ejercicios para aliviar el dolor de cuello y estos trucos para mantener la espalda recta.
 
Estos trucoste serán muy útiles para tratar los dolores de cuellos y conseguir que se reduzcan en el menos tiempo posible. Recuerda que es fundamental para prevenirlos mantener siempre un buena postura.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

5 votos

Noticias relacionadas
load