Los cambios en la dieta ayudaron a este tipo a perder 24 libras en menos de 6 meses

Frustrado por haber ganado peso con lo que cre√≠a que era una dieta saludable, Kush Kapoor adelgaz√≥ sin dejar de ganar m√ļsculo. Aqu√≠ cuenta a Men's Health c√≥mo lo hizo.

Durante mucho tiempo me consideré una persona que comía de forma saludable. Llevo toda la vida luchando contra el peso y la imagen corporal, y de joven tuve sobrepeso. Un verano perdí 17 kg en ocho semanas, pero al volver a la escuela me di cuenta de que no sólo había perdido grasa, sino también mucha masa muscular. Me veía como una "gorda flaca": ya no me costaba entrar en la ropa, sí, pero seguía teniendo un exceso de grasa considerable alrededor del abdomen y el pecho.

Intent√© aumentar la masa muscular haciendo ejercicio, pero nunca llegu√© a tener una rutina constante. Llevaba una dieta "sana", pero entonces no me daba cuenta de que com√≠a en exceso. Recuper√© la mayor parte del peso y, cuando cumpl√≠ 18 a√Īos, me encontr√© de nuevo en el punto de partida: leyendo un n√ļmero en la b√°scula y sintiendo que se me hund√≠a el coraz√≥n.

Después de ver cómo se deshacían todos mis progresos, decidí que necesitaba ayuda. Me inscribí en Ultimate Performance Singapore y trabajé con un entrenador personal tanto en la dieta como en el ejercicio.

La gran revelaci√≥n para m√≠ fue bastante simple: las calor√≠as importan. Pens√© que pod√≠a comer todo lo que quisiera, siempre y cuando pudiera llamarlo "saludable". Si hubieras visto mis comidas antes de empezar en UP, pensar√≠as que ya estaba en un plan de p√©rdida de peso. No com√≠a az√ļcar refinado, cada comida consist√≠a en una porci√≥n considerable de prote√≠nas y verduras, y merendaba frutos secos y fruta. El problema era que com√≠a mucho m√°s de lo que necesitaba.

Empecé a prestar atención a lo que comía. Llevé la cuenta de mis calorías y macronutrientes, eliminando muchos alimentos densos en calorías y abasteciéndome de bayas, verduras y carnes magras como pechuga de pollo y pescado blanco. A menudo empezaba el día con un huevo revuelto con espinacas, y por la tarde una ensalada de col rizada con pollo a la parrilla. La cena solía consistir en una proteína más grasa con algunas verduras con almidón, y uno de mis tentempiés era rico en carbohidratos (normalmente alguna fruta), mientras que el otro era rico en proteínas (soy un gran fan de las carnes secas como el biltong). El gran cambio no fue lo que comí, sino la cantidad: Probablemente reduje mi consumo de calorías casi a la mitad.

También me comprometí a entrenar cinco días a la semana. Durante cuatro días iba al gimnasio, con dos días de empuje y dos de tirón. Luego hacía un día de brazos por mi cuenta. Empecé a hacer cardio en uno de mis días de descanso (normalmente una carrera de 30 minutos o una sesión de natación), pero lo eliminé rápidamente.

Uno de mis mayores cambios en mi estilo de vida fue aumentar mi n√ļmero de pasos a 10.000 al d√≠a, y m√°s tarde a 15.000. Algunos d√≠as me encontraba dando vueltas a la casa antes de la medianoche para alcanzar mis objetivos, pero al hacerlo, quemaba el mismo n√ļmero de calor√≠as que al correr durante 30 minutos.

En poco más de cinco meses, perdí 11 kg (24 libras) y bajé al 17,3% de grasa corporal; aumenté más de 5 kg (11 libras) de masa corporal magra. Aprendí la regla de oro: lo que más importa son las calorías que entran y las que salen. Y desafié mis propios límites, empujándome más allá de lo que creía posible en el gimnasio.

Lo que más me enorgullece es el cambio de estilo de vida que he hecho. El entrenamiento con pesas se ha convertido en parte de mi vida, y hay pocos lugares en los que me sienta más cómoda que en el gimnasio durante un entrenamiento. La dieta y el ejercicio son algunas de mis mayores prioridades; ir al gimnasio no sólo me ha hecho tener más confianza en mi aspecto, sino también en mi autocontrol y en mi capacidad para cumplir compromisos difíciles.

La b√ļsqueda de una versi√≥n mejor y m√°s fuerte de m√≠ misma me mantiene motivada y hace que sea casi imposible hacer trampas en mi dieta o saltarse un d√≠a en el gimnasio (aunque sigo siendo humana y tengo alg√ļn que otro baj√≥n); seguir√© esforz√°ndome en el gimnasio mientras sea capaz. A medida que m√°s amigos m√≠os tomen las riendas de su estado f√≠sico, espero seguir inspirando a la gente para que haga cambios positivos en su vida y servir de ejemplo de lo que hay que hacer, lo que hay que evitar y c√≥mo estar orgulloso de lo que uno es.

Para los que acaban de empezar, les animo a que se centren en su viaje. No caigas en la trampa de compararte con otras personas. Haz un seguimiento de tus levantamientos, controla tu progreso y si√©ntete orgulloso de ti mismo. Siempre encontrar√°s a alguien que pueda levantar m√°s que t√ļ, o que tenga un f√≠sico m√°s est√©tico que el tuyo, o que pueda comer de alguna manera mucho peor que t√ļ y aun as√≠ mantener su progreso; no deber√≠a importar. Cuando te centres en tu propio camino, ser√°s m√°s feliz.

Categorías:

Noticias relacionadas