Pesarse después de hacer ejercicio es engañoso

EL SUDOR TIENE LA CULPA

Pesarse después de hacer ejercicio es engañoso.

Después de salir a correr pesas menos porque has perdido muchos líquidos al sudar. Si ha sido una dura sesión y el sol pegaba fuerte, la diferencia de peso puede llegar a ser de dos kilos. Pero no des saltos de alegría. En cuanto te hidrates y comas recuperarás la mayor parte.

El peso es muy variable. Difiere según la hora del día o lo que hayas comido. Por eso, es aconsejable pesarse siempre a la misma hora: así tendrás una referencia clara. A poder ser, hazlo con la misma báscula, por la mañana y nunca después de haber comido o hacer ejercicio porque los resultados son engañosos. Tampoco te obsesiones, con pesarse una vez a la semana es suficiente.

No te deprimas ni pienses que hacer ejercicio no sirve. Quizá el primer día no lo notes, pero a medida que adquieres una rutina de ejercicios ese trabajo se deja ver en tu cuerpo. Poco a poco se irán agotando tus reservas de grasas y verás como la báscula te da resultados.

Ya sabes por qué pesarse después de hacer ejercicio es engañoso. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

19 votos

Noticias relacionadas
load