Alexander Skarsg氓rd y su impresionante dieta

ALEXANDER SKARSG脜RD EN SU MAYOR FORMA F脥SICA

alexander skarsgård as amleth in director robert eggers’ viking epic the northman

El hombre del norte, de Robert Eggers, estrenada en los cines la semana pasada, ve a Alexander Skarsgård en su mayor forma física para cualquier película hasta la fecha. El actor de La leyenda de Tarzán interpreta al príncipe vikingo Amleth, en busca de venganza, en la historia en la que Shakespeare basó Hamlet.

Con poco más que la piel de un animal y el ceño fruncido, Skarsgård pasa gran parte de la película blandiendo un hacha y llevando a cabo una sangrienta venganza, lo que convierte el proceso de rodaje en una seria prueba de resistencia física. ¿El secreto de su éxito? El entrenador profesional Magnus Lygdbäck, que trabajó con Skarsgård en el papel.

Desde que trabajaron juntos en La leyenda de Tarzán, Magnus Lygdbäck y Alexander Skarsgård se han hecho buenos amigos, y estaban deseando volver a formar equipo para "El hombre del norte".

"Estaba muy emocionado", dice Lygdbäck a Men's Health sobre el momento en que llegó la llamada: "Sabes lo que te espera con Alexander. Conoces su ética de trabajo, su genética es estupenda y nunca se queja". No está mal, ya que el proceso -que requirió que Skarsgård aumentara significativamente su volumen- fue intenso.

Lygdbäck subraya que la nutrición es tan importante como el entrenamiento cuando se trata de la transformación del cuerpo: "No es una división 50/50 o 60/40, es 100/100. Hay que estar al tanto de ambas cosas. No puedes entrenar y tener una mala dieta y esperar resultados. Puedes correr una maratón, pero eso no te va a dar un six-pack".

En cuanto a la dieta, la de Skarsgård variaba de 3.700 calorías diarias a 3.200, dependiendo de la fase en la que se encontrara. Dicho esto, Lygdbäck se interesa más por la nutrición que por el recuento de calorías.

Lygdbäck creó tres fases para ayudar a Skarsgård a bajar de peso a la vez que desarrolla la musculatura

"Soy un tipo macro: no me importan mucho las calorías. Se trata de comer la cantidad adecuada de proteínas, grasas y carbohidratos. Me concentro en comer cada tres horas. Alex hacía cinco comidas al día. Funcionó muy bien; si hubiera hecho tres comidas al día habría perdido peso".

El programa creado por Lygdbäck se dividía en tres fases. Comenzando con la fase de "acumulación/recuperación", Skarsgård comió un excedente de calorías y centró todo el entrenamiento en la creación de masa muscular. "La fase de acumulación fue larga", reflexiona Lygdbäck. No es de extrañar, en realidad, dado el volumen de músculo que la pareja necesitaba crear.

A esto le siguió la "fase de dieta", en la que se intenta mantener la mayor cantidad de masa muscular posible, pero se pierde toda la grasa corporal. Sólo hicimos tres semanas de esto porque no necesitaba cortar tanto, no gana mucha grasa corporal de forma natural".

La última pieza es el "mantenimiento", algo que Lygdbäck describe como "absolutamente la fase más difícil": "Ya estás ahí: tienes poca grasa corporal y mucha masa muscular y tienes que mantenerla mientras filmas y haces todas estas locuras todo el día".

¿Te apetece el reto? No te lo pongas demasiado difícil, aconseja Lygdbäck: "No aconsejo restricciones alimentarias. Tres de cada veinte comidas asegúrate de comer lo que quieras. No hagas ejercicio siete días a la semana; cinco puede ser el punto óptimo. Encuentra algo que te guste hacer, algo que tu cuerpo necesite, algo que quieras dominar y mejora eso. Intenta pensar de forma más holística".

Categor铆as:

Noticias relacionadas