Cómo saber si estás sufriendo un golpe de calor

ATENCIÓN A LOS SÍNTOMAS

Cómo saber si estás sufriendo un golpe de calor

Se considera golpe de calor cuando la temperatura corporal rebasa los 40° C. En la hipertermia el punto de ajuste hipotalámico no cambia, pero la temperatura corporal sube superando los mecanismos de regulación de temperatura. Como consecuencia de esto se produce el llamado golpe de calor.

En España, es frecuente que estos episodios ocurran en los meses de julio y agosto, cuando se superan los 40ºC de temperatura. Los golpes de calor son más frecuentes al comienzo de una ola de calor, dándose en las primeras 24 o 48 horas. Esto se debe a que el cuerpo aún no ha puesto en marcha los mecanismos de aclimatación, según recoge el informe Golpe de calor. A propósito de un caso estudio, publicado por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

El organismo tiende a sudar cuando la temperatura corporal va aumentando para mantenerse fresco. Cuando la temperatura del exterior es muy alta, el cuerpo expulsa el sudor de manera más lenta, lo que provoca que el cuerpo no se refresque lo suficiente si no se han tomado medidas adicionales. Si el cuerpo alcanza un alto grado de deshidratación y temperatura elevada (por encima de los 40ºC), algunos órganos comienzan a funcionar de manera errática, lo que provoca los distintos síntomas.

Si no se toman medidas con urgencia, los síntomas comenzarán a empeorar de manera progresiva, incluso aquellos no relacionados directamente con la temperatura, en el caso de que la persona presente otra patología anterior.

Síntomas

Sequedad y piel roja.

Pulso acelerado.

Dolor intenso de cabeza.

Calambres musculares y fatiga.

Náuseas o vómitos.

Confusión y pérdida de conciencia.

Cómo saber si estás sufriendo un golpe de calor

Prevención

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ofrece una serie de recomendaciones para combatir el calor y evitar que este provoque un golpe de calor:

Mantenerse hidratado constantemente bebiendo agua u otros líquidos. Se deben evitar bebidas alcohólicas, café, té o bebidas muy azucaradas.

Permanecer en lugares frescos o a la sombra.

En casa, bajar las persianas y cerrar ventanas para evitar que entre el sol, especialmente en las horas de mayor temperatura.

Comer de forma ligera, como ensaladas, frutas, verduras o zumos.

No hacer ejercicio al aire libre en las horas de mayor temperatura, generalmente desde las 12 del mediodía hasta las cinco de la tarde.

En la calle, utilizar ropa ligera y de color claro, que atrae menos el sol, calzado fresco que permita la transpiración y sombreros.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

15 votos

Noticias relacionadas
load