Cuidado con la “Operación bikini”

CUIDA LA NUTRICIÓN

Cuidado con la “Operación bikini”

Perder peso requiere una voluntad de hierro y cierta carga de sacrificio por nuestra parte. No estamos hablando de grandes sacrificios, pero sí de tomarse las cosas en serio.

Como cada año, el buen tiempo entra en juego y las vacaciones en la playa cada vez están más cerca, así que llegan las prisas de la temible “operación bikini” y la necesidad de apartar de una vez los kilos de la navidad que aún no se han ido.

En las semanas previas al verano todo son prisas por reducir centímetros. Lo primero que deberíamos hacer precisamente es abandonar el hábito de la ‘operación bikini’. Subir y bajar de peso continuamente puede provocar mayores problemas de salud que mantener un ligero sobrepeso. Además, cada vez nos costará más perder peso, sufriremos el efecto rebote, y no estaremos aprendiendo hábitos saludables de alimentación.

Si tenemos sospechas de que podemos tener sobrepeso u obesidad debemos acudir a nuestro médico de familia y a un dietista-nutricionista. El primero, realizará las pruebas médicas que considere necesarias para evaluar el estado de salud; y el dietista-nutricionista, analizará la composición corporal, los hábitos dietéticos, las características personales, etc, para identificar los posibles errores alimentarios que se puedan estar cometiendo y dar las herramientas necesarias para que la alimentación resulte suficiente, de calidad y personalizada, así como (si fuese necesario) facilitar una pérdida de peso adecuada, saludable y duradera.

Huye de las dietas milagro que prometen rápidas bajadas de peso en poco tiempo; las que prohíben el consumo de algún alimento o basan su éxito en el consumo de uno en concreto; las que incluyen la venta de productos para ayudar a bajar de peso... Todas ellas conducirán a una bajada de peso a base de la masa muscular y no tanto de la grasa, así como al llamado 'efecto rebote' puesto que no hay educación nutricional.

Las dietas ‘para todos’ no sirven, por eso es fundamental acudir a dietistas-nutricionistas, y asegurarnos de que lo sean realmente (es decir, Grado o Diplomado Universitario en Nutrición Humana y Dietética).

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

4 votos

Noticias relacionadas