¿Qué hacer cuando te sangra la nariz?

DETENER LA HEMORRAGIA

hemorragias nasales

Qué hacer cuando te sangra la nariz: consejos para detener la hemorragia.

Las hemorragias nasales o epistaxis son algo muy común que puede ocurrir en cualquier momento. Aunque son más propensos a sufrir hemorragias nasales paras personas con alergias nasales, sinusitis, hipertensión o trastornos sanguíneos, estas hemorragias pueden darse de forma espontánea en cualquier persona.

El motivo por el que se producen estas hemorragias nasales es que el revestimiento interno de la nariz ha sido dañado o está seco. En la mayoría de los casos, los vasos sanguíneos de la parte frontal del tabique nasal se separa de ambas fosas nasales y esto provoca la hemorragia.

Trucos para destapar la nariz 
Trucos caseros para despejar la nariz

Tipos de hemorragias nasales.

Los tipos de hemorragias nasales dependen de la zona en la nariz de la que provenga la sangre. Las hemorragias pueden ser frontales o posteriores. Como tercera opción, también están las hemorragias que podríamos catalogar de espontáneas. En estos casos, no puede detectarse la causa a simple vista.

Si eres propenso a tener hemorragias nasales, es importante que conozcas las causas que las originan y también como tratarlas para conseguir detenerlas. También es recomendable que acusas al médico para consultar tu problema y que te ayude a detectar el origen de tus hemorragias.

Qué hacer cuando te sangra la nariz.

Ponte en la posición correcta. Si desconoces el motivo por el que tu nariz ha empezado a sangrar, lo mejor es que te coloques en una situación adecuada. Siéntante en un lugar cómodo e inclina tu cabeza hacia delante para que la sangre drene a través de tus fosas nasales. Utiliza un trapo o una toalla para sujetarlo bajo tu nariz. Es muy importante que no te recuestes y que mantengas tu cabeza inclinada hacia delante. Si la colocas hacia atrás, la sangre podría pasar por la garganta.

Comprime tu nariz con los dedos. Presiona levemente con tu dedo índice y pulgar sobre tu nariz para detener la hemorragia. Esto hará que bloquees las fosas nasales gracias a la presión que ejerces sobre los vasos sanguíneos que están dañados y que han provocado el sangrado. Mantén esta posición durante diez minutos y si el sangrado no se detiene, vuelve a presionar tu nariz unos diez minutos más.

Rebaja tu temperatura corporal. Reducir la temperatura corporal puede ayudar a que se detenga el sangrado. Para ello puedes utilizar un poco de hielo y colocarlo en tus labios.

Utiliza un aerosol de oximetazolina. Si tus hemorragias son esporádicas y no tienes problemas de presión arterial alta, puedes emplear un aerosol de oximetazolina para detener el sangrado. Solo tienes que poner un poco de oximetazolina en dos pequeñas bolas de algodón e introducirlas en tus fosas nasales. Bastará con un par de gotitas para detener el sangrado. Pasados diez minutos, comprueba si ya se ha detenido la hemorragia y, si ha dejado de sangrar, mantén el algodón el tus fosas nasales durante una hora. Antes de recurrir a este truco, comprueba si puedes detener el sangrado simplemente presionando tu nariz con los dedos durante diez minutos. El uso muy continuado de la oximetazolina no es recomendable ya que puede provocar adicción y congestión nasal.

Cuando se haya detenido, lava tu nariz. Cuando te hayas asegurado de que tu nariz ya ha dejado de sangrar, lávala bien con agua tibia y mantente tranquilo sin realizar ninguna actividad ya que el sangrado podría volver. Descansa un rato y quédate sentado o recostado.

hemorragias nasales

¿Cómo prevenir las hemorragias nasales?

Aunque ya hemos mencionado que las hemorragias nasales pueden ser síntoma de alguna enfermedad o problema de salud, también son fruto de malos hábitos en algunas ocasiones. Estas son algunas cosas que debes evitar hacer si te sangra la nariz a menudo.

No te metas el dedo en la nariz, puedes provocarte una pequeña lesión que haga que tu nariz vuelva a sangrar. Si ya te ha sangrado previamente y te metes el dedo en la nariz, puedes desprender los coágulos de sangre que cubren los vasos sanguíneos que se han lesionado previamente

Mantén húmedo el revestimiento interno de la nariz. Un poco de vaselina en esta zona aplicada dos veces al día será suficiente para mantener húmeda esta parte de tu nariz.

Ten cerca un humedificador. Si tienes problemas de sangrados a menudo, es recomendable que te hagas con un humedificador que evite la sequedad excesida en la nariz.

Toma más fibra. El estreñimiento puede ser una de las causas que provoquen hemorragias nasales. Aumenta el consumo de fibra en tu dieta para que tus heces estén blancas y no aumente la presión arterial cuando vayas al baño. Esta presión aumenta las probabilidades de que se rompa algún vaso sanguíneo.

hemorragias nasales

Usa aerosoles salinos. Estos aerosoles solo contienen sal, por lo que no son malos para nuestra salud y nos ayudan a mantener un buen nivel de humedad en nuestra nariz. Puedes comprarlo o fabricar el tuyo propio mezclando tres cucharadas de sal sin yodo con una cucharadita de bicarbonato. Luego añade esta mezcla a 230ml de agua destilada y mézclalo bien.

A veces, los factores que provocan hemorragias nasales son simplemente ambientales, por lo que no debemos alarmarnos en todos los casos. Si te ocurre a menudo y no conoces la causa, es importante que lo consultes con un médico ya que podría tratarse de un síntoma de algún problema de salud. Si por el contrario te ocurre de forma ocasional, puedes poner en práctica estos consejos sobre lo que debes hacer cuando te sangra la nariz y así detener la hemorragia. 

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

20 votos

Noticias relacionadas