Las amebas "comecerebros" son una nueva preocupación en los estados del norte de EE.UU., advierten las autoridades sanitarias

Las amebas

Las mortales infecciones por amebas "comecerebros" suelen afectar a personas de los estados del sur de EE.UU., pero gracias al cambio clim√°tico, el organismo invasor del cerebro ha ampliado su √°rea de distribuci√≥n hacia el norte. A la luz de esta tendencia, la Asociaci√≥n de Salud P√ļblica de Ohio ha publicado recientemente un informe de casos para concienciar a los profesionales sanitarios del estado sobre esta enfermedad.

"El aumento de la incidencia de N. fowleri [una especie de ameba comecerebros] en los climas septentrionales no es más que una de las muchas formas en que el cambio climático amenaza la salud humana y merece una educación novedosa de los profesionales sanitarios", escribieron los autores del caso en un artículo publicado el 16 de mayo en la revista Ohio Journal of Public Health.

Seg√ļn los Centros para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades (CDC), la Naegleria fowleri es un organismo unicelular que suele vivir en el suelo y en el agua dulce templada, as√≠ como en alg√ļn dep√≥sito de agua, calentador o tuber√≠a. En raras ocasiones, la ameba puede infiltrarse en el cerebro humano y la m√©dula espinal entrando primero por la nariz de una persona, pero no puede llegar al cerebro si se ingiere en un trago de agua, por ejemplo, y no se propaga entre las personas. N. fowleri causa una infecci√≥n denominada meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), que casi siempre es mortal.

La PAM es poco frecuente: desde 1962, se han notificado entre cero y ocho casos al a√Īo en todo el pa√≠s, seg√ļn el informe. La mayor√≠a de estas infecciones se han relacionado con la nataci√≥n en el sur, en particular en Florida y Texas, pero desde 2010, los casos han comenzado a ocurrir en estados m√°s septentrionales, incluyendo los estados del Medio Oeste Minnesota, Kansas e Indiana.

Una ameba "comecerebros" mortal, tratada con éxito con un nuevo fármaco contra las infecciones urinarias

"Los profesionales de la salud p√ļblica de Ohio deben tomar nota de la incidencia de las infecciones por N fowleri en los estados del norte, incluidos Indiana, Iowa y Minnesota, as√≠ como en los destinos vacacionales habituales de los habitantes de Ohio en los que se han registrado casos de infecci√≥n por N fowleri, como Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia y Florida", se√Īala el nuevo informe de casos.

El informe describe un caso en el que una mujer de unos 30 a√Īos fue trasladada inconsciente a un hospital de un estado del Medio Oeste sin especificar tras experimentar fuertes dolores de cabeza, sensibilidad a la luz, n√°useas y confusi√≥n. En un principio se sospech√≥ que sufr√≠a meningitis bacteriana, o inflamaci√≥n cerebral causada por bacterias.

Sin embargo, durante una entrevista con el c√≥nyuge de la mujer, una enfermera de salud p√ļblica se enter√≥ de que la paciente y su familia hab√≠an ido a la playa de un lago de agua dulce cuatro d√≠as antes y ella hab√≠a sumergido la cabeza bajo el agua. (Los s√≠ntomas de la PAM suelen aparecer entre uno y 12 d√≠as despu√©s de que N. fowleri penetre en la nariz).

Las muestras de líquido cefalorraquídeo de la paciente -el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal- dieron negativo en bacterias, por lo que el equipo sospechó que la infección podía deberse a un virus. Pero como la paciente seguía empeorando rápidamente, su enfermera se puso en contacto con la Oficina de Enfermedades Infecciosas del departamento de salud estatal para averiguar otras posibles causas; el departamento estatal se puso entonces en contacto con los CDC. Dado que la paciente había estado recientemente en el lago, los CDC sugirieron que el culpable podría ser N. fowleri.

Tras transmitir esta información al equipo médico del paciente, los CDC facilitaron información sobre la miltefosina, un fármaco que ha matado a N. fowleri en el laboratorio y a otras especies de amebas comecerebros en personas.

"La paciente respondi√≥ favorablemente a la medicaci√≥n. Dos semanas despu√©s del inicio de los s√≠ntomas, se recuper√≥ con da√Īos neurol√≥gicos m√≠nimos y pudo reanudar una alta calidad de vida con su familia", dice el informe.

La PAM se trata con un pu√Īado de f√°rmacos, adem√°s de la miltefosina, que se cree que matan el N. fowleri y se utilizaron anteriormente en supervivientes de la infecci√≥n, seg√ļn los CDC. Un diagn√≥stico r√°pido es clave para que los pacientes empiecen a recibir estos tratamientos a tiempo y puedan marcar la diferencia.

Los profesionales sanitarios de los estados septentrionales deben investigar si los pacientes con s√≠ntomas de meningitis han nadado recientemente en agua dulce caliente, y deben ponerse en contacto con los CDC en el tel√©fono (800) 232-4636 si se sospecha la presencia de PAM, se√Īala el informe.

"Combinado con el aumento de la incidencia en los climas septentrionales, los profesionales de la salud p√ļblica y los proveedores de atenci√≥n sanitaria sin formaci√≥n ni conocimientos pueden agravar los per√≠odos de diagn√≥stico prolongados y retrasar el tratamiento sensible al tiempo en lo que, en √ļltima instancia, es un r√°pido declive para los pacientes de PAM", afirma el informe.

Categorías:

Noticias relacionadas