El magnate tecnológico Bryan Johnson se inyecta la sangre de su hijo adolescente en busca de la eterna juventud

El famoso magnate de la tecnolog√≠a Bryan Johnson prosigue su audaz empe√Īo de invertir el proceso de envejecimiento. Sin reparar en gastos, Johnson se ha adentrado en el controvertido terreno de la transfusi√≥n de plasma, con un poco de ayuda de sus allegados.


Nuestra información habitual sobre los magnates de la tecnología aquí en DMARGE se centra en los continuos dramas de Jeff Bezos con su nuevo superyate -que finalmente fue visto navegando por primera vez la semana pasada- o uno de los muchos líos de Elon Musk. Más recientemente, su sabia y largamente esperada decisión de dimitir como CEO de Twitter.

Por eso es un alivio ver a un triunfador de Silicon Valley invertir su tiempo y su ilimitado dinero en una inversi√≥n m√°s significativa. Bryan Johnson, fundador de la plataforma de pagos Braintree y, m√°s recientemente, de la empresa de neurotecnolog√≠a Kernel, ha llevado su b√ļsqueda de la eterna juventud a otro nivel.

MIRA: ¬ŅNo te apetece derrochar tus millones en intercambios de sangre? Sigue el ejemplo de Jeff Bezos...

Johnson, famoso ahora por su implacable b√ļsqueda de la juventud, ha dado el atrevido y √©ticamente cuestionable paso de aceptar donaciones de plasma de su propia familia, incluidos su hijo de 17 a√Īos, Talmage, y su padre de 70, Richard.

En una prestigiosa cl√≠nica de Dallas, una m√°quina de vanguardia proces√≥ su sangre, separ√°ndola en distintos componentes. A continuaci√≥n, el plasma l√≠quido, aparentemente rebosante de vitalidad, se inyect√≥ en las venas de Johnson con el objetivo de rejuvenecer y reparar los da√Īos celulares causados por el proceso de envejecimiento.

Con un patrimonio neto estimado en 500 millones de d√≥lares, Johnson -junto con un equipo m√©dico especializado- ha logrado reducir su edad biol√≥gica en m√°s de cinco a√Īos, con un coraz√≥n comparable al de una persona de 37 a√Īos, la piel de un joven de 28 y la capacidad pulmonar de un joven de 18 a√Īos. Estos resultados han catapultado a Johnson a la vanguardia de la investigaci√≥n antienvejecimiento.El magnate tecnol√≥gico Bryan Johnson se inyecta la sangre de su hijo adolescente en busca de la eterna juventud

Familias felices: Richard (izquierda), Bryan (centro) y Talmage (derecha). Imagen: Bloomberg

La comunidad científica en general sigue dividida sobre la eficacia de la transfusión de plasma como terapia antienvejecimiento. El concepto adquirió relevancia gracias a experimentos realizados en ratones, en los que la curación muscular y la regeneración de células hepáticas sugirieron resultados prometedores que podrían repetirse en seres humanos.

Sin embargo, estudios posteriores han revelado resultados m√°s contradictorios: la transfusi√≥n de sangre de ratones viejos a ratones j√≥venes acelera el proceso de envejecimiento del animal receptor. Mientras que el anciano padre de Johnson se encuentra mucho m√°s sano, los efectos a largo plazo sobre su hijo a√ļn est√°n por determinar.

Además de los incestuosos intercambios de sangre, Johnson sigue un riguroso régimen al que denomina "Proyecto Blueprint" para reforzar sus esfuerzos antienvejecimiento. El Proyecto Blueprint, que incluye, entre otras cosas, estimulación electromagnética del suelo pélvico, gafas que bloquean la luz azul y una ingesta calórica precisa, ha dado resultados positivos a Johnson y a su padre, que afirman haber perdido peso, mejorado su claridad mental y aumentado su vitalidad.El magnate tecnológico Bryan Johnson se inyecta la sangre de su hijo adolescente en busca de la eterna juventud

Un divertido día en familia en la clínica de sangre. Imagen: The Times

El objetivo final de Johnson es restaurar todas sus funciones corporales a su máximo rendimiento de juventud, desafiando eficazmente los efectos del tiempo. Como era de esperar, este ambicioso objetivo ha suscitado las críticas de los círculos científicos y médicos, pero Johnson se mantiene firme y afirma que su viaje sirve de importante catalizador para el debate sobre las posibilidades y las implicaciones éticas de la investigación antienvejecimiento.

Como ocurre con tantas tecnologías y tratamientos emergentes -la inminente legalización de la MDMA y la psilocibina en Australia es otro buen ejemplo-, el coste es un problema enorme, ya que la mayoría de los tratamientos elegidos por Johnson son inasequibles para la gente "normal".

Aunque sus esfuerzos plantean cuestiones importantes sobre las capacidades potenciales de tales tecnologías, al colocarle en un pedestal demasiado alto corremos el riesgo de glorificar y normalizar la capacidad de los superricos para perseguir "mejoras" corporales futuristas mientras los menos ricos se quedan atrás, incapaces de permitirse una asistencia sanitaria básica en la misma nación donde se llevan a cabo los tratamientos de Johnson.

Categorías:

Noticias relacionadas