Síntomas, tratamiento y estrategias de afrontamiento

 Síntomas, tratamiento y estrategias de afrontamiento

Si te sientes hinchado, con gases e inc√≥modo cada vez que comes productos l√°cteos, es probable que sufras de intolerancia a la lactosa. La lactosa es un az√ļcar que se encuentra de forma natural en la leche de vaca y en los alimentos l√°cteos como el queso, el yogur y el helado. Cuando tu cuerpo no es capaz de descomponerla, pasa al colon. La lactosa no digerida agrava los intestinos, provocando una serie de s√≠ntomas desagradables y afectando significativamente a tu calidad de vida.

Muchas personas luchan contra la intolerancia a la lactosa. Se ha sugerido que hasta el 68% de la poblaci√≥n mundial (se abre en una nueva pesta√Īa) tiene alguna forma de malabsorci√≥n de la lactosa, incluyendo casi un tercio de los adultos estadounidenses. Sin embargo, muchos no saben exactamente cu√°l es la causa de este problema, c√≥mo se presenta y c√≥mo manejarlo eficazmente.

Si sospechas que puedes ser intolerante a la lactosa, pero no sabes qué hacer, estás en el lugar adecuado. Aquí hemos creado una guía completa sobre la intolerancia a la lactosa para ayudarte a entender por qué te cuesta digerir los lácteos y qué opciones de tratamiento pueden ser las mejores para ti

. ¬ŅQu√© es la intolerancia a la lactosa?

Seg√ļn el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (se abre en una nueva pesta√Īa), la intolerancia a la lactosa es una enfermedad cr√≥nica en la que se experimentan s√≠ntomas digestivos desagradables despu√©s de consumir alimentos o bebidas que contienen lactosa. La lactosa es un az√ļcar que se encuentra de forma natural en la leche de vaca y en los productos l√°cteos, como el queso, los yogures o los helados. Como es un disac√°rido -una mol√©cula compuesta por otros dos az√ļcares, la glucosa y la galactosa- no puede ser absorbida por el organismo en su forma primaria. Cuando la lactosa pasa al colon sin ser digerida, agrava los intestinos y provoca s√≠ntomas desagradables.

Es importante distinguir entre la malabsorción de la lactosa y la intolerancia a la lactosa. No todas las personas que tienen problemas para digerir la lactosa experimentan los síntomas. Para ser diagnosticado clínicamente como intolerante a la lactosa, hay que experimentar continuamente síntomas digestivos perturbadores.

La intolerancia a la lactosa también es diferente a la alergia a la leche, que es un trastorno del sistema inmunitario. La alergia a la leche puede provocar una reacción alérgica potencialmente mortal a las proteínas presentes en los productos lácteos y suele aparecer en la infancia, mientras que la intolerancia a la lactosa suele aparecer más tarde y no supone un riesgo para la vida.

La intolerancia a la lactosa afecta a las personas de forma diferente. Algunos individuos pueden tolerar cantidades mucho m√°s altas de az√ļcar de los l√°cteos antes de tener alg√ļn s√≠ntoma. Ciertos grupos √©tnicos y raciales tambi√©n son m√°s propensos al riesgo.

En Estados Unidos

, los afroamericanos, los indios americanos, los asiáticos americanos y los hispanos tienden a tener mayores tasas de mala absorción de la lact

osa. Intolerancia a la lactosa: Síntomas y causas

Seg√ļn el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (se abre en una nueva pesta√Īa), los s√≠ntomas m√°s comunes de la intolerancia a la lactosa son hinchaz√≥n, diarrea, exceso de gases, n√°useas, dolor en el abdomen y v√≥mitos. La gravedad de estos s√≠ntomas var√≠a en funci√≥n de la cantidad de lactosa ingerida y del estado de salud.

La intolerancia a la lactosa suele ser el resultado de que el organismo no produce suficiente lactasa, una enzima digestiva que descompone las moléculas de lactosa en glucosa y galactosa. Cuando no se digiere, o se digiere parcialmente, la lactosa pasa al colon, donde es descompuesta por las bacterias intestinales. Este proceso aumenta la cantidad de líquido y gas en el sistema gastrointestinal.

 Síntomas, tratamiento y estrategias de afrontamiento

(Crédito de la imagen: Getty Images)

Hay varias razones por las que las personas desarrollan malabsorci√≥n de la lactosa. Seg√ļn una revisi√≥n publicada en la revista Nutrients (se abre en una nueva pesta√Īa), la causa m√°s com√ļn tiene su origen en la gen√©tica. En algunas personas, los genes responsables de la producci√≥n de lactasa no funcionan correctamente. Estos genes defectuosos pueden dar lugar a la no persistencia de la lactasa (tambi√©n conocida como deficiencia primaria de lactasa), una condici√≥n en la que los niveles de lactasa empiezan a descender despu√©s de la infancia. Por ello, muchas intolerancias a la lactosa suelen diagnosticarse m√°s tarde en la vida. Mientras que la deficiencia cong√©nita de lactasa, una condici√≥n en la que las personas comienzan a experimentar los s√≠ntomas desde el nacimiento, es menos com√ļn.

La intolerancia a la lactosa también puede ser provocada por una lesión en el intestino delgado, y esta condición suele denominarse intolerancia a la lactosa secundaria. Las infecciones y ciertas enfermedades, como la enfermedad de Crohn y la celiaquía, pueden afectar a la capacidad del organismo para digerir la lactosa.

Intolerancia a la lactosa: Diagnóstico y pruebas

El diagnóstico de una intolerancia a la lactosa implica varios pasos. En primer lugar, el médico te hará muchas preguntas para conocer bien tu historial personal y médico. Le preguntará por sus síntomas, sus antecedentes familiares, sus hábitos alimentarios y el tipo de medicamentos que toma regularmente. También puede realizar una exploración física. Después, el médico suele realizar algunas pruebas para comprobar si hay malabsorción de lactosa y excluir otras enfermedades crónicas que puedan presentar síntomas similares (como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad celíaca o el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado). También pueden pedirle que deje de comer y beber productos lácteos durante un tiempo para ver si los síntomas desaparecen. Si persisten a pesar de cambiar la dieta, pueden ser necesarias algunas pruebas adicionales para obtener un diagnóstico.

La prueba m√°s utilizada para diagnosticar la intolerancia a la lactosa es la prueba de hidr√≥geno en el aliento. Cuando la lactosa no se absorbe, pueden producirse niveles anormalmente altos de hidr√≥geno en el aliento. Un profesional m√©dico le proporcionar√° una dosis de bebida l√≠quida que contiene una peque√Īa cantidad de lactosa. Despu√©s de beberla, se le pedir√° que respire en un recipiente especial cada 30 minutos durante unas horas. Durante este tiempo, el m√©dico recoger√° sus mediciones de hidr√≥geno y controlar√° sus s√≠ntomas.

Otra forma de diagnosticar la intolerancia a la lactosa es la prueba de tolerancia a la leche. En esta prueba te dar√°n un vaso de leche de 500 ml y despu√©s se medir√°n tus niveles de az√ļcar en sangre. Si tus niveles de az√ļcar en sangre no suben despu√©s de beber la leche, significa que la lactosa de la leche no se ha digerido y que puedes ser intolerante

a la lactosa. ¬ŅSe puede tratar la intolerancia a la lactosa?

Dieta de eliminación

Hasta la fecha, no existe una cura para la intolerancia a la lactosa. La forma más eficaz de evitar los síntomas de esta afección es eliminar todas las fuentes de lactosa de la dieta. Sin embargo, puede que no sea tan sencillo como cambiar a productos sin lácteos. La lactosa es un aditivo muy popular, que se utiliza habitualmente como relleno, estabilizador y edulcorante en muchos alimentos envasados, productos de panadería y fórmulas infantiles. Se puede encontrar en muchos aderezos para ensaladas, cremas para ensaladas, galletas, pasteles, chocolate, mezclas para panqueques, sopas instantáneas e incluso en algunas carnes procesadas. Esta lactosa suele denominarse "lactosa oculta".

El etiquetado de los productos "sin lactosa" es otro problema. Actualmente no existe una ley universal que regule la producción de alimentos sin lactosa, lo que hace más difícil para los clientes afectados identificar los productos seguros. Los fabricantes no están obligados legalmente a indicar la lactosa por separado en la etiqueta de los alimentos, así que hay que comprobar la lista de ingredientes de la leche, el suero, la cuajada y los productos lácteos como el queso, la mantequilla y la nata.

 Síntomas, tratamiento y estrategias de afrontamiento

(Crédito de la imagen: Getty Images)

Suplementos de lactasa

Hasta cierto punto, la intolerancia a la lactosa puede contrarrestarse con suplementos diet√©ticos que contienen enzimas sint√©ticas de lactasa. Suelen presentarse en forma de comprimidos o gotas, que se toman justo antes de comer o beber productos que contienen lactosa. Las gotas tambi√©n pueden a√Īadirse directamente a la leche.

Sin embargo, existen controversias en torno a la eficacia de los suplementos de lactasa, como se√Īalan los investigadores de la revista Nutrients (opens in new tab). Debe consultar a su m√©dico antes de utilizar estos suplementos.

Suplementos probióticos

Los probi√≥ticos son microorganismos vivos que pueden aportar beneficios para la salud cuando se consumen, principalmente a trav√©s de la restauraci√≥n del microbioma intestinal y la mejora de la salud intestinal. Cada vez hay m√°s pruebas (se abre en una nueva pesta√Īa) que sugieren que las bacterias probi√≥ticas que se encuentran en los productos l√°cteos fermentados y no fermentados pueden ayudar a aliviar los s√≠ntomas digestivos de la intolerancia a la lactosa.

Esto se debe a que ciertas cepas probióticas han mostrado una actividad enzimática similar a la de la lactasa. Aunque los resultados de los estudios no son consistentes, la suplementación con probióticos tiende a tener un impacto positivo en los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para establecer qué tipos de bacterias pueden utilizarse eficazmente.

Este art√≠culo tiene √ļnicamente fines informativos y no pretende ofrecer asesoramiento m√©dico.

Recursos adicionales

  • NIH: Intolerancia a la lactosa
  • La Cl√≠nica Mayo: Intolerancia a la lactosa
  • Centro de Informaci√≥n Sanitaria del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales: Intolerancia a la lactosa

Categorías:

Noticias relacionadas