Puede que por fin sepamos cu√°l es la causa de los "dedos COVID".

Puede que por fin sepamos cu√°l es la causa de los

Una misteriosa afección conocida como "dedos de COVID" puede tener por fin una explicación.

Resulta que las erupciones parecidas a la congelaci√≥n que aparecen en los dedos de los pies de una persona despu√©s de contraer COVID-19 pueden ser un signo de una respuesta inmunitaria desbocada en la que el cuerpo ataca sus propios tejidos, seg√ļn un nuevo estudio.

Los casos de dedos de los pies con COVID empezaron a aparecer en los primeros d√≠as de la pandemia y, en aquel momento, los cient√≠ficos ten√≠an algunas ideas de por qu√© se manifestaba la afecci√≥n, seg√ļn inform√≥ anteriormente Live Science. Por ejemplo, algunos dermat√≥logos sugirieron que las reveladoras llagas y protuberancias en la piel, conocidas como pernio o saba√Īones, estaban causadas por la inflamaci√≥n; otros pensaron que podr√≠an ser el resultado de peque√Īos co√°gulos de sangre en los dedos de los pies.

Otras enfermedades v√≠ricas, como el sarampi√≥n, pueden provocar erupciones cut√°neas, por lo que no era necesariamente sorprendente que la COVID-19 tambi√©n pudiera hacerlo. Pero ahora, los resultados de un nuevo estudio, publicado el 5 de octubre en la revista British Journal of Dermatology, apuntan a la raz√≥n por la que las p√°pulas de color p√ļrpura rojizo aparecen en los dedos de los pies y, a veces, en los de las manos.

20 de las peores epidemias y pandemias de la historia

Para el nuevo estudio, el equipo reclut√≥ a 50 pacientes que fueron remitidos al departamento de dermatolog√≠a del Hospital Saint-Louis de Par√≠s tras desarrollar por primera vez lesiones similares a las del saba√Ī√≥n; todos los pacientes ingresaron durante abril de 2020, cerca del inicio de la pandemia.

Los investigadores descubrieron que la mayor√≠a de los participantes en el estudio presentaban niveles elevados de autoanticuerpos, prote√≠nas generadas por el sistema inmunitario que atacan inadvertidamente a los propios tejidos del organismo. Tambi√©n encontraron pruebas de que, en comparaci√≥n con los individuos sanos, los participantes mostraban una actividad desenfrenada de las prote√≠nas llamadas interferones de tipo 1, que activan los genes que combaten los pat√≥genos en las c√©lulas inmunitarias. Aunque estos interferones ayudan a combatir los virus, las c√©lulas humanas pueden acabar sufriendo da√Īos colaterales en el proceso.

Los participantes en el estudio tambi√©n mostraron signos de que el revestimiento de sus vasos sangu√≠neos se hab√≠a da√Īado, lo que tambi√©n puede haber contribuido a la aparici√≥n de las erupciones p√ļrpuras en los dedos de los pies, se√Īalaron los autores.

Estos resultados coinciden con los de un estudio muy peque√Īo publicado en 2020 en la revista Dermatopathology, seg√ļn inform√≥ The New York Times. El estudio s√≥lo inclu√≠a a tres pacientes, pero insinuaba que el tr√≠o desarroll√≥ erupciones en los dedos del pie debido a una fuerte respuesta inmunitaria impulsada por el interfer√≥n. Esta respuesta inmune ardiente podr√≠a ayudar a alejar el coronavirus, pero tambi√©n podr√≠a haber dado lugar a las erupciones persistentes, sugirieron los autores en su informe.

En el momento del estudio, casi el 60% de los pacientes mostraban síntomas compatibles con el COVID-19 leve, como pérdida de olfato o tos, pero todos dieron negativo para el virus en una prueba de PCR. En general, los dedos del pie de la COVID suelen aparecer entre una y cuatro semanas después de que una persona contraiga el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, y las erupciones a veces pueden persistir durante meses, informó The Guardian. Por lo tanto, no es sorprendente que alguien dé negativo en la prueba de COVID-19 a pesar de tener erupciones relacionadas con el COVID en los pies, teniendo en cuenta que las erupciones podrían surgir después de que el virus haya sido eliminado de su sistema.

(Para contextualizar, los tres participantes en el estudio de Dermatopatología 2020 también dieron negativo en la prueba de COVID-19 en el momento de la investigación).

Adem√°s del coronavirus, otros desencadenantes de los saba√Īones son enfermedades como el lupus, que ninguno de los participantes en el estudio padec√≠a, y la exposici√≥n al fr√≠o, que ser√≠a poco probable en primavera, se√Īalaron los autores en su informe. Dado que los casos de sarpullidos parecidos a los saba√Īones fluyeron con las oleadas de COVID-19 en 2020, en general, los indicios disponibles sugieren que los sarpullidos de sus pacientes estaban relacionados con la infecci√≥n por COVID-19, escribieron los autores en su informe.

El equipo recogi√≥ muestras de sangre y biopsias de piel de los pacientes y las examin√≥ en busca de diversos signos de activaci√≥n del sistema inmunitario. Tambi√©n compararon estas muestras con las obtenidas de individuos sanos y de personas que experimentaron saba√Īones estacionales, causados por el fr√≠o, antes de la pandemia.

Encontraron un solapamiento significativo en los resultados de los presuntos pacientes con COVID-toe y los pacientes con saba√Īones estacionales, en el sentido de que ambos portaban autoanticuerpos y mostraban signos de una mayor actividad del interfer√≥n de tipo I. Este hallazgo sugiere que las afecciones surgen del mecanismo com√ļn de una respuesta inmunitaria desbocada, aunque la propia respuesta inmunitaria se desencadena por un desencadenante diferente en cada escenario, escribieron los autores.

El Dr. Ivan Bristow, pod√≥logo, dijo a The Guardian que, para la mayor√≠a de las personas, los dedos de los pies con COVID acaban por desaparecer por s√≠ solos, sin necesidad de medicaci√≥n. No obstante, el nuevo estudio podr√≠a orientar hacia tratamientos √ļtiles a aquellas personas cuyas erupciones tardan en curarse. Por ejemplo, seg√ļn los resultados del estudio, los agentes antiinflamatorios locales o sist√©micos, como los esteroides, pueden ser eficaces en el tratamiento de los dedos de los pies con COVID, inform√≥ The New York Times.

Categorías:

Noticias relacionadas