Entrenamiento del equilibrio

BENEFICIOS, NIVEL DE INTENSIDAD Y MÁS

Cómo funciona

Aunque no se te pase por la cabeza, necesitas un buen equilibrio para hacer casi todo, como caminar, levantarte de una silla o inclinarte para atarte los zapatos. Unos músculos fuertes y la capacidad de mantener el equilibrio marcan la diferencia en esas y otras muchas cosas que haces cada día.

El entrenamiento del equilibrio implica la realización de ejercicios que fortalezcan los músculos que ayudan a mantener la posición vertical, incluyendo las piernas y el núcleo. Este tipo de ejercicios puede mejorar la estabilidad y ayudar a prevenir las caídas.

Hacer ejercicios de equilibrio puede ser intenso, como algunas posturas de yoga muy desafiantes. Otros son tan sencillos como ponerse de pie sobre una pierna durante unos segundos. O puedes utilizar equipos que obliguen a tu cuerpo a estabilizarse, como una pelota de estabilidad de medio círculo Bosu o una tabla de equilibrio que utilices junto con un videojuego.

Algunos ejemplos de ejercicios de equilibrio son

  • Estar de pie con el peso sobre una pierna y levantar la otra hacia un lado o por detrás.
  • Poner el talón justo delante de la punta del pie, como si caminara por la cuerda floja
  • Levantarse y sentarse de una silla sin usar las manos
  • Caminar alternando la elevación de las rodillas a cada paso
  • Hacer tai chi o yoga
  • Utilizar equipos, como el Bosu, que tiene una cúpula inflable sobre una plataforma circular, que desafía tu equilibrio

Con el tiempo, puedes mejorar tu equilibrio con estos ejercicios

  • Manteniendo la posición durante más tiempo
  • Añadiendo movimiento a la postura
  • Cerrando los ojos
  • Soltando la silla u otro soporte

Puedes hacer ejercicios de equilibrio tan a menudo como quieras, incluso todos los días. Añade dos días a la semana de entrenamiento de fuerza, que también ayuda a mejorar tu equilibrio al trabajar los músculos que te mantienen estable.

Nivel de intensidad: Moderado

Para entrenar el equilibrio, no hay que correr, saltar ni hacer ningún otro ejercicio de alto impacto o alta intensidad. Por lo general, el entrenamiento del equilibrio implica movimientos lentos y metódicos.

Zonas que se tratan

El núcleo: Sí. Necesitas unos músculos centrales fuertes para tener un buen equilibrio. Muchos ejercicios de estabilidad hacen trabajar los abdominales y otros músculos centrales.

Brazos: No. La mayoría de los ejercicios de equilibrio consisten en balancearse sobre los pies. Así que, a menos que hagas movimientos que impliquen a tus brazos, o que sostengas pesas, no trabajan tus brazos.

Piernas: Sí. Los ejercicios en los que te mantienes en equilibrio sobre una pierna y luego te pones en cuclillas o te inclinas hacia delante también hacen trabajar los músculos de las piernas.

Glúteos: Sí. Los mismos ejercicios de equilibrio que trabajan las piernas también tonifican los glúteos.

Espalda:

Sí. Sus músculos centrales incluyen algunos de los músculos de la espalda. Tipo

Flexibilidad: No. El entrenamiento del equilibrio consiste más en fortalecer los músculos y mejorar la estabilidad que en ganar flexibilidad.

Aeróbico: Puede serlo, pero a menudo no lo es. Depende de la intensidad de la actividad. Si te mueves rápido, entonces puede ser aeróbico. Los ejercicios de equilibrio más lentos no te hacen respirar más rápido ni hacen que tu corazón bombee más fuerte.

Fuerza: Sí. Muchos de estos ejercicios hacen trabajar los músculos, especialmente los de las piernas y el tronco. Algunos movimientos también pueden utilizar los músculos del pecho y los hombros, como la posición de plancha en el yoga.

El deporte: No. El entrenamiento del equilibrio consiste en una serie de ejercicios. No es un deporte.

De bajo impacto:

Sí. Los ejercicios de equilibrio no suponen ningún impacto. ¿Qué más debo saber?

El coste. No. Puedes hacer ejercicios de equilibrio por tu cuenta, sin más que una silla. Pero sí tiene un coste si quieres tomar una clase de tai chi o de yoga, o comprar una pelota de estabilidad, un vídeo u otro equipo.

¿Es bueno para los principiantes? Sí. El entrenamiento del equilibrio es bueno para personas de cualquier edad y nivel de condición física. Se recomienda para los adultos mayores para ayudar a prevenir las caídas.

Al aire libre. Sí. Puedes hacer ejercicios de equilibrio en cualquier lugar: en el patio de tu casa, en la playa, en un parque.

En casa. Sí. Puedes hacer estos ejercicios en casa.

¿Se necesita equipo?

No. Sólo necesitas tu propio cuerpo para hacer ejercicios de equilibrio: por ejemplo, poniéndote de pie sobre una pierna. O puedes comprar un equipo como una pelota Bosu para desafiar aún más tu equilibrio. Lo que dice el Dr. Michael Smith

La belleza del entrenamiento del equilibrio es que cualquiera puede, y debe, hacerlo. El entrenamiento del equilibrio mejora la salud, el equilibrio y el rendimiento de todos, desde los principiantes hasta los atletas avanzados, jóvenes y no tan jóvenes.

Si eres nuevo en el ejercicio, es un buen punto de partida. Centrarse en el núcleo y el equilibrio mejora la fuerza general y prepara el cuerpo para ejercicios más avanzados. Empieza con calma. Es posible que al principio tengas que agarrarte a la popa de una silla. No pasa nada.

Si es usted un deportista avanzado, es probable que tenga que empezar con movimientos algo sencillos si el equilibrio no es lo suyo. A continuación, esfuérzate por realizar movimientos más complejos que pongan a prueba tu fuerza muscular y tu resistencia aeróbica. Si crees que los ejercicios de equilibrio son fáciles, no has probado la postura del guerrero III del yoga.

¿Es bueno para mí si tengo un problema de salud?

Si tienes dolor de espalda, el entrenamiento de equilibrio es una de las mejores maneras de fortalecer tu núcleo y prevenir el dolor de espalda. Si te estás recuperando de una lesión de espalda, obtén el visto bueno de tu médico y empieza a hacer equilibrio. Te ayudará a prevenir más problemas en el futuro.

Cuando se fortalecen los músculos, también se ayuda a la artritis al dar más apoyo a las articulaciones dolorosas. Es posible que tengas que ajustar o evitar ciertos movimientos para reducir la presión sobre las rodillas. Por ejemplo, un movimiento de equilibrio que implique una estocada puede ser más de lo que tus rodillas pueden soportar. La buena noticia es que hay muchos ejercicios para elegir.

Si tiene diabetes, presión arterial alta, colesterol alto o incluso una enfermedad cardíaca, el ejercicio es una necesidad para ayudarle a controlar su condición. El entrenamiento del equilibrio es un excelente punto de partida. El primer paso del entrenamiento de resistencia debe centrarse en los ejercicios del núcleo y del equilibrio, según el American Council on Exercise. A medida que te haces más fuerte y eres capaz de realizar ejercicios más intensos, el entrenamiento de equilibrio puede proporcionarte un entrenamiento aeróbico que incluso ayuda a controlar el azúcar en sangre, el colesterol y la presión arterial junto con otros ejercicios aeróbicos.

Categor├şas:

Noticias relacionadas