'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

Con las pruebas olímpicas del equipo estadounidense a la vuelta de la esquina, la vallista de 100 metros Dawn Harper-Nelson ha conseguido la ayuda de un nuevo entrenador asistente, aunque no del tipo que cabría esperar.

Al igual que otros entrenadores, la nueva recluta observará atentamente desde la banda, gritando instrucciones mientras Harper-Nelson, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, realiza sprints y ejercicios de velocidad; la única diferencia es que esta entrenadora resulta ser también su hija de un año, que no ha captado del todo lo que está pasando.

"Tenerla en la pista es divertidísimo, fastidioso y maravilloso a la vez", dice Harper-Nelson a CNN Sport.

    Tanto si está en la pista como en el gimnasio, su hija, Harper, suele estar cerca.

      "Es curioso las cosas que capta", añade Harper-Nelson. "Cuando juega con los juguetes que le sacamos, no te das cuenta de que está absorbiendo todo lo que le rodea. Hace una cuenta atrás: 'Tres, dos, uno, ¡ya! Y empieza a correr sola".

      Leer más

      Harper-Nelson, que también ganó una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2012 además de su oro en Pekín, anunció su retirada del atletismo en 2018, diciendo entonces que quería formar una familia.

      'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

      Harper-Nelson celebra la obtención del oro en los Juegos Olímpicos de 2008.

      Pero después de alejarse del deporte, la idea de volver le rondaba por la cabeza.

      "Pensaba en ello constantemente... que todavía me gusta competir", dice. "Sentía que mi cuerpo aún era capaz... y pensaba: 'No quiero que mi hija piense que mamá tuvo que renunciar a sus otros sueños por mí'".

      Al principio de su carrera, Harper-Nelson, de 36 años, admite que su principal objetivo fue siempre el atletismo; nunca se le ocurrió que pudiera ser madre y atleta al mismo tiempo.

      "A lo largo de mi carrera, siento que ha habido otras oportunidades, como cosas de la televisión, en las que las he rechazado porque digo: no, mi enfoque son los Juegos Olímpicos, es el año olímpico", dice.

      "Ahora que tengo una hija, es más en mi plato que lo que cualquier programa de televisión o cualquier cosa podría haber añadido.

      "No me gustaría que fuera de otra manera... Me encanta el estrés y la presión que ejerzo... Veo su carita y veo su sonrisa y lo volvería a hacer todo".

      'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

      Harper-Nelson ha vuelto a las vallas tras haber anunciado su retirada.

      LEER: Cómo Sandi Morris y Tyrone Smith navegaron por el "purgatorio" de unos Juegos Olímpicos aplazados

      Mi vida, mi decisión

      Mientras continúa su preparación para las pruebas olímpicas de junio, y quizás también para los Juegos Olímpicos de Tokio un mes después, Harper-Nelson espera inspirar a otras madres para que no renuncien a sus sueños deportivos.

      Destaca a Serena Williams como su propia fuente de inspiración: la ganadora de 23 Grand Slams ha vuelto al tenis tras el nacimiento de su hija Olympia.

      En cuanto a los atletas de atletismo de este año, Harper-Nelson podría tener la compañía de su compañera Allyson Felix, la atleta más condecorada de la historia del atletismo estadounidense, que aspira a competir en sus quintos Juegos Olímpicos consecutivos, y de la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, dos veces medalla de oro olímpica en los 100 metros.

      Con su regreso a las vallas, Harper-Nelson explica cómo quiere desafiar la mentalidad que dice que "no se tiene después de tener un hijo, físicamente", y que "sólo hay que aceptarlo, mamás. Ahora tienes un cuerpo de madre".

      "Podemos hacerlo si lo decidimos", dice. "Es mi vida. Es mi decisión. Así que para mí, siento que esta vuelta (los Juegos Olímpicos) significa mucho más".

      'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

      Allyson Felix aspira a competir en sus quintos Juegos Olímpicos.

      De cara a Tokio 2020, Harper-Nelson ha recibido el patrocinio de &Mother, una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos que trata de romper las barreras que impiden a las mujeres ser a la vez atletas y madres.

      &Mother fue cofundada por Alysia Montaño, siete veces campeona nacional de Estados Unidos y olímpica en 2012, quien, al igual que Felix, ha criticado la forma en que se trata a las madres -y a las aspirantes a madres- dentro del deporte.

      Montaño dijo al New York Times en 2019 que Nike había dicho que pausaría su contrato si quería tener un bebé, las consecuencias de lo cual llevaron a la compañía de ropa a ampliar su protección para las atletas embarazadas para asegurar que no se verán "negativamente afectadas financieramente por el embarazo" durante 18 meses, seis meses más que su política anterior.

      El mes pasado, &Mother anunció una asociación con Cadenshae, una empresa de ropa deportiva para madres embarazadas y lactantes que ayuda a atletas como Harper-Nelson con el entrenamiento, los viajes, el apoyo familiar y la ropa deportiva mientras se preparan para las pruebas olímpicas.

      Después de mis terribles experiencias, me he propuesto encontrar empresas que respalden y muestren a la "persona completa", no sólo al atleta", dice Montaño.

      "Necesitamos que otras marcas, otras empresas, patrocinen a las mujeres deportistas profesionales durante toda su carrera... no sólo en los momentos que más les convenga".

      'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

      Olympian races while 34 weeks pregnant

        VER

        Una atleta olímpica corre con 34 semanas de embarazo

      Replay

      Más vídeos...

      DEBE VER

      Una atleta olímpica corre con un embarazo de 34 semanas 01:05

      LEER: La saltadora de obstáculos Colleen Quigley habla de la salud mental, el modelaje y el "hambre" de éxito olímpico

      Si pierdo o tengo un mal día, no les importa".

      Otra atleta que ha recibido el apoyo de &Mother en el camino hacia Tokio es Sara Vaughn, una corredora de medio fondo estadounidense que compite en los 1.500 metros.

      Además de ser una corredora de élite, Vaughn es también madre de cuatro hijos y agente inmobiliario a tiempo completo en el condado de Boulder (Colorado); la adaptabilidad es un componente clave de su programa de entrenamiento.

      "Lo trato como cualquier otra reunión e intento reservar tiempo", dice Vaughn a CNN Sport, añadiendo que su agenda actual está dividida en un 60/40 entre el sector inmobiliario y el de las carreras.

      "Pero en nuestro mercado inmobiliario y por la naturaleza de mi trabajo, a veces las cosas cambian muy rápido, o también por la naturaleza de tener cuatro hijos. Las cosas simplemente cambian.

      "Tengo la suerte de que mi marido es mi entrenador y normalmente puede prever esas cosas y hacer ajustes sobre la marcha. Hubo un día hace un par de semanas en el que planifiqué un entrenamiento a las 10 de la mañana y en realidad no lo hice hasta las 4:30 de la tarde".

      'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

      Sara Vaughn compite en los Campeonatos Mundiales de Atletismo de 2017 en Londres.

      Vaughn, de 34 años, nunca ha experimentado la transición de convertirse en atleta profesional y madre de la misma manera que Harper-Nelson. Ha sido una buena corredora mientras ha sido madre, y a lo largo de su carrera, los hijos de Vaughn han podido aportar un sentido de la perspectiva.

      "Cuando entro por la puerta después de una carrera o un entrenamiento, no importa cómo haya ido, a mis hijos no les importa que haya ido bien", dice.

      "La única vez que se preocupan de verdad es cuando pueden ir de viaje, como cuando pude llevarlos a Londres hace un par de años para el campeonato mundial; eso fue emocionante para ellos.

      "Pero si pierdo o si tengo un mal día, tampoco les importa mucho. Simplemente vuelvo a la rutina normal".

      Estabilidad del núcleo

      Cuando Vaughn compitió en los campeonatos mundiales de 2017, su tercer hijo, Cassidy, tenía un año. Cuatro años después, Vaughn vuelve a intentar clasificarse para el Team USA con un niño de un año tras el nacimiento de su cuarto hijo, Davey. Ella sabe mejor que la mayoría lo que es volver al deporte de élite después de dar a luz.

      "He aprendido a lo largo de cuatro embarazos que cada uno es diferente", dice Vaughn.

      "Sólo tienes que estar en sintonía con tu cuerpo y con lo que te resulta cómodo y para lo que estás preparado. He aprendido que, esta vez, me ha llevado más tiempo volver a estar en forma, y eso está bien.

      "Aunque te sientas preparado para algo, puede que tu cuerpo no esté estructuralmente preparado para ello... asegurándome de que mi núcleo está estable, mis caderas están preparadas y mis músculos están listos para soportar los sprints en la pista antes de afrontar esos entrenamientos".

      'Sentí que mi cuerpo aún era capaz': Conoce a las madres que esperan brillar en los Juegos Olímpicos

      Vaughn corre en las pruebas olímpicas de 2016.

      La necesidad de tener paciencia al volver del parto es algo que Harper-Nelson descubrió por las malas. Cuando salió a correr por primera vez un mes y medio después de dar a luz a su hija, recuerda lo "suelto y fluido" que sentía su cuerpo.

      "Fue un shock porque soy una estudiante de mi cuerpo y no me lo esperaba, nunca había sentido eso. Y me puse a llorar. Me decía: ¿qué es esto? No puedo ir rápido, se acabó", dice.

      "Eso me abrió los ojos para darme cuenta de que mi cuerpo es diferente y tengo que ser una estudiante de este nuevo cuerpo".

      El mes pasado se anunció que ningún aficionado extranjero podría viajar a Tokio para los Juegos, que comienzan el 23 de julio.

        Esto significa que tanto Harper-Nelson como Vaughn tienen pocas probabilidades de tener a sus hijos en las gradas si se clasifican.

        Pero sus trayectorias podrían ser significativas para los millones de personas que las ven en casa. La visión de una madre compitiendo en los Juegos Olímpicos inspiraría sin duda a muchas otras mujeres de todo el mundo a soñar con hacer lo mismo.

        Noticias relacionadas