El 85% de los viajeros de largo recorrido de COVID-19 tienen múltiples síntomas relacionados con el cerebro

El 85% de los viajeros de largo recorrido de COVID-19 tienen múltiples síntomas relacionados con el cerebro

Según un nuevo estudio, muchas personas que han padecido el COVID-19 experimentan al menos cuatro síntomas neurológicos persistentes, como niebla cerebral, dolor de cabeza y pérdida del sentido del olfato o del gusto, aunque nunca hayan sido hospitalizadas por su enfermedad inicial.

Para el estudio, publicado el martes (23 de marzo) en la revista Annals of Clinical and Translational Neurology, los investigadores analizaron la información de 100 pacientes de largo recorrido de COVID-19 de 21 estados. Estos pacientes fueron atendidos a través de la telesalud o en persona en la Clínica Neuro COVID-19 del Hospital Northwestern Memorial de Chicago entre mayo y noviembre de 2020. Ninguno de los pacientes había sido hospitalizado cuando enfermó inicialmente con síntomas similares a los de COVID-19, y todos habían experimentado síntomas persistentes durante más de seis semanas. De media, los pacientes fueron atendidos entre cuatro y cinco meses después de su enfermedad inicial.

La mitad de los participantes había dado previamente un resultado positivo en la prueba de COVID-19, mientras que la otra mitad había dado un resultado negativo pero tenía síntomas compatibles con COVID-19. Los autores señalan que, al principio de la pandemia, era difícil obtener una prueba de COVID-19 para los pacientes que no requerían hospitalización, y es posible que estos pacientes hayan eliminado la infección en el momento en que se les hizo la prueba.

"No teníamos respuestas": Los "viajeros de largo recorrido" de COVID-19 siguen aprendiendo por qué están enfermos

En general, el 85% de los participantes declararon al menos cuatro síntomas neurológicos. El síntoma más común fue la "niebla cerebral" o los problemas para pensar, señalados por el 81% de los participantes; seguido de los dolores de cabeza, señalados por el 68%; y el entumecimiento u hormigueo, señalados por el 60% de los participantes. Más de la mitad declaró tener problemas con el sentido del gusto o del olfato; el 47%, mareos; el 30%, visión borrosa; y el 29%, pitidos en los oídos.

Otros síntomas comunes, pero no neurológicos, fueron la fatiga, la depresión y la ansiedad, el insomnio y los síntomas gastrointestinales.

En muchos pacientes, los síntomas fluctuaban o iban y venían durante meses. Cuando se les preguntó cuánto sentían que se habían recuperado hasta su nivel anterior a la COVID-19, los pacientes dijeron que sólo sentían un 64% de recuperación después de unos cinco meses.

Contenido relacionado

- La forma sigilosa en que el coronavirus muta para escapar del sistema inmunitario

- 14 mitos sobre el coronavirus desmontados por la ciencia

- 11 enfermedades (a veces) mortales que saltan de una especie a otra

Nuestro estudio indica que la "COVID-19 larga" es una importante entidad emergente que requiere experiencia y atención multidisciplinar", escribieron los autores en su artículo. No está claro cuántas personas tienen COVID larga, pero algunos estudios sugieren que alrededor del 30% de las personas con COVID-19 experimentan síntomas persistentes hasta nueve meses después de su diagnóstico, informó previamente Live Science.

"Aunque no sabemos el número exacto de personas que están afectadas por el COVID largo,

Probablemente millones de personas en EE.UU. están afectadas por este síndrome, lo que repercute en su calidad de vida y en su función cognitiva", dijo en una conferencia de prensa el autor principal del estudio, el Dr. Igor Koralnik, jefe de Enfermedades Neuroinfecciosas y Neurología Global de Northwestern Medicine.

Según los autores, se necesitan más estudios para determinar las causas de la COVID-19 larga y para ayudar a los investigadores a encontrar tratamientos adecuados para esta enfermedad.

Curiosamente, más del 40% de los participantes declararon haber padecido depresión y ansiedad antes de su diagnóstico de COVID-19, lo que sugiere que esto puede ser un factor de riesgo para la COVID de larga duración, dijeron los autores. Además, el 16% declaró tener una enfermedad autoinmune antes de su diagnóstico de COVID-19, lo que supone el doble de la prevalencia de trastornos autoinmunes en la población general, y sugiere que un mecanismo autoinmune puede desempeñar un papel en la COVID prolongada, señalaron.

Alrededor del 70% de los participantes eran mujeres, lo que coincide con la proporción de sexos observada en algunos otros trastornos autoinmunes, como la artritis reumatoide, que afecta tres veces más a las mujeres que a los hombres, según los autores.

Los autores señalan que su estudio fue pequeño y que la mayoría de los pacientes eran de raza blanca, por lo que el hallazgo puede no ser aplicable a la población general. También es posible que algunos pacientes que dieron negativo en las pruebas de COVID-19 no estuvieran infectados por el virus. Los investigadores están estudiando formas de mejorar el diagnóstico de COVID-19 para aquellos que ya estaban infectados; por ejemplo, están estudiando cómo reaccionan ciertas células inmunitarias a las proteínas del coronavirus, lo que podría ayudar a identificar a aquellos que ya estaban infectados.

Publicado originalmente en Live Science.

Noticias relacionadas