Cómo afecta la enfermedad de Crohn a su cuerpo

Cómo afecta la enfermedad de Crohn a su cuerpo

Por el Dr. Ryan Ungaro, en declaraciones a Barbara Brody

Cuando estudiaba medicina, decid√≠ especializarme en gastroenterolog√≠a porque me parec√≠a un campo fascinante. Todav√≠a lo pienso. Es especialmente gratificante tratar a los pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino (EII), incluidos los que padecen Crohn, porque realmente llego a conocerlos y a apoyarlos de cerca durante muchos a√Īos. Mi trabajo consiste en acompa√Īarles en los momentos dif√≠ciles y conseguir que vuelvan a disfrutar de una buena calidad de vida.

Como director del programa de Atención Integral al Paciente con EII Recientemente Diagnosticado (COMPASS-IBD) en el Monte Sinaí de Nueva York, veo a muchas personas que acaban de enterarse de que tienen Crohn. A menudo estos pacientes tienen los síntomas clásicos, que incluyen diarrea, dolor abdominal y urgencia. Pero muchos no se dan cuenta de que hay una serie de síntomas de la enfermedad de Crohn, y posibles complicaciones, que no están tan obviamente ligados al sistema digestivo

Cuestiones relacionadas con el cuerpo

La enfermedad de Crohn es una afección inflamatoria. Esa inflamación afecta principalmente a los intestinos. Pero la fiebre puede ser un signo de la enfermedad de Crohn, sobre todo cuando se produce junto con otros síntomas. La fiebre sugiere una inflamación sistémica, que podría tener su origen en la inflamación del intestino.

La pérdida de peso inexplicable también puede ser un síntoma de Crohn porque la inflamación de todo el cuerpo tiene el potencial de acelerar su metabolismo. Mientras tanto, las personas con Crohn suelen perder peso si no están absorbiendo los nutrientes como deberían. Eso es más probable que ocurra cuando el intestino se ulcera o se inflama o porque se tiene diarrea crónica.

Por ello, la p√©rdida de peso puede indicar una nueva enfermedad (en alguien que a√ļn no ha sido diagnosticado) o ser un signo de un brote en alguien que lleva tiempo viviendo con Crohn. En otros casos, los pacientes pierden peso simplemente porque comen menos para evitar que se desencadenen o empeoren sus s√≠ntomas gastrointestinales.

La fatiga es otra queja com√ļn entre los enfermos de Crohn. Puede estar relacionada con la inflamaci√≥n, pero tambi√©n la vemos en muchos pacientes que parecen tener su enfermedad bien controlada. Esta es un √°rea de investigaci√≥n activa, as√≠ que esperamos saber m√°s sobre por qu√© ocurre esto en el futuro.

Continuación de

las complicaciones no GI

Cuando alguien padece una enfermedad de Crohn grave o experimenta un brote, no sólo su sistema digestivo tiene problemas. Algunas personas con Crohn desarrollan problemas oculares como epiescleritis, escleritis y uveítis, que son diferentes tipos de inflamación ocular. Pueden causar enrojecimiento y problemas de visión.

La inflamaci√≥n asociada a la enfermedad de Crohn tambi√©n puede dar lugar a s√≠ntomas cut√°neos, como peque√Īas protuberancias rojas (eritema nodoso) o llagas (pioderma gangrenoso) que aparecen en los brazos o las piernas.

Otra posible complicación es una enfermedad de los conductos biliares denominada colangitis esclerosante primaria. Es más frecuente en personas con colitis ulcerosa (el otro tipo de EII), pero se da en algunas personas con Crohn.

Crohn y otras enfermedades autoinmunes

La enfermedad de Crohn es una afección autoinmune. Se produce cuando el sistema inmunitario se ataca a sí mismo por error o responde de forma inadecuada a un invasor percibido. Si se padece un trastorno autoinmune, aumenta el riesgo de padecer otro. La enfermedad de Crohn suele coincidir con formas inflamatorias de artritis, especialmente con la espondilitis anquilosante, una enfermedad caracterizada por la inflamación de las articulaciones de la parte inferior de la columna vertebral y la pelvis.

La psoriasis, un trastorno autoinmune conocido por causar manchas escamosas en la piel, tambi√©n es bastante com√ļn entre los enfermos de Crohn.

Cuando un enfermo de Crohn tiene dolor en las articulaciones o problemas en la piel, solemos acudir a un dermatólogo o reumatólogo para averiguar qué está pasando. A veces el síntoma resulta ser una complicación de la enfermedad de Crohn, pero no siempre se puede atribuir a una enfermedad gastrointestinal subyacente. Alguien que resulta tener artritis inflamatoria o psoriasis puede necesitar un tratamiento específico para esos problemas, además del tratamiento que está recibiendo para la enfermedad de Crohn.

La importancia de la atención personalizada

No hay dos personas con Crohn que sean iguales, por lo que el tratamiento debe ser individualizado. Una de las cosas que tenemos en cuenta a la hora de decidir cómo tratar a alguien es si tiene o no manifestaciones extraintestinales. Esto significa que hay síntomas o problemas que no se limitan al intestino.

Por ejemplo, una persona que tenga Crohn y psoriasis podría tomar un medicamento con una amplia acción antiinflamatoria que ayude a ambas enfermedades. Otra persona con síntomas de Crohn que se limitan al tracto gastrointestinal podría estar mejor con un medicamento que se dirija específicamente a la inflamación del intestino.

Noticias relacionadas