Cómo perdí 70 libras y dejé de comer emocionalmente para siempre

Tómalo de alguien que ha estado allí, y lo ha conquistado, esos antojos de pizza no desaparecen por arte de magia, sino que puedes escuchar tus antojos y seguir comiendo una dieta saludable.

Cómo perdí 70 libras y dejé de comer emocionalmente para siempre

Mi historia realmente comienza con mi padre. Hace diez años a mi padre le diagnosticaron ELA (esclerosis lateral amiotrófica o enfermedad de Lou Gehrig), y yo me convertí en su cuidador. Al no existir una cura para la ELA, a los pacientes se les suele dar no más de cinco años de vida. Cuatro años después, mi padre falleció. Me enfrenté a la inmensa ansiedad y luego a la tristeza recurriendo a la comida para consolarme. El ciclo comenzó cuando todavía cuidaba a mi padre, pero duró años y me siguió hasta después de su muerte, cuando llegué a pesar 196 libras.

Me convencí a mí misma de que estaba destinada a ser una chica más grande y que sería muy difícil perder el peso. Me resigné a esa forma de pensar hasta que un viaje al médico en 2013 me dio un verdadero shock. "Eres prediabética y vas a necesitar medicación pronto si no haces algo al respecto", dijo mi médico. Sabía que no me sentía realmente bien, quiero decir que pedí la cita porque me sentía muy deprimido y cansado todo el tiempo, pero la diabetes... ¿Yo? ¡Tenía sólo 33 años! Sin embargo, cuando di un paso atrás y pensé en todos mis síntomas, todo empezó a tener sentido. El letargo, la depresión y los dolores de cabeza estaban relacionados con mi nivel de azúcar en la sangre, que estaba claramente fuera de control. (¿Podrían estos 8 alimentos saludables que ponen en riesgo su nivel de azúcar en la sangre ser también los culpables?) Salí del consultorio del doctor decidido a cambiar, y al día siguiente me inscribí en un gimnasio.

Era nuevo en el tema del ejercicio, así que contraté un entrenador personal y fue una de las mejores decisiones que tomé. Trabajé con ella dos veces por semana, y me hizo responsable de mis esfuerzos (y de aparecer en primer lugar) mientras seguía siendo increíblemente alentador.

Así que tuve mi nueva rutina de ejercicios, pero fuera del gimnasio, todavía tenía mi mayor obstáculo: mi dieta. (Pero ¿sabías que correr puede frenar tus antojos?)

Me tomó cerca de dos meses volver a aprender a comer de una manera que me hizo feliz a mí y a mi cuerpo. Me di cuenta de lo mucho que había dependido de la comida para mi comodidad y romper ese hábito fue un proceso súper emocional. Era increíblemente difícil, esos antojos de pizza no desaparecen sin más, pero pude ver que comer limpio estaba marcando una diferencia, tanto mental como física. Me mantuve en ello, y después de seis meses finalmente me sentí como "Tengo esto, puedo hacer esto". Fue la sensación más asombrosa de ser capaz de confiar y creer en mí misma de nuevo.

Cómo perdí 70 libras y dejé de comer emocionalmente para siempre

He perdido un total de 70 libras, he cumplido mi objetivo de peso, y todavía estoy haciendo ejercicio regularmente y comiendo saludablemente. (Incluso corrí la media maratón MORE/SHAPE este año - ese soy yo saltando con emoción antes de la carrera). Sería demasiado fácil pensar que ahora que he alcanzado mis objetivos podría volver a meter en la mezcla algunos de mis viejos hábitos alimenticios, pero mi nuevo enfoque ahora es fortalecerme y mantener el estilo de vida equilibrado que tanto me costó encontrar. La gente a menudo me pregunta cómo renové mi relación con la comida y cómo mantuve mi pérdida de peso. Así que esto es lo que he aprendido sobre cómo manejar los antojos y vencer la comida emocional, para siempre.

  1. Estar bien con el lugar donde estás. En lugar de preocuparte por dónde intentas ir. Cambiar a un estilo de vida saludable es un proceso largo, y puede ser muy difícil, así que sé amable contigo mismo.
  2. Practica la fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad es como un músculo que necesitas entrenar, así que cuanto más digas no a las galletas y sí al gimnasio, más fáciles serán esas decisiones.
  3. Redefine las golosinas. La pizza es mi comida favorita y solía comerla todo el tiempo. Ahora todavía tengo pizza todos los fines de semana pero la hago en casa. Mi favorita actual es el pesto, los pimientos, los tomates, la salchicha de pollo y un poco de mozzarella en la corteza de trigo integral. No luches contra tus antojos, que es una batalla agotadora y perdida, sólo encuentra una manera de complacerlos de una manera más saludable.
  4. Concéntrese en la salud, no en el peso. No se trata de un número en la balanza. Hace diez años nunca hubiera creído que podía sentirme tan feliz y saludable, pero lo hago, y eso hace que todo valga la pena.
  5. Lleve un diario. Cada día escribo lo que como y cómo me siento después de comerlo, pero también anoto todos mis pequeños éxitos y metas. Incluso me doy una pequeña estrella por cada comida saludable, que funciona tan bien para los adultos como para los niños de kindergarten.
  6. Toma una comida a la vez. Si lo estropeas, no te castigues por ello. Y en vez de decir "empezaré de nuevo mañana" (lo que podría salirse de control si "te equivocas" con un bagel y queso crema por la mañana), intenta "empezaré de nuevo con lo siguiente que coma".
  7. Come cada 2-3 horas. Cuando tienes mucha hambre es mucho más difícil tomar buenas decisiones.
  8. Prepara tu comida. Preparo las comidas con antelación, así que siempre sé lo que voy a comer. Además, tengo bocadillos saludables a mano en mi bolso, coche y oficina en todo momento.
  9. No comas por aburrimiento. Evita comer sin pensar y mantén tu boca ocupada con chicle, té verde o agua.
  10. Concéntrese en lo que puede comer. Esto fue probablemente lo más importante que aprendí cuando se trata de lidiar con los antojos de comida impulsados por las emociones. Si luchas contra ellos, se siente como si te torturaras a ti mismo eliminando las cosas que amas. Aleja tu perspectiva de lo que no puedes (o no deberías) comer, y concéntrate más en la deliciosa comida sana que consigues comer más ahora. Esta perspectiva, junto con el hecho de recordarte a ti mismo lo bien que te sientes cuando comes de esta manera, es la clave del éxito a largo plazo.

Noticias relacionadas