¿Por qué hay que usar protector solar?

PROTÉGETE DEL SOL TODO EL AÑO, ES MUY IMPORTANTE PARA TU PIEL

No hay nada más sano como salir a practicar deporte al aire libre aprovechando las buenas temperaturas, el aire fresco y la luz del sol. Pero al hacerlo debemos tener en cuenta no sólo el equipamiento, sino también la conveniencia de usar cremas hidratantes con protección solar.

Protégete del sol

Cuando nos exponemos al sol para realizar ejercicios, y aunque no sea en las horas en las que este tiene mayor intensidad, la protección frente a los rayos solares es fundamental.

Tampoco hay que dejarlo solo para el verano, puesto que en cualquier época del año, invierno incluido, el sol puede incidir directamente en nuestra piel, haciendo daños visibles en ella.

Para evitar melasmas, que son los trastornos que puede sufrir la piel que está expuesta al sol y que se manifiesta con manchas más oscuras en esas zonas, otro tipo de manchas solares y también otros signos del fotoenvejecimiento, como arrugas, flacidez de la piel o pérdida de luminosidad, una crema hidratante con protección solar será nuestra gran aliada.

No hay que preocuparse en absoluto por la sensación que puedan dejarnos sobre la piel del rostro ni del resto de nuestro cuerpo ya que en el mercado existen cremas con texturas muy ligeras, que se absorben al momento.

Además, estas cremas son la mejor opción para los deportistas más exigentes, pues también cuentan con acción 2 en 1, ya que a la vez que hidratan en profundidad, protegen eficazmente contra el sol sin notar apenas que la llevamos puesta.

Un organismo internacional tan importante como es la OMS, la Organización Mundial de la Salud, recomienda utilizar cremas con protección solar todos los días del año, haciendo hincapié en la idea de que es conveniente habituarnos a esta rutina los 365 días del años, aunque sólo sea de factor 15, el mínimo para proteger nuestra piel.

Adoptar medidas sencillas, como utilizar prendas y complementos que cubran buena parte de nuestro cuerpo, como gorras y gafas de sol, evitar exponerse al sol las horas centrales del día, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, y, por supuesto, utilizar cremas con filtro solar, son el mejor remedio para cuidar nuestra piel.

En invierno tampoco hay tregua, puesto que los rayos siguen siendo igual de dañinos como en verano, también los días nublados, especialmente los rayos UVA. Un ejemplo claro lo tenemos en las pistas de esquí, ¿a que los esquiadores también se protegen con crema solar aunque estén rodeados de nieve?

Ten en cuenta este dato: la arena refleja el 25% de los rayos UVA, mientras que la nieve triplica esta cifra.

¿Qué es el factor de protección solar?

El factor de protección solar hace referencia al tiempo de protección solar que nos aporta la crema que utilizamos cuando nos exponemos a los rayos solares.

Habitualmente se comercializan estos: 15, 30, 50 y 100. La protección solar alta la cubrirían la de 50 y la de 100, las más recomendadas para una exposición directa al sol, especialmente en verano y para las personas con la piel muy clara, que se queman rápidamente.

Una persona con la piel morena, y por tanto con mayor melamina, requerirá una protección solar media, con un SPF30 o inferior, pero sin confiarse porque también corre el riesgo de sufrir problemas en su piel.

El SPF15 estaría reservado más para los meses de invierno o los momentos del día en los que el sol está más bajo.

Hay varios tipos de protectores solares según su composición:

-  Filtros físicos, elaborados con minerales como el óxido de hierro o el talco. Son biodegradables y no causan irritación, ya que no se absorbe por la piel, permaneciendo en la superficie. La firma Avène es la principal marca de farmacia que comercializa estas presentaciones.

-  Filtros químicos, de uso más general porque son resistentes al agua y se absorben rápidamente sin dejar sensación pegajosa.

¿Qué protectores solares se pueden comprar en una farmacia?

Podemos encontrar protectores solares en forma de:

  • Emulsión, con textura fluida indicada para pieles mixtas y grasas
  • Crema, con textura más densa y apropiada para las pieles normales a secas
  • Aceite, como Polysianes Aceite, recomendado para uso corporal pero no tanto para el rostro
  • Leche protectora, con una textura suave para deslizar por el cuerpo
  • Spray y brumas, la última tendencia por la comodidad de aplicación
  • Textura tacto seco, desconocidas para una mayoría de personas. Las podemos encontrar tanto en gel como en crema, y al llevar menos alcohol y más agua, se absorben mucho más rápido.

Si deseas adquirir un producto de protección solar y contar además con el consejo de expertos farmacéuticos, puedes hacerlo a través de la farmacia online. Aquí encontrarás miles de productos de protección solar al mejor precio igual como si acudieras a tu farmacia habitual pero a un solo clic de distancia.

Noticias relacionadas
load