驴C贸mo hacerse un autoexamen de mama?

PREVENIR EL C脕NCER DE MAMA

autoexamen de mama¿Cómo hacerse un autoexamen de mama? Estos son los pasos que debes seguir para hacerte un autoexamen y prevenir el cáncer de mama. 

En España se diagnostican unos 25.000 casos de cáncer de mama cada año, lo que lo convierte en el tipo de cáncer más común entre las mujeres. Por eso es importante que todas las mujeres estén informadas sobre cuáles son los factores de riesgo y cómo prevenir el cáncer de mama. Detectarlo de forma temprana es fundamental para poder curarlo. Para detectar el cáncer de mama a tiempo es importante hacerse revisiones ginecológicas periódicas y autoexaminarse una misma de vez en cuando para comprobar que todo está bien en tus mamas.

Los perros pueden detectar el cáncer de mama
Consumir pescado reduce el riesgo de cáncer de mama

Al contrario de lo que puedan pensar muchas mujeres, hacerse un autoexamen de mamas no es nada complicado ni hay que ser una experta en salud. En este artículo te explicaremos con detalle cuáles son los pasos que debes seguir para examinarte tú misma y en qué casos debes acudir a un médico para que identifique algún síntoma.

Cuando hablamos de autoexamen de mama nos referimos a un procedimiento sencillo mediante el que la mujer observa y palpa su propios senos para comprobar si existe alguna anomalía. En el caso de que exista, debemos reportarla a un médico. Este autoexamen es recomendable hacerlo una vez al mes.

Los mejores días para palparse el pecho son los días posteriores a la menstruación, aproximadamente una semana después de haber acabado tu ciclo. El motivo por el que no debes hacerlo durante tu menstruación es que las hormonas pueden alterar tus mamas, que estarán más sensibles y más hinchadas de lo normal y pueden presentar bultos o nódulos que podemos confundir con síntomas del cáncer de mama. En el caso de las mujeres con menopausia, bastará con que se examinen el mismo día de cada mes.

A continuación, te damos los pasos a seguir para tu autoexamen de mama.

Colócate frente al espejo. Ponte delante del espejo y deja los brazos caídos hacia abajo, pegados al cuerpo. Ahora observa bien tus pechos en el espejo, comprobando el tamaño de ambos y si notas alguna variación en su forma. También debes observar su piel y detectar si está más rugosa de lo normal, si tiene rojeces, hoyuelos o si los pezones están hundidos.

Levanta los brazos. Una vez hayas observado cada detalle de tus pechos, mantén la posición frente al espejo pero ahora, levanta los brazos. Entrelaza tus manos y colócalas detrás de la cabeza. En esta postura, comprueba que el contorno de tus mamas es circular, regular y más o menos igual en una y otra. Obsérvate de frente y de lado.

autoexamen de mama

Palpa de pie. Continúa en la misma postura pero levantando únicamente el brazo izquierdo, poniendo la mano sobre tu nuca. Con la misma mano, toca tu mama derecha y haz lo mismo al contrario, levantando el brazo derecho. Palpa ambas mamas para comprobar que no hay ninguna anomalía o bulto en ellas.

Palpa de forma correcta. La forma correcta de papal tus mamas es utilizando los tres dedos de en medio de tu mano, es decir, el índice, el corazón y el anular. Con ellos tendrás que recorrer tus mamas haciendo tres movimientos diferentes. Primero, con movimientos circulares desde fuera hacia dentro. Después, dibujando líneas verticales o verticales por todo tu pecho. Por último, presiona suavemente pero firme para comprobar que no hay ningún bulto extraño en alguna zona de tu pecho, especialmente en la zona que va desde la axila a la mama, ya que suele ser el lugar donde los tumores se detectan.

Palpa tumbada. Ahora deberás continuar tu examen tumbada boca arriba en la cama. Utiliza una almohada para colocarla debajo de tu hombro izquierdo y así palpar correctamente la mama izquierda. Luego cámbiala a tu hombro derecho para palpar tu otro pecho. Mientras tanto, pon la mano contraria detrás de tu nuca.

Palpa el pezón. También debemos dedicar unos minutos a observar nuestros pezones. Utiliza los dedos índice y pulgar para pellizcar tu pezón y comprobar si este expulsa algún líquido. Si sale líquido de alguno de ellos, observa con atención cómo es ese líquido ya que deberás describírselo a tu médico.

autoexamen de mama

Si has finalizado esta exploración sin encontrar nada extraño, puedes quedarte tranquila ya que todo parece estar bien en tus mamas. Pero recuerda que estos autoexámenes no sustituyen las revisiones ginecológicas, ya que tu médico puede encontrar cosas que no se observan a simple vista. Si por el contrario has detectado alguna anomalía (piel rugosa, hoyuelo, bulto, líquido en los pezones, cambio de tamaño de alguno de tus pechos...), pide una cita con tu médico cuanto antes para que te examine. Aunque palpalse los senos es muy importante en la prevención del cáncer de mama, no es un método tan fiable como la revisión de un ginecólogo, por lo que, si tienes alguna duda sobre algo que has visto y no sabes si es un síntoma o no, no dudes en consultarlo con un especialista. 

Además de hacerte un autoexamen de mama una vez al mes, recomendamos acudir a una revisión ginecológica al menos una vez al año. Ambas cosas son fundamentales para detectar el cáncer de mama a tiempo y que pueda curarse.  

 

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

1 votos

Noticias relacionadas
load