Las 5 drogas callejeras más letales

ESO NO SE TOCA

 drogas letales

Te descubrimos las 5 drogas callejeras más letales en un artículo apasionante

Te advertimos que todo lo que vas a leer a continuación es completamente auténtico y estas drogas se pueden encontrar en la calle. Hacen estragos a aquel que las prueba y acaban con cientos de vidas. Te recomendamos que leas todo con cautela y ya, luego, como adulto que eres, tomes tu decisión consecuentemente. En Corta por lo sano no juzgamos, solo te contamos lo que hay. A continuación, las 5 drogas callejeras más letales. No, estas no te van a hacer más inteligente.

  • Krokodil: Cuesta tres veces menos que la heroína y sus efectos son bastante similares. Desde Rusia, país que lo vió nacer, atraviesa Europa y llega hasta América, imparable. El adicto tiene una esperanza de vida de dos años. La desomorfina, que es el nombre científico del krokodil, tiene unos efectos horripilantes en quien la consume: la piel del adicto comienza a volverse escamosa y gris, parecida a la de un cocodrilo (exacto) y se le cae. La piel se le cae A CACHOS hasta dejar al descubierto el hueso. Una cosa muy rica, vaya.
  • La "Sisha" o matapobres: Con unos efectos muy parecidos al krokodil, la "sisha" o matapobres (os podéis imaginar porque la llaman así) tuvo su origen en Grecia y es capaz de matar al adicto en tan solo seis meses. Se dice que un joven que la probó solo una vez tuvo ya problemas de hídago de por vida.
  • Cloruro de Metilo o "dic": este hidrocarburo que se utiliza para limpiar maquinas industriales provoca, en quien lo inhala daños en el pulmón, higado, riñones y cerebro, además de graves arritmias.
  • Cloruro de etilo: anestésico local puede llegar a provocar importantes quemaduras si se usa con mucha frecuencia.
  • Ketamina, Crystal Meth y G. Su consumo provoca derrames cerebrales y paros cardiacos que pueden desembocar en coma.

El kaptagon, la droga de los yihadistas, se ha quedado en un sexto y mortífero puesto.

Cuidado ahí fuera: las 5 drogas callejeras más letales pueden estar a la vuelta de la esquina.

Noticias relacionadas