Sandía, la fruta del verano

 

La sandía es la fruta del verano. Refresca, es sabrosa y además está llena de propiedades que seguro que desconoces. La sandía se compone en un 93% de agua, por lo que suele usarse en dietas de adelgazamiento pero sus beneficios van mucho más allá.

Cada 100 gramos de sandía contienen89 mg de potasio, 11 de magnesio, 4,6 de hidratos de carbono, 0,5 gramos de fibra y todo esto aportando solo 20 calorías. Además, como todas las frutas aporta ácido fólico y vitaminas. ¿Te parece poco? Te damos más motivos:

  1. Mejora el funcionamiento del corazón. Su composición con L-citrulina ayuda a relajar los vasos capilares y metaboliza la arginina, con lo que se mejora la hipertensión.
  2. Alivia la fatiga muscular. Tras hacer deporte el cuerpo almacena ácido láctico y amoníaco y ¿qué la combate? Justo, la L-citrulina. Además la sandía aporta potasio que ayuda a regenerar los músuclos.
  3. Antioxidante y depurativa. Es decir, previene el envejecimiento de los tejidos del cuerpo y elimina los elementos tóxicos de nuestro organismo.

¿Y qué pasa con las pepitas? Son un engorro, está claro, pero en ellas se almacena la mayor parte de la fibra y contiene oligoelementos y grasas poliinsaturadas, así que no hay que dejarlas escapar.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

12 votos

Noticias relacionadas