Un impresionante vídeo capta un virus a punto de entrar en una celda

Un impresionante vídeo capta un virus a punto de entrar en una celda

La inquietante trayectoria aleatoria de un virus a punto de atacar ha sido grabada en vídeo.

Mediante una nueva técnica de microscopía, los investigadores de la Universidad de Duke, en Durham (Carolina del Norte), han visualizado un virus rebotando por el revestimiento intestinal, en busca de la entrada en una célula.

Utilizando una met√°fora de la invasi√≥n del hogar, el momento captado en el v√≠deo "ser√≠a la parte en la que el ladr√≥n no ha roto a√ļn la ventana", dijo en un comunicado Courtney "CJ" Johnson (se abre en una nueva pesta√Īa), una asociada del Campus de Investigaci√≥n Janelia del Instituto M√©dico Howard Hughes en Ashburn, Virginia, que realiz√≥ la investigaci√≥n mientras obten√≠a su doctorado en Duke (se abre en una nueva pesta√Īa).

Los virus están por todas partes, y el organismo ha desarrollado una serie de barreras para evitar que lleguen al interior de las células, donde los virus pueden utilizar la maquinaria celular para crear más copias de sí mismos, provocando una infección. En los intestinos, una capa de células protectoras que segregan moco mantiene a raya a los virus, pero estas defensas a veces fallan.

"¬ŅC√≥mo navegan los virus por estas complejas barreras?" dijo en el comunicado Kevin Welsher (se abre en una nueva pesta√Īa), profesor adjunto de qu√≠mica en Duke y coautor de la investigaci√≥n.

Los virus más mortíferos de la historia

Observar este proceso no es sencillo. Los virus son cientos de veces m√°s peque√Īos que las c√©lulas, lo que dificulta la obtenci√≥n de im√°genes de ambos al mismo tiempo, como si se tomara una foto de un rascacielos completo y de una persona de pie frente a √©l al mismo tiempo, dijo Johnson. Los virus tambi√©n se mueven muy r√°pidamente cuando est√°n fuera de las c√©lulas.

Para superar estos problemas, los investigadores desarrollaron un nuevo método que combina dos microscopios. En primer lugar, "marcan" un virus con un compuesto químico fluorescente. A continuación, un microscopio de seguimiento barre con un láser el virus marcado para actualizar su posición cada millonésima de segundo. Todo esto ocurre en una plataforma móvil para que el microscopio pueda mantener el virus enfocado.

Mientras tanto, el segundo microscopio toma imágenes tridimensionales de las células que rodean al virus. Este microscopio también utiliza láseres para evitar que la imagen de fondo se difumine cuando la plataforma microscópica se desplaza.

El virus del vídeo no es un virus natural, sino un lentivirus no infeccioso -un género de retrovirus con largos periodos de incubación- que lleva el exterior de un virus de la estomatitis vesicular. El verdadero virus de la estomatitis vesicular causa fiebres leves en humanos y otros animales.

El vídeo muestra al virus rozando aleatoriamente la superficie de las células circundantes. De vez en cuando choca con un receptor de bienvenida y se une a la superficie de la célula, pero esto no indica inmediatamente que haya una infección en marcha; a menudo, el virus se desprende y rebota.

Hasta ahora, los investigadores s√≥lo pueden seguir una part√≠cula viral durante unos minutos antes de que el compuesto fluorescente se desgaste y la part√≠cula se vuelva invisible. Se necesita un tiempo de rastreo de decenas de minutos para seguir a un virus a lo largo de todo el proceso de descremaci√≥n, uni√≥n e infecci√≥n de una c√©lula, informaron los investigadores el 10 de noviembre en la revista Nature Methods (se abre en una nueva pesta√Īa). Los investigadores est√°n trabajando en el desarrollo de compuestos de seguimiento m√°s brillantes y duraderos para poder obtener im√°genes de los virus en entornos celulares cada vez m√°s realistas durante per√≠odos de tiempo m√°s largos.

Categorías:

Noticias relacionadas